Logo Bolsamania

Noticias

12/05/2021 06:00:00

Telefónica quiere ganarse al mercado, pero BBVA y CaixaBank se diluyen

Telefónica publica resultados del primer trimestre este jueves después de haberse revalorizado un 20% en lo que va de año. La operadora de telecomunicaciones cotiza cerca de los 4 euros por acción e intenta recuperar la confianza de unos inversores que le llevan dando la espalda desde hace muchos años.


No lo tiene fácil. Sus propios accionistas históricos, como BBVA y CaixaBank, se están diluyendo en los últimos tiempos, hasta reducir sus participaciones por debajo del 5%. En ambos casos, debido a la política de la operadora de pagar dividendo en acciones, ya que las dos entidades optan por recibir este dividendo en efectivo.

El banco vasco comunicó el pasado mes de febrero que había reducido su presencia en la operadora hasta el 4,84% desde el 6,96% anterior. En total, controla ahora una cartera de 267,4 millones de acciones, valoradas en unos 1.059 millones de euros.

Por su parte, CaixaBank ha reducido su participación hasta el 4,88% desde el 5,01% anterior. Su participación se articula a través de una cartera de 260 millones de títulos, con un valor de mercado de 1.021 millones de euros.

El otro gran accionista significativo de Telefónica, el fondo de inversión americano BlackRock, ha recortado su presencia en el capital hasta el 4,98% desde el 5,3%. En total, controla 255 millones de la operadora, valorados en unos 1.010 millones. De esta participación, 6 millones de títulos los mantiene prestados a inversores que adoptan posiciones bajistas sobre el título.

EL PLAN DE PALLETE PARA LA DEUDA

Así las cosas, José María Álvarez-Pallete, que ha recibido el respaldo de los accionistas a su gestión, con un gran apoyo a su reelección como presidente ejecutivo, tiene la difícil tarea de ganarse la confianza del mercado sin el apoyo comprador de estos grandes accionistas.

Tras recortar el dividendo hasta 0,3 euros por acción, en un movimiento que anticipó Bolsamanía y que ha sido bien recibido por el mercado por su pragmatismo, Pallete debe ahora concretar esa hoja de ruta que dibujó a principios de año con la gran operación de venta de torres de telecomunicaciones a American Tower.

Telefónica todavía arrastra una deuda neta de 41.700 millones de euros. "No obstante, la reducción de deuda neta prevista una vez se aprueben las operaciones pendientes (joint venture con Liberty en Reino Unido, venta de Telxius, venta de Costa Rica, venta del negocio de fibra en Chile y compra de activos de Oi en Brasil), que debería suceder en 2021, será de unos 9.000 millones de euros", explica Iván San Félix, analista de Renta 4.

"Esta fuerte reducción debería dejar la deuda neta en torno a 26.000 millones de euros, un nivel que no se ve en muchos años y que dejaría los múltiplos deuda neta/EBITDA en torno a 2,4 veces, niveles relativamente cómodos y muy similares a los del sector en Europa. Creemos que esto debiera ser muy favorable para que los inversores recuperen la confianza en la compañía", argumenta este experto.

POTENCIAL ELEVADO PARA RENTA 4 ...

En su opinión, Telefónica cuenta con "un potencial elevado" en bolsa y además puede realizar más operaciones para reducir su endeudamiento, como "la retirada de algún país, tal y como ya ha hecho en los de Centroamérica, o una venta parcial de su negocio de HispanoAmérica".

"Estas opciones atraerían el interés de los inversores, Telefónica podrá monetizar los activos a múltiplos atractivos y que servirían para reducir el riesgo de la compañía, algo que creemos que los inversores debieran valorar favorablemente", añade San Félix.

Su conclusión es que "las últimas operaciones que ha llevado a cabo y las opciones de monetización que dispone deberían mejorar la visión de los inversores sobre el grupo", lo que justifica su consejo de sobreponderar el valor, con un precio objetivo de 5,70 euros por acción.

... PERO SIN RECORRIDO PARA GOLDMAN SACHS

En cambio, no opina lo mismo una mano fuerte del mercado como Goldman Sachs, cuyo consejo sobre Telefónica es neutral, con una valoración de 4,10 euros, casi en línea con el actual precio de mercado.

"Si bien seguimos confiando en que las tendencias del mercado español se estabilizarán hasta 2021, debido a las subidas de precios, también notamos signos de presión de volúmenes en fijo y móvil, como muestran los datos de portabilidad recientes", argumentan desde el banco americano.

Además, ven valores más atractivos en otros lugares dado el fuerte rendimiento superior de las acciones de Telefónica desde la reciente transacción de Telxius. Además, destacan "los comentarios cautelosos" de los inversores tras la noticia de que MasMovil lanzaba una OPA sobre Euskaltel. "Aunque supuso un movimiento de consolidación, su alcance fue algo menor de lo esperado por los inversores", concluyen.