Logo Bolsamania

Noticias

02/08/2022 09:56:36

¿Vaticinio de precios al alza? La fuerte demanda de vivienda puede estar agotándose

En los primeros compases de 2022, tanto la demanda de vivienda como su precio han acentuado la tendencia alcista que se viene registrando desde el año pasado, según muestran los datos más recientes del mercado inmobiliario. ¿Puede tener continuidad el repunte de los precios? ¿Está ya tocando techo la demanda? Estas son las previsiones de cara a los próximos trimestres.


Ante el agotamiento de la demanda y como consecuencia de la normalización de la política monetaria que está llevando a cabo el Banco Central Europeo (BCE) para frenar el aumento de la inflación, se estima que los crecimientos tenderán a moderarse en los próximos trimestres, después de que la demanda y los precios hayan acentuado la tendencia alcista iniciada en 2021. "En este contexto de endurecimiento de las condiciones financieras y de moderación de los factores temporales que están impulsando la demanda, es previsible un cierto enfriamiento del mercado inmobiliario de cara a 2023".

Así lo apuntan los analistas de CaixaBank Research que explican que desde inicios de 2021 ha habido muchos factores que han alentado la demanda de vivienda: el cambio de preferencias a raíz de la pandemia, el ahorro forzoso durante el confinamiento que se ha canalizado en parte al sector inmobiliario, el buen comportamiento del empleo, unas condiciones de financiación muy favorables o la rápida recuperación de la demanda extranjera, entre otros.

Y la tendencia alcista del precio de la vivienda, que se inició en el pasado año, se ha acelerado en el primer trimestre de 2022, según los principales indicadores de precios. A corto plazo, piensan que el repunte de los precios puede tener cierta continuidad, "sobre todo debido al alza de los costes de construcción, agravados por la guerra en Ucrania y los cuellos de botella en las cadenas de valor globales. Pero, a medio plazo, la perspectiva es que el mercado inmobiliario tienda a ralentizarse".

En concreto, de cara a los próximos trimestres, prevén una moderación de las compraventas de vivienda, hasta alcanzar las 550.000 en el conjunto de 2022 y las 490.000 en 2023 (frente a las 566.000 de 2021). "Por un lado, algunos de los factores que han apoyado recientemente la demanda son de carácter temporal y tenderán a disiparse. Por otro lado, han aparecido en escena varios factores de signo contrario que, a pesar de que operan con cierto retraso, deberían contribuir a moderar el avance de la demanda en los próximos meses, entre los cuales destacan el impacto de la inflación sobre la renta real de los hogares y el aumento de los tipos de interés por parte del BCE", detallan desde la entidad.

Creen que, a corto plazo, el dinamismo de la demanda respecto a la oferta y el encarecimiento de los costes de construcción seguirán presionando los precios al alza, especialmente el precio de la obra nueva. Sin embargo, a medida que la demanda se vaya moderando, los costes de construcción dejen de repuntar y los tipos de interés vayan aumentando, el crecimiento del precio de la vivienda también tienda a ralentizarse. En concreto, después de avanzar por encima del 6% en 2022, vaticinan que se ralentice a cotas cercanas al 2% en 2023.

¿QUÉ OPINAN LOS ESPAÑOLES?

¿Cómo creen los españoles que se comportará el precio de la vivienda en el próximo año? El 75% considera que los precios del mercado inmobiliario están sobrevalorados y el 78% cree que seguirán aumentando en los próximos 12 meses, según la última encuesta de ING Consumer Research.

En este contexto, a pesar de que la mayoría de los españoles (60%) prefiere ser propietario a vivir de alquiler, solo un 25% dice que es un buen momento para comprar una vivienda. No obstante, casi la mitad de los españoles considera que hoy en día es mejor comprar una vivienda que hacer otras inversiones financieras y aseguran que adquirir una segunda residencia es una buena inversión.

El 62% de los encuestados también indica que las casas no son asequibles para la mayoría de los españoles. En cuanto al impacto de la subida de tipos en la compraventa de vivienda, el 72% de los españoles cree que provocará un aumento de los precios.

EL EURÍBOR, CADA VEZ MÁS CERCA DEL 1%

El euríbor a un año, el índice utilizado como principal referencia para fijar el tipo de interés de los préstamos hipotecarios concedidos por las entidades de crédito españolas, subió en julio hasta el 0,992% desde el 0,852% del mes anterior. Tomando como referencia los últimos 12 meses, el índice registra un ascenso de 1,483 puntos, cuando se situó en una media del -0,491%. Esto, según los últimos datos del Banco de España, representa el mayor incremento interanual del índice hipotecario registrado hasta la fecha.

Después de registrar en junio la mayor subida mensual de su historia, en julio ha avanzado 0,14 puntos. Por ahora, se resiste a romper la barrera del 1% que sí que ha llegado a superar en alguno de sus registros diarios.

CaixaBank Research calcula que el euríbor a 12 meses podría alcanzar el 1,5% a finales de este año y subir hasta el 1,75% a finales de 2023. "En este contexto de aumento de los tipos de interés, la inversión en activos inmobiliarios podría verse desplazada ante una mayor rentabilidad de los activos financieros de renta fija, como los bonos del Tesoro", afirman.