Logo Bolsamania

Noticias

18/02/2021 22:00:56

Wall Street se aleja de sus máximos ante el renovado miedo a un aumento de la inflación

Wall Street ha recogido beneficios este jueves después de que el Dow Jones marcara un nuevo máximo histórico por encima de 31.600 puntos el miércoles. La Bolsa de Nueva York se mantiene cerca de sus niveles récord, pese al frenazo del S&P 500 y del Nasdaq tras llegar a 4.000 y 14.000 puntos, respectivamente. El índice tecnológico ha sido el más bajista de la sesión, con caídas del 0,72%, aunque ha llegado a retroceder más de un 1%.


"Los operadores continúan siendo un poco cautelosos sobre los rendimientos de los bonos americanos. Existen ligeras preocupaciones sobre un repunte de la inflación debido a los diversos paquetes de estímulo. Es probable que los movimientos al alza de los rendimientos provoquen especulaciones sobre tasas de interés más altas, algo en lo que los bancos centrales ni siquiera quieren pensar en un futuro cercano", argumenta David Madden, analista de CMC Markets.

En este sentido, las actas de la última reunión de la Fed, publicadas ayer, mostraron que los miembros del banco central consideran que los riesgos para la inflación son "a la baja" y no al alza, por lo que mantendrán sus estímulos monetarios mientras sea necesario.

Los analistas de Berenberg esperan que la Fed mantenga su política monetaria ultraacomodaticia "mientras los mercados laborales se recuperen y la inflación se mantenga moderada". Según sus previsiones, "la inflación se disparará temporalmente en el segundo trimestre debido a los efectos base de las caídas de precios en marzo y abril de 2020".

Después de eso, esperan que "la inflación aumente de manera más sostenida"; y añaden que "el hecho de que se mantenga o no una aceleración de la inflación dependerá de la demanda agregada y de las expectativas de inflación".

Su previsión es que la "anuncie a fines del verano o en el otoño que comenzará a reducir sus compras de activos a principios de 2022", cuando el crecimiento económico se haya confirmado y la pandemia haya quedado bajo control.

Como publica hoy Bolsamanía, la mayoría de los analistas creen no se repetirá lo vivido en los años 70 con la inflación, y que los bancos centrales no cometerán errores del pasado. Sin embargo, ese riesgo está ahí y es demasiado evidente como para obviarlo.

En la escena económica, tras los buenos datos de ventas minoristas y producción industrial publicados el miércoles, los datos semanales de desempleo han sido peores de lo previsto, ya que las peticiones iniciales de desempleo han repuntado hasta 861.000, por encima de las 765.000 previstas.

Como datos positivos, tanto el índice manufacturero de la Fed de Filadelfia de febrero como los permisos de construcción de enero han superado los pronósticos.

En otros mercados, el petróleo West Texas cae un 1,96%, hasta 59,94 dólares, a la espera de que se publiquen los inventarios semanales de crudo en EEUU. Además, el euro se aprecia un 0,45% y se cambia a 1,209 dólares. Por último, la rentabilidad del bono americano a 10 años se relaja hasta el 1,28%; y el bitcoin cae un 1%, hasta 51.750 dólares.

"Una gran parte del estímulo fiscal aumentará el consumo privado una vez que las vacunas, la estacionalidad y, en última instancia, la inmunidad colectiva permitan reducir los ahorros involuntarios. La mayor inflación en los próximos meses hará que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años suban. Revisamos nuestra previsión de tres meses al 1,55%", afirman desde Julius Baer.