Logo Bolsamania

Noticias

07/06/2024 14:31:32

Y qué hay de la recesión

Una anomalía conocida como curva de rendimiento invertida, en la que los rendimientos de los bonos del Tesoro a corto plazo superan a los de la deuda pública a más largo plazo, se ha considerado durante mucho tiempo como una señal casi segura de que se avecina un retroceso económico. En cada una de las ocho crisis anteriores de Estados Unidos, la inversión de la curva sucedió antes de que la economía flaqueara. No ha habido ninguna falsa alarma anteriormente.

Y qué hay de la recesión

Ahora, sin embargo, esa racha está amenazada. La curva de tipos se ha invertido durante un período récord (alrededor de 400 sesiones de mercado o más según algunas medidas) sin signos de una desaceleración importante. Las empresas americanas agregaron unos sólidos 175.000 puestos de trabajo el mes pasado, y se espera que el crecimiento económico de este trimestre repunte respecto al de principios de año.

Si una recesión no se materializa pronto, podría causar un daño duradero al estatus de la curva de tipos como sistema de alerta, proporcionando uno de los ejemplos más significativos de cómo las consecuencias de la pandemia de Covid-19 han trastornado suposiciones de largo recorrido en Wall Street sobre cómo los mercados y la economía funcionan. Incluso si los últimos dos años han sido inusuales, los inversores probablemente no estarían tan preocupados si se produjera otra inversión de los tipos en el futuro.

Hay una razón por la que las inversiones de la curva de tipos preceden a las recesiones.

Las rentabilidades de los bonos del Tesoro reflejan en gran medida las expectativas de los inversores sobre el promedio de los tipos de interés a corto plazo fijados por la Reserva Federal durante la vida de un bono. Cuando los tipos a largo plazo caen por debajo de los tipos a corto plazo, es una señal de que los inversores esperan que la Reserva Federal reduzca los tipos de interés, algo que suele hacer para reactivar una economía tambaleante. Las curvas de tipos invertidas fueron la señal que dio lugar a la mayoría de los periodos recesivos del pasado.

Se discutió en Wall Street y en la Reserva Federal en la década de 1990, pero siguió siendo un tema relativamente específico hasta después de la crisis financiera de 2008.

Aun así, siempre ha habido limitaciones a la curva de tipos como herramienta de pronóstico. Una curva invertida indica que los inversores esperan recortes de tipos, pero no explica por qué hacen esas apuestas. Las apuestas sobre recortes podrían reflejar alguna posibilidad de recesión, pero también cierta probabilidad de un escenario benigno, en el que la Reserva Federal recortaría los tipos de interés como medida de precaución incluso cuando el crecimiento se mantenga estable.

Las inversiones han reflejado diferentes circunstancias a lo largo de los años. A principios de la década de 1980, la Reserva Federal apenas intentaba evitar una recesión cuando elevó los tipos a casi el 20% para combatir una inflación de dos dígitos.

En otros casos, algunos economistas creen que se podría haber evitado una recesión si no hubiera sido por shocks externos, como el aumento de los precios del petróleo cuando Irak invadió Kuwait en 1990 o la pandemia de Covid-19 en 2020.

En la situación actual, varias veces pareció probable una recesión. Los pronósticos de una desaceleración aumentaron en 2022 a medida que la inflación siguió aumentando y la Reserva Federal comenzó a subir los tipos agresivamente.

Algunos economistas seguían confiando en que se podría evitar una recesión: argumentaron que la inflación podría caer al menos parcialmente hacia el objetivo del 2% de la Reserva Federal por sí sola a medida que las empresas se recuperaran de la pandemia y pudieran aumentar la producción para satisfacer nuevamente la demanda de los clientes. Aún eran necesarios aumentos de los tipos de interés, pero podían revertirse antes de que la economía se desacelerara demasiado.

Desde entonces, la inflación ha caído drásticamente con sólo un pequeño repunte en la tasa de desempleo. La perspectiva de recortes sin una recesión ha animado a los inversores, ayudando a elevar el S&P 500 un 24% el año pasado y otro 11% este año. Las inversiones de la curva a menudo han terminado poco antes de las recesiones, cuando los recortes de la Reserva Federal se acercaban, lo que llevó a una gran caída en las rentabilidades de los bonos del Tesoro a corto plazo.

La inversión de la curva, especialmente al principio del ciclo, es un indicador adelantado de lo que nos va a venir pero si la curva está invertida demasiado tiempo como nos está pasando en la actualidad, el indicador adelantado deja de tener sentido y debemos basar nuestras predicciones en otros elementos que quizás nos den alguna señal o no.

Existen demasiados intereses en los mercados para basar sus decisiones en modelos que en el pasado sirvieron pero que en el momento actual dejan de tener referencia y como medio de anticipación de la situación económica futura dejan de tener validez.


BOLSA y MERCADOS





Tuit traders
Tuit traders

Las finanzas apalancadas principio y final

  • Tuit-traders - 21/06/2024 13:35

La historia y evolución del apalancamiento financiero se puede estudiar en tres pasos. Los bonos de alto rendimiento (o “bonos basura”) fueron el primer paso. Eso terminó en 1990 cuando Michael Milken, el padrino de este tipo de deuda, fue enviado a prisión por fraude y perseguido posteriormente por su falta de ética en la creación de deuda de empresas. En el segundo paso, el crecimiento del capital privado, “Private Equity (PE)”, fue financiado tanto con bonos basura como con préstamos apalancados, que exigen que las empresas paguen un tipo de interés variable en lugar de los cupones fijos de la mayoría de los bonos. Los inversores en crédito privado están realizando ahora el tercer paso. Desde 2020, estas empresas, que a menudo también gestionan fondos de PE, han invertido más de 1 billón de dólares. Cuando los tipos de interés subieron en 2022 y los bancos dejaron de otorgar nuevos préstamos, el crédito privado se convirtió en la única opción disponible y sobre todo la más rentable.