Logo Bolsamania

Noticias

14/11/2022 13:23:57

El inversor prefiere productos con mayor calificación ESG aun con rendimiento menor

Los clientes están dispuestos a elegir inversiones con mayor calificación ESG, incluso si el rendimiento financiero potencial es menor. Así lo recoge una encuesta de Deutsche Bank AG, que revela que más de la mitad de los inversores (53%) considera el cambio climático como el factor más importante que afecta sus decisiones de inversión, frente al 47% del año pasado.


La entidad, a través de su Chief Investment Office (CIO), ha publicado los resultados del CIO ESG Survey de 2022. Muestran que el 78% de los clientes particulares y corporativos de la entidad están preocupados por el impacto negativo que tiene el cambio climático en la economía global, frente al 74 % en 2021. A muchos les preocupa que ya esté teniendo un impacto severo en la economía global o el que tendrá en los próximos 10 años, si no se cuestiona.

"Lo más interesante de los hallazgos de este año es que las expectativas de los clientes sobre ESG están creciendo, no disminuyendo, incluso cuando el universo ESG se reorienta a través del debate y mientras persista la volatilidad en los mercados de capitales", señala Markus Müller, responsable de inversiones ESG y responsable global del CIO (Chief Investment Office) de Deutsche Bank.

La encuesta del CIO revela que los clientes están dispuestos a elegir inversiones ESG de mayor calificación, incluso si el rendimiento financiero potencial es menor. De hecho, el 42% de los inversores dijeron que elegirían una empresa con una calificación ESG AAA con un rendimiento anual esperado del 4%, en lugar de una empresa con un rating CCC con un rendimiento esperado del 8%.

"Si bien las calificaciones ESG pueden debatirse ampliamente, este hallazgo nos muestra que los inversores tienen expectativas significativas de rendimientos en el mundo real, más allá de los rendimientos financieros. De acuerdo con esto, más clientes (78%) afirman que quieren que sus inversiones tengan un impacto positivo en el mundo, un poco más que el 75% del año pasado", añade Müller.

La también evalúa la conciencia y las actitudes de inversión sobre factores ambientales, sociales y de gobierno (ESG) entre 900 clientes de banca privada y banca comercial de Deutsche Bank en las regiones de América, EMEA y APAC entre finales de julio y agosto de este año. "Este año nos dice que los clientes tienen una sed aún mayor de conocimiento cuando se trata de su comprensión de ESG, los riesgos interconectados de la triple crisis planetaria y los marcos que dirigen la transformación del mundo".

En comparación con la encuesta del año anterior, las conclusiones clave son, en primer lugar, que los problemas ambientales siguen siendo la máxima prioridad. En todos los grupos de edad y entre hombres y mujeres, más inversores (50%) ven las cuestiones ambientales (pilar E) como las más importantes en la inversión ESG, frente al 46% del año pasado. Luego, el 28% colocó a la Gobernanza (pilar G) en la parte superior de la lista, similar al año pasado. El énfasis en E y G se produjo a expensas de los temas sociales (pilar S) que cayeron al 23%, frente al 27% en 2021.

El cambio climático es visto como el problema más importante. El 53% de los encuestados considera que el cambio climático es el factor más importante en la toma de decisiones de inversión, frente al 47% del año pasado. Una vez más, el cambio climático se ubicó por encima de la contaminación de los océanos (15%), la degradación de la tierra (21%) y la pérdida de biodiversidad (7%), que cayó del 11% el año pasado.

Los inversores confirman su compromiso con ESG. Alrededor del 78% de los inversores estuvo de acuerdo en que sus inversiones deberían tener un impacto positivo en el mundo, 3 puntos porcentuales más que el 75% del año pasado.

Más encuestados están de acuerdo en que ESG puede administrar el riesgo en una cartera que en desacuerdo. El 44 % de los encuestados está totalmente o ligeramente de acuerdo con esto, solo ligeramente por debajo del 48 % del año pasado, y más que el 16 % que está totalmente o ligeramente en desacuerdo. Pero, con cuatro de cada diez encuestados diciendo que no saben, o que ni están de acuerdo ni en desacuerdo, muchos todavía tienen que estar convencidos.

La encuesta de clientes ESG de CIO de 2022 identificó además algunas nuevas conclusiones, como el optimismo moderado para gestionar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. El 51% de los inversores son optimistas sobre si la humanidad podrá gestionar el cambio climático a través de la innovación tecnológica, mientras que el 47% tiene fe en el poder de las soluciones basadas en la naturaleza.

Los millennials son más conscientes que otros grupos de edad. Casi uno de cada cuatro (casi el 25%) de los Millennials dice que tiene un conocimiento sofisticado del concepto de economía de emisiones netas cero, mientras que el 21% dice lo mismo para la economía de emisiones netas positivas. Los millennials también están más informados y son más optimistas sobre las soluciones a la triple crisis planetaria.

La conciencia sobre nuevos conceptos va acompañada de deficiencias de conocimiento. Solo el 18 % de los encuestados afirma tener un conocimiento avanzado o bueno de las soluciones basadas en la naturaleza, mientras que el 20% afirma lo mismo para el capital natural. Además, menos del 20% de los encuestados en general tenía un buen conocimiento del concepto de la triple crisis planetaria.

Temas de biodiversidad vistos como importantes para los rendimientos y riesgos de la cartera. El 41% está de acuerdo en que incluir consideraciones sobre la biodiversidad en las decisiones de inversión impulsaría los rendimientos de su cartera, mientras que más del 60% piensa que reduciría los riesgos relacionados con la naturaleza.

Los inversores están buscando entidades financieras que ayuden en la gestión del viaje de transición. El 68% de los inversores espera que su entidad financiera mida y gestione con precisión los riesgos relacionados con la naturaleza; El 75% espera una protección adecuada para sus carteras. Pero las entidades financieras solo pueden ser un impulsor, junto con los inversores individuales, las empresas y los gobiernos del cambio económico necesario. Entre otros, es necesario un mayor conocimiento de los inversores para lograr este objetivo.