Logo Bolsamania

Noticias

29/04/2021 12:20:13

El BdE cree que las vacunas han reducido la posibilidad de escenarios más desfavorables

El Banco de España considera que el progreso de vacunación contra el Covid-19 ha reducido la probabilidad de los escenarios más desfavorables a medio plazo. Si la administración de las vacunas continúa a buen ritmo y permite una retirada gradual de las medidas de contención, hasta su desaparición prácticamente plena a finales de 2021, el organismo estima que el crecimiento de la economía española se aceleraría en la segunda mitad del año y se mantendría robusto en 2022.


Así se detalla en el Informe de Estabilidad Financiera elaborado por el Banco de España y presentado este jueves. En él, se deja claro que los riesgos actuales para la economía tanto de nuestro país como a nivel global "siguen estando ligados a la evolución de la pandemia, a pesar de que la distribución de las vacunas ha reducido la probabilidad de los escenarios más desfavorables a medio plazo".

El organismo destaca que la disponibilidad de vacunas ha mejorado las perspectivas económicas, aunque persiste cierta incertidumbre sobre la evolución de la situación sanitaria y sobre la intensidad de la recuperación.

Tras el débil comienzo de 2021 por el repunte de la pandemia, el Banco de España espera que la recuperación se acelere en la segunda mitad del año, conforme se reactiven los sectores que requieren mayor interacción social con el avance de la vacunación. A ello, se unirían estímulos adicionales de las políticas económicas, como la extensión de las medidas de apoyo a hogares y empresas en la mayor parte de los países el área del euro o en EEUU.

En el caso europeo, los planes para utilizar los fondos del programa Next Genaration (NGEU), aún por concretar, impulsarán la economía en mayor medida si se dedican a inversiones de alto valor añadido y se complementan con reformas que aumenten el crecimiento potencial.

Así, el consenso de analistas espera que la economía mundial crezca a una tasa próxima al 6% en 2021 y por encima del 4% en 2022. En el caso del área del euro, esas cifras, que están en línea con las del ejercicio de previsiones del Banco Central Europeo (BCE) de marzo, prevén un avance del Producto Interior Bruto (PIB) cercano al 4% para cada uno de los dos años, lo cual retrasaría alcanzar el nivel de actividad pre-pandemia al segundo semestre de 2022.

El Banco de España asegura también que los riesgos para la economía mundial siguen estando asociados a corto plazo a la pandemia y, en particular, al avance en el proceso de vacunación. De cara a futuro, añaden que persisten los posibles problemas de solvencia de las empresas no financieras que se revelen tras la crisis. Los riesgos a la baja se centran, por un lado, en la expansión de nuevas variantes del virus más resistentes o en un retraso en la vacunación, lo que llevaría asociado nuevas medidas de distanciamiento social.

Adicionalmente, un apoyo insuficiente de las políticas económicas o su retirada prematura podría traducirse en problemas de solvencia empresarial. Del mismo modo, los posibles efectos de un aumento de los tipos de interés de largo plazo en EEUU, en el contexto del impacto sobre la actividad y la inflación de la expansión fiscal en ese país, podrían llevar a un endurecimiento de las condiciones financieras en otras áreas económicas que se encuentren en una diferente posición cíclica. Por último, el elevado endeudamiento público y privado podría frenar el gasto y lastrar el proceso de recuperación.

En el lado positivo, el Banco de España coloca que las perspectivas pueden mejorar si se produce una evolución más favorable de la vacunación. Por otra parte, la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, que era uno de los riesgos que se identificaba en el anterior Informe de Estabilidad Financiera, se ha disipado con el pacto alcanzado con Reino Unido para su salida de la unión Europea (UE).