Logo Bolsamania

Noticias

12/05/2022 06:00:00

¿Vendo ya mi vivienda o espero? La subida de tipos y la inflación pueden frenar la demanda

La inflación, la esperada subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la incertidumbre económica generada por la invasión rusa en Ucrania moderará, previsiblemente, la tendencia alcista de los precios de la vivienda en los próximos meses. A ello hay que sumar el euríbor en territorio positivo. Para quienes tengan pensado vender su casa, ¿conviene adelantar la operación o esperar?


Mientras el Banco de España advierte de la posibilidad de una burbuja inmobiliaria que podría producirse a partir de una "transmisión de los desequilibrios inmobiliarios" de otros países de la zona euro, el encarecimiento de las hipotecas, sumada a la subida generalizada de los precios, podría repercutir directamente sobre la demanda de viviendas, que hasta ahora era alta en relación con la oferta.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en febrero de 2022 se cerraron 53.623 compraventas, una cifra que no se veía desde abril de 2008, disparándose un 24% en comparación con el mismo mes del año pasado. Las compraventas de viviendas realizadas entre personas físicas concentraron el 66,8% del total de compraventas de viviendas transmitidas.

Por su parte, el número de hipotecas constituidas sobre viviendas encadena 12 meses de ascensos interanuales consecutivos y se situó en febrero en 36.537 operaciones, lo que supone un 14,6% más que en el mismo mes de 2021. Esta cifra se sitúa muy cerca de la registrada en febrero de 2020, antes de que estallara la pandemia.

"En algunos mercados locales con alta rentabilidad, la demanda inversora se está incrementando", ya que, frente a la incertidumbre, muchos inversores comienzan a retirar el dinero de la bolsa para invertir en vivienda, que se posiciona como un valor refugio, explican desde el comparador financiero HelpMyCash. En este contexto, el tiempo medio de venta se redujo en algunos casos. "Aquellas viviendas cuyo precio se adapta a las condiciones de mercado tardan uno o dos meses en venderse, mientras que las que lo superan, pueden tardar cuatro meses o más, dependiendo de la ubicación del inmueble y sus características intrínsecas", detallan los expertos.

¿Es entonces un buen momento para vender una casa o es mejor esperar? "Con los precios todavía altos, la demanda activa y el euríbor apenas superando el terreno positivo, este puede ser un buen momento para vender", aseguran. Principalmente si la motivación del propietario es vender su casa para comprar otra o resolver una situación de copropiedad que proviene de un divorcio o una herencia.

Eso sí, "la respuesta depende siempre de las necesidades particulares del vendedor y de las características del mercado local". Si un propietario quiere vender su casa para invertir en acciones u otro producto financiero, aconsejan evaluar detenidamente los riesgos antes de tomar la decisión.

¿CUÁNTO VALE TU CASA?

Para quienes opten finalmente por vender su vivienda, la siguiente decisión a tomar será fijar un precio. Lo compradores perciben que los precios de las viviendas en venta en los portales inmobiliarios son altos, con lo que hacen ofertas por los inmuebles que son hasta un 20% más bajas de lo que piden sus propietarios, según el comparador. "Todos quieren vender al mejor precio, y eso está bien. Pero lo que muchos vendedores no anticipan es que una vivienda que se publica por un precio demasiado alto tardará mucho en encontrar un comprador. Y mientras se espera, no solo se pierde tiempo, sino que se incrementan los costes de mantenimiento", dicen.

"El valor emocional es un componente habitual, pero subjetivo. Los compradores no comparten esta percepción y, por tanto, no están dispuestos a pagar más por ello", apuntan los expertos. ¿Cómo puede un propietario saber si está sobrevalorando su casa? "Lo ideal es hacer tantas tasaciones como sea posible", aseguran. "Si el resultado de estas tasaciones es muy bajo en comparación con la expectativa de precio que tiene el propietario, entonces podría contratar una tasación oficial para tener otro punto de vista", añaden.

También se puede probar el mercado, pero sin bajar muchas veces el precio. Aunque "lo mejor es publicar la vivienda a precio de mercado desde el principio", aseveran los expertos. De hecho, explican que bajar demasiadas veces el precio puede derivar en una penalización del anuncio en los portales inmobiliarios. "Esto reduce la visibilidad y, como consecuencia, se reducen también las posibilidades de encontrar un comprador".