Logo Bolsamania

Noticias

08/06/2022 06:00:00

El fuerte repunte del turismo dará a España ventaja en la recuperación sobre la eurozona

El sector del turismo continúa brillando con fuerza, a pesar de los vientos en contra de la economía de la eurozona. Todo apunta a una fuerte temporada alta, que debería agregar un impulso considerable a las economías del sur orientadas al turismo, dando ventaja en la recuperación. Y aquí destaca España, con mejor desempeño y una actividad turística superior que el resto de los puntos calientes de vacaciones en Europa. De hecho, las pernoctaciones en nuestro país ya se colocan de regreso a los niveles de 2019.


"Si bien la economía de la eurozona se está defendiendo de los vientos en contra en forma de una inflación alta y persistente, una renovada escasez de suministros y un sentimiento pesimista, el sector del turismo está experimentando una fuerte recuperación después de dos años plagados de pandemias", destacan desde Oxford Economics, cuyo rastreador de turismo muestra que las pernoctaciones alcanzaron niveles previos a la pandemia en mayo por primera vez en dos años. Además, los datos de búsquedas y reservas online, que lideran la actividad real en unas cuatro semanas, muestran que la tendencia positiva continuará en temporada alta.

"Creemos que esto proporcionará un sólido impulso al crecimiento de las economías orientadas al turismo en 2022", dicen. Y es que, pese a las sombrías predicciones, el sector turístico sigue recuperándose cada vez con más vigor. La ola de Omicron limitó el turismo durante el invierno, pero a medida que los contagios cayeron y los gobiernos levantaron las restricciones, el turismo se embarcó en una tendencia alcista que "es probable que continúe durante la temporada alta". "Aunque el turismo protagonizó un sólido repunte en 2021, 2022 será aún más fuerte", aseguran.

Aunque los ingresos reales se están viendo restringidos a causa de la inflación, la demanda reprimida de viajes y recreación después de años de restricciones por la pandemia se está materializando y los hogares están dispuestos a gastar en vacaciones. De hecho, los indicadores sugieren que los hogares pueden preferir las vacaciones a otros servicios como restaurantes o cultura. "Aunque esto es positivo para el sector turístico, es importante reconocer los peligros potenciales", mencionan los expertos.

Como explican, es posible que los hogares no renuncien por completo a las vacaciones, pero pueden optar por alternativas más económicas. "El sentimiento persistentemente pesimista del consumidor podría incitar a los hogares a abstenerse de aprovechar el exceso de ahorro para compensar la alta inflación. Además, el derroche del turismo podría producirse a expensas de un cambio más pronunciado del consumo de bienes, lo que daría como resultado un pequeño impulso neto al consumo total. Y finalmente, la demanda reprimida se desvanecerá en algún momento, mientras que vemos que la inflación se desacelerará solo gradualmente hacia finales de 2022".

Oxford Economics apunta también a una normalización en los patrones de viaje. Si bien el turismo tuvo que depender de las visitas nacionales durante la pandemia, "estamos viendo una proporción de llegadas de extranjeros cercana a los promedios previos a la pandemia en la mayoría de las economías europeas orientadas al turismo" . Y el levantamiento de las restricciones y los costes asociados (como las pruebas obligatorias) debería favorecer una mayor demanda internacional.

En consecuencia, viene una sólida recuperación en los viajes aéreos, que están experimentando la recuperación más fuerte en Portugal, Italia y España, todos un 5% por debajo de los niveles de 2019, mientras que Croacia, Chipre y Malta se quedan atrás. En general, todas las economías europeas orientadas al turismo están experimentando una sólida recuperación. Pero España y Portugal destacan como países con mejor desempeño, con pernoctaciones de regreso a los niveles de 2019. Italia está en el medio, un 10% por debajo de los niveles previos a la pandemia en mayo, pero con una tendencia alcista positiva. Grecia se encuentra en el otro extremo del grupo, ligeramente por detrás de sus pares.

"Una fuerte temporada turística debería impulsar el crecimiento de las economías orientadas al turismo en 2022, en comparación con 2021 asolado por la pandemia", estiman, situando las pernoctaciones recuperando un 95% de los niveles de 2019, lo que supone un 51% por encima de 2021. "Esta suposición es conservadora, dada la tendencia alcista observada, que se ve contrarrestada por la posibilidad de que la demanda se desvanezca debido a la contracción de los costes hacia finales de año".

Basándose en la relación histórica entre las pernoctaciones y las contribuciones del turismo al Producto Interior Bruto (PIB), prevén que el repunte del turismo en 2022 contribuiría hasta 1 punto porcentual a su previsión de crecimiento del PIB del 2,9% para 2022 en la Unión Europea (UE). Portugal, Italia y España deberían ver contribuciones relativas aún mayores, mientras que Chipre, Malta y Grecia ven una perspectiva más débil.

LA OTRA CARA DEL REPUNTE: UNA INFLACIÓN MÁS ALTA Y PERSISTENTE

Sin embargo, creen que el repunte del turismo presenta otra cara: las presiones de la demanda turística darán como resultado una inflación más alta y más persistente. "Hemos destacado la inflación de servicios como uno de los riesgos al alza para nuestro pronóstico de inflación subyacente, tanto para este año como para el próximo". Ven que la inflación subyacente se desacelera en el segundo semestre de 2022 y cae por debajo del 2% en 2023.

Los precios del turismo han recuperado la mayor parte de la caída observada durante la pandemia, con los precios del alojamiento cerrando la brecha respecto a la tendencia anterior a la pandemia en Italia, España y la eurozona en su conjunto, y los precios de los restaurantes superándolos en todos los ámbitos (en parte debido a picos en los precios de los alimentos). "La fuerza del repunte de los precios del turismo estará determinada por dos fuerzas opuestas. Las empresas de hostelería han visto dos años débiles y la tentación podría ser aprovechar la recuperación. Sin embargo, dado que la inflación reduce los ingresos reales en un grado que generalmente solo se ve en las recesiones de 2022, existe el riesgo de exagerar los aumentos de precios", avisan.

Las encuestas de empresas sugieren que los aumentos de precios aún no han terminado. De hecho, las empresas de hostelería esperan subir los precios en los próximos meses. Pero las expectativas de precios de venta están superando las expectativas de demanda de las empresas durante los próximos tres meses, es decir, la temporada alta. "Esto concuerda con nuestra opinión de que el impulso de la demanda turística no será inagotable y las empresas de hostelería podrían andarse con cuidado con los aumentos de precios más allá de la reflación", afirman.

De todos modos, Oxford Economics destaca que "una temporada fuerte es un buen augurio para el empleo en el sector turístico y reforzará el crecimiento de los salarios. Las intenciones de contratación de las empresas son sólidas y hemos resaltado el riesgo de que los trabajadores negocien aumentos salariales mayores dada la escasez de mano de obra que prevalece. Pero el bajo número de horas trabajadas y la utilización de la capacidad aún muy por debajo de los niveles previos a la pandemia en el sector hotelero sugieren que la fuerza laboral sigue infrautilizada, lo que limita el alcance de los aumentos salariales".

Creen que las presiones de la demanda y los aumentos de precios en el sector del turismo tienen el potencial de frenar la caída de la inflación subyacente en 2022, pero no revertirla.