Logo Bolsamania

Noticias

29/03/2021 07:12:24

El bitcoin no se "ha ganado" ser el oro digital ni que "lo traten como una moneda"

Mientras la banca de inversión de Wall Street y muchas de las grandes gestoras se han rendido al bitcoin y a las criptodivisas, en el resto del mundo se mantiene recelo ante este mercado que se sigue considerando arriesgado. JP Morgan o Morgan Stanley han lanzado vehículos de inversión, Fidelity ha pedido esta semana la autorización a la Securities Exchange Comission de EEUU (Sec) para lanzar un fondo cotizado en la creación de Satoshi Nakamoto y Goldman Sachs investiga la mejor manera de entrar en la cripto, pero otros grandes jugadores, como la británica Schroeders, siguen tras la barrera.


El gigante de la inversión que controla alrededor de medio billón de libras en activos bajo administración analiza en una nota para clientes este floreciente activo, no sin mostrar claras reticencias. Para empezar, pese a que reconoce que merece la pena vigilar este mercado, carga contra la falta de madurez del mismo, ya que está en "sus años de adolescencia". En este contexto, cuestiona tanto que la más operada de las monedas de cifrado pueda compararse al oro como que sea un medio de pago.

Dada la limitación de la oferta y la idea de que el bitcoin podría actuar como depósito de riqueza en el futuro, "se podría realizar una comparación lógica con el oro", aseveran Xi Chen, gestora de fondos multiactivos, y Ben Popatlal, estratega de multiactivos de Schroders, autores del informe. Sin embargo, no les convence "el apelativo de oro digital", indican. "Lo vemos más bien como un objeto de colección digital afín a las partes más oscuras del mundo de las inversiones alternativas, al menos por ahora", sentencian.

Para los analistas de Schroeders, el bitcoin está muy lejos de ganarse su fama de activo seguro como lo ha sido el oro durante miles de años. "Podría parecer estructuralmente una cobertura contra la inflación debido a su oferta deflacionaria, pero no ha pasado la prueba del tiempo como lo ha hecho el oro", argumentan. Es más, Xi y Popatlal creen que "debido a nuestras reservas sobre la capacidad del bitcoin para actuar como instrumento de cambio, tampoco creemos que deba ser tratado como una moneda por los inversores". Así, "la clasificación como materia prima es más apropiada, y establecemos comparaciones con la agricultura y otras materias primas que tienen condicionantes de riesgo y rentabilidad impredecibles", aseveran.

No obstante, creen estos analistas que la descripción de inversión más honesta y pragmática del bitcoin por ahora es que "se trata de una herramienta de generación de rentabilidad con patrones de comportamiento impredecibles y relaciones imprevisibles con otras clases de activos". "Al tener sólo una existencia digital, es probable que la utilidad de bitcoin se limite a la de un activo financiero".

"Nuestra investigación muestra que, a medida que el bitcoin madura y su perfil de riesgo se hace más estable, podría competir con las reservas de valor existentes", prosiguen. Sin embargo, en este momento creemos que está más lejos de poder competir con los sistemas de pago/transacción tradicionales, subrayan, poco después de que el mismo presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, haya señalado que el bitcoin no se parece al dólar. En general, "el bitcoin parece tener un valor útil, aunque sólo como activo financiero, por lo que creemos que puede tener un valor intrínseco no nulo como activo de inversión", redondean los expertos.

CONSTRUCCIÓN DE CARTERAS

"El bitcoin tiene una elevada relación rentabilidad/riesgo", puntualizan, en el mismo informe, "lo que significa que se puede comparar con otros activos, pero tiene una alta volatilidad que no todos los inversores podrán soportar".

"Hasta ahora también tiene una baja correlación con otras clases de activos, lo que lo convierte en un "diversificador" aparentemente atractivo. Pero creemos que las propiedades diversificadoras del bitcoin son exageradas", avisan.

Además, "cuando un activo se utiliza de forma táctica, en lugar de mantenerse en la cartera a largo plazo, sus propiedades estadísticas son algo menos significativas en un contexto práctico. Por tanto, como cobertura contra los riesgos existentes en la cartera, el bitcoin sigue siendo poco fiable por ahora", remachan estos expertos.