Logo Bolsamania

Noticias

20/05/2022 14:05:14

Ventajas de ser una Empresa de Asesoramiento Financiero (EAF)

Hoy en día hay mucha desconfianza en las entidades financieras debido a múltiples noticias de corrupción, tales como los escándalos con las preferentes y la colocación indiscriminada de productos. Y es por ello que los ahorradores buscan otras vías para invertir. Una opción más que aconsejable para los ahorradores que quieren invertir con la seguridad del asesoramiento de expertos independientes consiste en contratar los servicios de empresas de asesoramiento financiero, que distan mucho de la figura que conocemos como vendedores de productos.


Pero, ¿qué son exactamente las empresas de asesoramiento financiero para tus finanzas personales? Son aquellas personas físicas o jurídicas que exclusivamente pueden prestar servicios de asesoramiento en materia de inversión; entendidos como la realización de recomendaciones personalizadas a clientes sobre instrumentos financieros y asesoramiento en materias auxiliares como estructuración de capital, estrategia industrial y demás servicios en relación con fusiones y adquisiciones.

Esta independencia de la que hablamos exige transparencia en su cuenta de resultados y libertad para poder acceder a todo el universo de inversión sin ninguna restricción organizativa, con el fin de operar únicamente en los momentos más favorables para los intereses de sus clientes. Por ello, todos los acuerdos que alcance la EAF con intermediarios financieros tienen que ser totalmente transparentes para el cliente y buscarán siempre reducir las comisiones, mejorar la agilidad de movimientos y perfeccionar el control de la operativa. Elementos estos siempre necesarios para conseguir un objetivo común, que no es otro que alcanzar la máxima rentabilidad en las carteras de los clientes para convertirse así en la persona de confianza en materia de inversión.

Y es que es precisamente en esta independencia en la que basan su éxito, ya que al no tener productos propios, evitan cualquier conflicto de intereses en el asesoramiento y emiten, por iniciativa propia o petición del cliente, recomendaciones personalizadas de inversión en instrumentos financieros. Lo más importante no son los resultados a corto plazo, sino el éxito a largo plazo. Por todo esto, no se nos ocurre mejor asesoramiento financiero que el que viene de una EAF, debido a su independencia y a que no están vinculados a ninguna entidad, sino que operan a la vez con productos de varias decenas de bancos y entidades. Y sobre todo, a su trato exclusivo con el cliente.

Aunque el futuro de las EAF como empresa de asesoramiento está siendo discutida por los reguladores europeos así como por los internacionales, en España no hemos sido capaces de acercarnos al inversor final como consecuencia de la fortaleza bancaria tanto en fuerza de ventas como en fuerza de cobros. En España nos ha sido más sencillo acudir de cabeza al mercado de criptoactivos, con el riesgo que hemos visto que existe, que al del asesoramiento financiero individualizado. Siempre nos hemos fiado de nuestras entidades financieras sin pensar que son compañías que buscan su propia rentabilidad y no la del cliente.

Es necesario que el asesoramiento financiero en nuestro país esté en manos de independientes para que empecemos a perder el miedo a perder y acabemos ganando.