Logo Bolsamania

Noticias

14/05/2022 06:00:00

Crónica de una OPA abocada al fracaso: todas las claves del culebrón Twitter-Musk

Cuando Elon Musk, consejero delegado de Tesla, lanzó su OPA sobre Twitter en pleno Jueves Santo (a 54,20 dólares por acción), muy pocos pensaban que la oferta fuera a prosperar. Tal fue así que, en contra de lo que suele ser habitual, Twitter acabó cerrando ese día con caídas cercanas al 2% cuando había recibido una proposición de compra con una prima del 18%, lo que tendría que haber provocado que se disparara.


Después de ese día han pasado muchas cosas en lo que puede calificarse como la crónica de una OPA abocada al fracaso. Lo último -la suspensión temporal de la oferta anunciada por Musk este viernes- viene a dar la razón a todos los que dudaron en su momento de la fiabilidad de la operación. Si saldrá adelante al final, sólo el tiempo lo dirá, pero una cosa es cierta: con Elon Musk, nunca se sabe.

CRONOLOGÍA DE UNA OPA POCO CREÍBLE

1. El 14 de abril, el polémico CEO de Tesla anunciaba su oferta sobre Twitter, diez días después de conocerse que éste había comprado el 9% de la red social. Tras la adquisición de esa participación, por la que Musk se ha convertido en el máximo accionista de Twitter, el valor se dispara en bolsa un 25%. Sin embargo, pocos esperaban que el movimiento trajera aparejado una OPA, cuyo anuncio fue, sin duda, una gran sorpresa.

Lo que está haciendo Musk puede ser una estrategia para revisar la cantidad que está dispuesto a pagar

Musk lleva años siendo un usuario fiel de Twitter, red social donde mantiene puntualmente informados a sus miles de seguidores. El uso que ha hecho de ésta le ha llevado a ser investigado y multado por los organismos reguladores (incluida la SEC estadounidense), que le han culpado de usarla para mover el mercado y revelar información privilegiada. El conflicto llegó a tal nivel que, en 2018, tuvo que abandonar la presidencia de Tesla, aunque permaneció como consejero delegado.

2. Justo después de conocerse la oferta, la directiva de Twitter se ponía en pie de guerra y anunciaba una medida conocida como píldora envenenada, que tenía como objetivo dificultar la compra de más del 15% de las acciones por parte de Musk. El plan está diseñado para "reducir la probabilidad de que cualquier entidad, persona o grupo se haga con el control de Twitter acumulando acciones en el mercado sin pagar a todos los accionistas una prima adecuada o sin dar al consejo de administración tiempo suficiente para tomar decisiones informadas", explicaba la compañía.

El CEO de Tesla, por su parte, se mostraba muy crítico con los responsables de Twitter, acusándoles de no representar los intereses de los accionistas ya que "la junta directiva no posee colectivamente casi ninguna acción" de la empresa.

3. En un giro nuevamente sorprendente de los acontecimientos, el 25 de abril, el consejo de administración de Twitter hacia público un cambio de postura y un acuerdo con Musk para sacar adelante la oferta. La operación se hacía más creíble y los títulos de Twitter reaccionaban con fuertes alzas.

El consejero delegado de Tesla declaraba su intención de hacer cambios en la compañía. “Desde que realicé mi inversión, me he dado cuenta de que la empresa no prosperará ni servirá para ser la plataforma de libertad de expresión en todo el mundo en su forma actual. Twitter debe transformarse en una empresa privada”, argumentaba, concluyendo que “mi oferta es mi mejor y definitiva oferta y, si no es aceptada, tendría que reconsiderar mi posición como accionista”.

4. Este viernes, de forma también completamente inesperada, se produjo otro revés. Musk, con la excusa de que hacen falta más detalles técnicos en relación a cuántas cuentas de spam y bots hay dentro de Twitter, anunció la suspensión "temporal" de la OPA.

Su intención es claramente cuestionar la estimación de la empresa de que las cuentas de spam representan menos del 5% de los usuarios activos diarios, una métrica clave dado que establecer un número exacto de tuiteros reales se considera fundamental para las futuras fuentes de ingresos a través de la publicidad o las suscripciones de pago.

Como consecuencia de este anuncio, los títulos de Twitter se hundían de nuevo.

REACCIONES

Las reacciones tras esta decisión no se han hecho esperar. Henry Blodget, CEO y Editor de Business Insider, cree que Elon Musk se ha dado cuenta que ha ofrecido demasiado por Twitter y ha decidido abandonar.

Susannah Streeter, analista senior de la firma británica Hargreaves Lansdown, se pregunta si las cuentas falsas "son la verdadera razón detrás de esta táctica de retraso, dado que promover la libertad de expresión en lugar de centrarse en la creación de riqueza parecía ser la principal motivación de Elon Musk para la adquisición".

Para este experta, el precio ofrecido (un total de 44.000 millones de dólares) es "enorme". En su opinión, lo que está haciendo Musk puede ser una estrategia para revisar la cantidad que está dispuesto a pagar.