Logo Bolsamania

Noticias

11/08/2022 12:29:22

Deutsche Bank deja fuera a Santander de la mejora en la valoración de la banca española

Santander se queda fuera de la mejora en el precio objetivo que Deutsche Bank ha realizado sobre las entidades financieras españolas. De hecho, el banco sufre una rebaja en su valoración. Eso sí, consigue quedarse con el consejo de compra, de la misma manera que lo hacen BBVA y Unicaja, mientras que CaixaBank tiene que conformarse con un mantener.


"Superando la carrera de obstáculos". Con ese titular el banco alemán ha llevado a acabo cambios en la valoración de varias entidades. Santander pasa de tener un precio objetivo de 4,2 euros a los 4 euros por acción.

Sin embargo, Deutsche Bank sube el precio a BBVA , desde los 6,25 euros a los 6,45 euros. El mismo movimiento se llevan CaixaBank, desde los 3,3 euros a los 3,45 euros, y Unicaja, desde los 1,3 euros a los 1,35 euros.

"En general, los bancos españoles reportaron tendencias mejores de lo esperado en el segundo trimestre, impulsadas por la adopción de tasas en NII, buenos niveles de actividad y bajas provisiones, con costes que solo muestran una presión limitada de la inflación hasta el momento", destaca el informe del la entidad alemana.

También califican como "sólidos" los resultados del segundo trimestre en Scope Ratings. Destacan que el margen de intereses fue positivo y la mayoría de los bancos confirmaron o mejoraron sus previsiones para 2022. A nivel nacional, el impacto de la subida de los tipos fue diverso, pero en los casos en los que los efectos de la revalorización fueron poco significativos, el aumento de los volúmenes lo compensó.

Añaden que el aumento de los ingresos por comisiones reforzó la trayectoria positiva del segundo trimestre. El descenso de las comisiones no bancarias se vio más que compensado por el crecimiento de las comisiones bancarias y de seguros.

"Los gastos de explotación tienden a aumentar para las entidades más diversificadas geográficamente, aunque por debajo de la inflación compuesta y, sobre todo, por debajo de los ingresos, lo que lleva a un apalancamiento operativo plano o ligeramente mejor", dice Chiara Romano, directora asociada del equipo de instituciones financieras de Scope.

Hay que recordar que Santander cerró el primer semestre de 2022 con un beneficio ordinario de 4.894 millones, una cifra que supone un aumento del 16% respecto al mismo semestre del año pasado, mientras que el beneficio del segundo trimestre ha ascendido a 2.351 millones de euros, un 14% más. Por su parte, BBVA logró en el primer semestre un aumento del 57,1% del beneficio, hasta los 3.001 millones de euros. En el segundo trimestre, consiguió un beneficio neto de 1.675 millones de euros.

CaixaBank obtuvo un beneficio atribuido de 1.573 millones de euros en el primer semestre, un 17,1% más. Mientras, el grupo Unicaja Banco registró en el primer semestre un beneficio neto de 165 millones de euros, lo que supone un incremento del 62%.

CAUTELA ANTE EL PANORAMA ECONÓMICO

Sin embargo, la incertidumbre sobre el panorama macroeconómico lleva a Deutsche Bank a "ser un poco más cautos en los niveles de actividad y, especialmente, en los costes y provisiones".

"Aunque más del 90% de los préstamos garantizados por el Estado se están reembolsando y las tasas de morosidad son manejables, los bancos se muestran cautelosos ante el posible impacto del deterioro del panorama macroeconómico", expresa Scope Ratings, añadiendo que los niveles de cobertura son sólidos, ya que no se han liberado los excedentes. Los ratios de morosidad tienden a la baja. Los ratios de solvencia son en su mayoría estables en términos intertrimestrales, aunque a veces se ven penalizados por los ajustes de valoración.

"No obstante, seguimos pensando que las unidades domésticas ibéricas podrían seguir comportándose bastante bien en la mayoría de los casos y, a pesar de que existe una presión innegable de la inflación (que, en cualquier caso, debería ser más fuerte en 2023-2024 que en 2022), las mandíbulas operativas están puestas en seguir mejorando, impulsado por NII, aún liderando la carrera de eficiencia entre la mayoría de los bancos europeos", concluye Deutsche Bank.

En cuanto al posible impuesto a la banca propuesto por el Gobierno, Scope Ratings cree que todos los bancos españoles estarían sujetos al impuesto bancario que se está debatiendo en el Parlamento español. "Si se implementa como se prevé actualmente, como un impuesto temporal del 4,8% recaudado en 2022 y 2023 sobre los ingresos netos de intereses y comisiones nacionales de 2021, erosionaría considerablemente los beneficios de 2023 de las subidas de tipos".