Logo Bolsamania

Noticias

22/07/2022 22:15:33

Pérdidas en Wall Street con el foco en las tecnológicas, Twitter y la Fed

Wall Street ha finalizado la última sesión de la semana con pérdidas (Dow Jones: -0,43%; S&P 500: -0,93%; Nasdaq: -1,87%), tras un jueves de ganancias cercanas al 1%. Los principales selectivos estadounidenses acumulan tres días consecutivos de alzas lideradas por el Nasdaq, que este viernes es el que peor se ha comportado.


En los últimos cinco días, el Dow Jones ha ganado un 1,95%. El S&P 500, por su parte, ha avanzado un 2,55% y el Nasdaq ha liderado las subidas con un 3,33%.

En el último día de la semana, los inversores han prestado especial atención a las compañías tecnológicas tras los malos resultados de Snap y Twitter, a la vez que se preparan para la reunión de la próxima semana de la Fed.

¿TEMOR EN LA TECNOLOGÍA? TWITTER DIRÁ

En plena temporada de resultados empresariales, y pese a que otras grandes compañías como Verizon o American Express han dado a conocer hoy sus cifras trimestrales, la atención está puesta en el comportamiento de las tecnológicas. El Nasdaq ha sido el índice que más ha retrocedido este viernes, debido principalmente al impulso negativo de Snap tras registrar pérdidas de 422 millones en el segundo trimestre.

A las pobres cifras de la compañía radicada en Santa Mónica, que ha perdido casi el triple respecto a 2021, se suma que no ha proporcionado previsiones para el siguiente trimestre. La excusa que ha dado la empresa es que “la visibilidad a futuro sigue siendo increíblemente desafiante”. Los títulos de Snap se han hundido un 39,19% en el parqué estadounidense.

Lo cierto es que las últimas semanas han estado plagadas de malas noticias para las tecnológicas, con algún respiro como el proporcionado por las cifras de Netflix. Recientemente hemos conocido que Apple frenará la contratación y el crecimiento del gasto durante el próximo año, una medida que días antes se supo que también haría Alphabet, matriz de Google. ¿El motivo? Enfrentar una posible recesión. “No somos inmunes a los vientos en contra de la economía”, escribía Sundar Pichai, consejero delegado de Alphabet, en una carta a sus empleados.

Entre tanto, Mark Zuckerberg ha avisado a los empleados de Meta (Facebook) que la compañía se enfrenta a “una de las peores recesiones que hemos visto”. Tesla, que ha completado un sólido segundo trimestre, también ha anunciado y ejecutado grandes recortes de personal.

Por ello, todos los ojos estaban puestos en los resultados de Twitter, envuelta en un proceso judicial contra Musk tras el fallido acuerdo de compra con el magnate. La red social ha perdido 270 millones en el segundo trimestre, cuando en el mismo trimestre del año pasado, el beneficio ascendió hasta los 66 millones de dólares. Las acciones de la compañía han subido un 0,73% en Wall Street.

Los ingresos alcanzaron los 1.180 millones de dólares, un 1% menos que el mismo periodo del año anterior. La red social ha señalado que la disminución de sus ingresos reflejan "los obstáculos de la industria publicitaria asociados con el macroentorno, así como la incertidumbre relacionada con la adquisición pendiente de Twitter por parte de Elon Musk".

¿QUÉ HARÁ LA FED?

La otra cita que tiene en vilo a los inversores se celebrará la próxima semana, concretamente el 27 de julio, día en el que se reunirá el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) para volver a subir los tipos de interés de referencia. No hay dudas de que el banco central acometerá otra subida, la única cuestión es saber cuán agresivo será el aumento: de 75 puntos básicos, como en la última ocasión, o de 100 puntos básicos, la subida más fuerte desde 1980.

Juan Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, señala que los principales índices estadounidenses han superado su media móvil de 50 sesiones por los resultados “menos negativos de lo esperado”, pero también porque las expectativas de inflación a medio y largo plazo de los consumidores han bajado ligeramente. “Lo que hace menos probable que la Reserva Federal opte la semana que viene por una subida de 1 punto porcentual de su tasa de interés oficial, algo que hace unas semanas se daba por hecho”, explica.

La última encuesta de expectativas del consumidor de la Fed de Nueva York señala que la perspectiva de que la inflación suba en los próximos 12 meses ha subido hasta el 6,8%, el dato más alto desde 2013. En cambio, las perspectivas a tres y cinco años han caído un 0,3% (3,6%) y un 0,1% (2,8%), respectivamente. "Esto demuestra que las expectativas del mercado son realmente bajas, y que un poco de buenas noticias puede llegar muy lejos cuando las expectativas son bajas", apunta Keith Lerner, de Truist.

A este lado del Atlántico, su homónimo comunitario, el Banco Central Europeo (BCE), acometió una subida de tipos más agresiva de lo esperado, de 50 puntos básicos, este jueves. La decisión del organismo de Lagarde llega tras sucumbir a la presión del mercado y a un dato de inflación peor de lo estimado, una situación que se puede replicar en Estados Unidos.

Para Rabobank, sería “una sorpresa” que la subida no fuese de 100 puntos básicos ya que los 75 “no son un mensaje adecuado”. Por su parte, Andy Sparks, de MSCI, cree que la credibilidad del banco central estadounidense “será puesta a prueba en los próximos meses” y avisa de que la Fed corre el riesgo de “sobrepasarse” en su intento por domar la inflación. “Podría empujar la economía, que ya ha mostrado signos de debilidad, hacia una recesión a gran escala”, asegura este experto.

ECONOMÍA Y OTROS MERCADOS

En el plano económico, este viernes se han publicado los PMI correspondientes al mes de junio elaborados por la firma S&P Global. El PMI compuesto se ha situado en 47,5 puntos, por debajo de la expectativa del mercado que anticipaba un nivel de 51,7 puntos desde los 52,3. En el caso del PMI manufacturero, la caída ha sido menor, hasta los 52,3 puntos desde los 52,7 del mes anterior, y superando lo estimado por el consenso, 52 puntos. El PMI servicios, por su parte, ha experimentado una bajada más acusada hasta el nivel de los 47 puntos, desde los 52,7 anteriores y frente a los 52,6 estimados por el mercado. En Europa, los PMI han decepcionado claramente a la baja.

En otros mercados, el petróleo ha bajado ligeramente. El West Texas se ha situado en 94,62 dólares, mientras que el barril de crudo Brent se ha intercambiado por 103,22 dólares.

El euro ha retrocedido un 0,2%, hasta los 1,0207 dólares. La onza de oro, por su parte, ha ganado un 0,5% hasta los 1.722 dólares, mientras que el rendimiento del bono estadounidense a 10 años ha cedido hasta el 2,8%.

El bitcoin ha repuntado un 1,8%, hasta los 22.678 dólares.