Logo Bolsamania

Noticias

03/08/2022 06:00:00

Riesgo dispar de recesión en la eurozona: crecimiento en el sur y debilidad en el norte

Sorpresas entre los países del sur y decepciones más al norte. La economía de la zona euro deja en los últimos datos publicados un comportamiento dispar que hace que el riesgo de recesión no se vea con los mismo ojos. La dependencia del gas, el camino que lleve la inflación o el comportamiento del consumo hace que, mientras que para países como España se espere un crecimiento del PIB, a otros como Alemania se les coloque entre los que presentan más vulnerabilidades.


"Seguimos esperando un crecimiento razonable para los Estados miembros del sur, que no han disfrutado de una temporada turística completa desde 2019. Sin embargo, está claro, por los resultados de Alemania, que la inversión de capital global se ha ralentizado en respuesta a la subida de los tipos de interés y a la preocupación por el crecimiento. Los confinamientos duros de China tampoco han ayudado a las cosas. Teniendo en cuenta también la fuerte dependencia del gas ruso, parece que los Estados miembros del norte son especialmente vulnerables de cara a los próximos dos o tres trimestres".

Así lo expresa el economista y estratega senior para Europa de Schroders, Azad Zangana, que considera que aumenta el riesgo de recesión en la segunda mitad del año, tal como muestran ya los índices de gestores de compras (PMI) del S&P Global, que sugieren que la actividad ahora está cayendo.

Las últimas cifras del PIB superaron las expectativas. Según los últimos datos de Eurostat, la economía de la zona euro creció un 0,7% en el segundo trimestre. Sin embargo, "los indicadores adelantados sugieren que la economía se ha ralentizado drásticamente en las últimas semanas", añade. En términos interanuales, el crecimiento del PIB se redujo al 4%.

Por países, España, Italia y Francia superaron las expectativas, mientras que Alemania decepcionó. España fue el país que mejor se comportó, con un crecimiento del 1,1%, aunque Italia le siguió de cerca con un crecimiento del 1%. Francia se recuperó de su contracción del 0,2% en el primer trimestre para crecer un 0,6% en el último periodo. La principal decepción vino de Alemania, ya que el crecimiento se estancó frente a las expectativas de crecimiento del 0,1%. "Al tratarse de cifras preliminares, hay pocos detalles sobre los motores del crecimiento", apunta Zangana.

EL SUR DE EUROPA ESTÁ MÁS EXPUESTO A UN ESCENARIO DE ESTANFLACIÓN

Las últimas cifras colocan al índice de precios en máximos históricos (8,9% en julio), principalmente por el encarecimiento de los alimentos elaborados, el alcohol y el tabaco, así como de los servicios. La inflación subyacente, que excluye la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, aumentó al 4%. Si la inflación sigue aumentando, ¿podría ser este el último dato de crecimiento sólido de la eurozona?, se pregunta el economista de Schroders.

"El conflicto ha exacerbado los problemas subyacentes de oferta y demanda y ha llevado la inflación a niveles no vistos en la Unión Europea (UE) desde mediados de la década de 1980" y "la interrupción del suministro de gas natural ruso probablemente intensificaría estas presiones". "Las encuestas de la Comisión Europea sugieren que es probable que se produzca una mayor aceleración de la inflación en el corto plazo", comenta el vicepresidente y analista sénior de Moodys, Heiko Peters.

En este caso, cambian las tornas. Para la agencia de calificación, el sur de Europa estaría más expuesto a un escenario de estanflación.

Malta, Chipre, Portugal, Eslovenia y Croacia serían los países con la probabilidad más alta de que los aumentos de precios transitorios se vuelvan permanentes. Mientras, Grecia y Rumanía parecen estar menos expuestos a un escenario de inflación arraigada, pero sus capacidades políticas para combatir un ciclo estanflacionario se encuentran entre las más débiles de la UE. Por su parte, Italia, Francia y España son menos vulnerables a la inflación, pero "los niveles de deuda ya altos y los pagos importantes de capital e intereses durante los próximos 12 meses aumentan los riesgos", dice Peters.