Logo Bolsamania

Noticias

01/08/2022 18:57:56

Las siete megatendencias que están marcando este año 2022

Este año han liderado el mundo una serie de tendencias a las que hay que prestar atención en los próximos meses y observar su desarrollo. Concretamente, son siete megatendencias recogidas por los expertos de Pictec Asset Management, y se presentan como temas tecnológicos, científicos, o incluso de sostenibilidad de problemas alimentarios, entre otros.


SEGURIDAD ALIMIENTARIA

Lo primero es el enfoque en seguridad alimentaria dadas las recientes interrupciones en la cadena de suministro. Cada vez es más necesario la producción de alimentos a nivel local para lograr múltiples ventajas como los niveles de suministro más fiables que evitan el riesgo de problemas logísticos, reducción de residuos, el uso de recursos y de la huella de carbono, y mejor trazabilidad de los productos.

Las granjas verticales de interior pueden ser una opción, debido a que ofrecen la oportunidad de producir alimentos de calidad locales incluso en zonas con poco espacio o condiciones climáticas difíciles. Además, las explotaciones tradicionales también están adoptado los últimos avances científicos, con la posibilidad de adaptar cultivos al entorno y mejorar los valores nutricionales.

Hay que destacar que el blockchain puede ayudar a aumentar los rendimientos y simplificar las cadenas de suministro, así como aumentar la transparencia sobre el origen de los alimentos.

REINVENCIÓN DE LA MADERA

Por otro lado, la reinvención de la madera gracias a sus credenciales de sostenibilidad y a la industria de la construcción cuyo objetivo es volverse más ecológica. Por ejemplo, en Francia se prevé, a partir de este año, imponer que los edificios públicos estén hechos al menos en un 50% en madera u otros materiales naturales.

Concretamente, las propiedades de la madera pueden ser aprovechadas al máximo gracias a la tecnología. Los edificios de mediana altura e incluso rascacielos pueden construirse actualmente casi en su totalidad empleando madera laminada cruzada (CLT), un material que se fabrica pegando tablas cortadas de un solo tronco. Asimismo, se reducen los costes y emisiones al tiempo que se proporciona la misma capacidad de resistencia que con otros materiales, de igual modo es esencial para almacenar el carbono, que cada vez tiene mayor valía.

Además, el uso de la madera no se limita únicamente a la construcción, pues se puede usar en envases, textiles, ingredientes alimentarios y productos de higiene. De tal manera se espera que el mercado de la madera laminada se amplíe hasta los 2.300 millones de dólares en todo el mundo en 2025.

EL BOOM DE BATERÍAS

Este año el mundo también trata de evolucionar en relación a las fuentes de energías sostenibles. Esto significa que necesitamos más baterías para todo, desde alimentar vehículos eléctricos hasta almacenar electricidad renovable.

Las previsiones indican que la entrada del vehículo eléctrico alcanzará el 50 % a nivel global (hasta el 79 % en Europa) en 2030. Esta cantidad de coches requerirá unos 4000 GWh de baterías de litio, es decir, 25 veces más de lo que se necesita hoy en día.

De tal modo, las baterías se necesitan como base para un creciente mercado de soluciones solares y de almacenamiento en tejados para propiedades residenciales y comerciales. Así, se produce la fuerte demanda, por lo que la tecnología se centra en fabricar baterías más pequeñas, más ligeras y más económicas.

RIESGOS CIBERNÉTICOS

El mundo digital está a la orden del día cada vez más. Uno de los motivos viene dado por la situación pandémica reciente, la cual ha desencadenado un análisis profundo de las prácticas laborales y el gran giro hacia el trabajo a distancia. Esto da lugar a la inversión en servicios en la nube y la consiguiente necesidad de cada vez más centros de datos.

No obstante, esto significa grandes desafíos en términos de ciberseguridad. Durante el próximo año se producirá un aumento en el uso de la autenticación de los factores y la biometría.

EL METAVERSO

La otra tendencia creciente en el mundo digital es el llamado metaverso, también mucho más allá de la dimensión del juego. La nueva realidad virtual tridimensional promete la llegada de un nuevo mundo, en el que acciones tan rutinarias como trabajar, comprar y socializar se convierte en tarea de avatares.

Los avances en la banda ancha móvil 5G y los teléfonos inteligentes están cambiando tendencias como los auriculares molestos, la mala conectividad, o la falta de un contenido aceptable.

El mercado global del metaverso podría crecer alrededor de 800 000 millones de USD para mediados de la década de 2020, según una investigación de Bloomberg. Ello incluirá hardware (como gafas de realidad virtual), software (para compras, socialización, educación y trabajo), capacidad y estructura de la nube (mejores redes con ancho de banda aumentado y latencia reducida).

EL DIAGNÓSTICO

La pandemia de la COVID-19 ha tenido mucho que ver en ello, pues la pérdida del sentido del olfato y el gusto se han identificado instantáneamente como indicadores del virus. La clave de esto reside en que no ha sido algo que surgiera de médicos, epidemiólogos, o investigadores, si no que tiene origen por los ordenadores que recopilaban y procesaban datos de millones de personas.

Sin embargo, el potencial de la IA en diagnósticos va mucho más allá de la pandemia. Tras examinar miles de exploraciones con imágenes, las máquinas han aprendido a identificar el cáncer de mama con una precisión comparable a la de los radiólogos expertos humanos.

Tales técnicas también podrían abrir la posibilidad de efectuar diagnósticos en lugares donde existen escasos médicos o ninguno, particularmente en ubicaciones remotas y países en vías de desarrollo. Esto resulta algo fundamental ya que un diagnostico temprano supone que el tratamiento puede empezar antes, por lo que mejora las perspectivas de los pacientes y reduce el riesgo de propagación de la enfermedad.

LA CONTAMINACIÓN PFA

Las PFAS, sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas son una "mágica" sustancia química elaborada que se utiliza en una multitud de objetos domésticos y productos industriales, por ejemplo en sartenes con revestimiento antiadherente, bolsas de palomitas para microondas e hilo dental, tejidos resistentes al agua y las manchas, espumas contra incendios y sistemas de tratamiento de aguas residuales.

En este caso la clave está en la durabilidad, pero esto puede también suponer un punto débil, por la conciencia a nivel mundial que cada vez es más sensible respecto al medio ambiente.

Los gobiernos están empezando a tomar medidas drásticas respecto a esta sustancia química. Y en la industria del envasado de alimentos, por ejemplo, se están realizando actualmente experimentos con bambú, hoja de palmera y estucado con arcilla.