Logo Bolsamania

Noticias

17/11/2022 16:46:06

Reino Unido anuncia aumentos de impuestos y recortes de gastos por 55.000 millones

El ministro de Finanzas británico, Jeremy Hunt, ha anunciado que Reino Unido aplicará un aumento de impuestos y un recorte de gastos por valor de 55.000 millones de libras. Además, ha prometido que el plan del gobierno priorizará la "estabilidad, el crecimiento y los servicios públicos".


"Hoy presentamos un plan para abordar la crisis del coste de vida y reconstruir nuestra economía", ha señalado Hunt ante la Cámara de los Comunes, asegurando que las medidas conducirán al país a una "recesión menos profunda".

Pese a ello, entre las previsiones que ha lanzado el Canciller británico, ha confirmado los pronósticos de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, por sus siglas en inglés), que apuntan que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 4,2% en 2022, antes de caer un 1,4% en 2023. Posteriormente la economía volverá a crecer un 1,3% en 2024, y a partir de ahí, ha dicho, ya habrá pasado lo peor y la economía británica avanzará a un ritmo del 2,6% en 2025 y del 2,7% en 2026.

Hunt, durante su discurso, se ha comprometido a reducir "a la mitad" en endeudamiento de Reino Unido en los próximos cinco años, de forma que proyecta que la deuda pública se sitúe en el 97,3% del PIB para el periodo 2027/28.

Asimismo, el Canciller ha adelantado que el Gobierno que dirige Rishi Sunak subirá impuestos a los ricos y al cobro de dividendos y ganancias de capital. En concreto, se impondrá una subida de impuestos a las rentas más altas, de forma que el umbral para pagar el tipo máximo del impuesto sobre la renta de 45 peniques pasará de 150.000 a 125.140 libras. Esta medida se congelará hasta abril de 2028, lo que permitirá recaudar miles de millones de libras, ha explicado Hunt. "Estamos pidiendo más a los que tienen más", ha dicho.

"Quienes ganen 150.000 libras o más pagarán algo más de 1.200 libras más de impuestos cada año", ha afirmado el Canciller. Por otro lado, ha señalado que las desgravaciones de la Seguridad Social y el impuesto de sucesiones también se congelarán en el mismo periodo para recaudar más dinero para el erario público. "Incluso después de eso, seguiremos teniendo el conjunto de desgravaciones fiscales más generoso que cualquier país del G7", ha explicado el ministro de Finanzas.

La congelación de estos umbrales significa que los tramos impositivos se mantendrán sin cambios aunque los salarios aumenten, lo que significa que la proporción de los ingresos por los que se paga el impuesto aumentará y más personas caerán en los tramos impositivos más altos. "Aunque mis decisiones de hoy suponen un aumento sustancial de los impuestos, no hemos subido los tipos impositivos generales, y los impuestos como porcentaje del PIB sólo aumentarán un 1% en los próximos cinco años", ha apuntado.

Hunt también ha anunciado que la desgravación de los dividendos se reducirá de 2.000 a 1.000 libras el próximo año, y luego a 500 libras a partir de abril de 2024. Además, la exención anual de las ganancias de capital (plusvalías) se recortará de 12.300 libras a 6.000 libras el año que viene, y luego a 3.000 libras a partir de abril de 2024.

Y otra de las medidas anunciadas es que los vehículos eléctricos dejarán de estar exentos del impuesto especial sobre vehículos.

IMPUESTO SOBRE LAS GANANCIAS EXTRA DE LAS ENERGÉTICAS

Por otro lado, Hunt ha confirmado que desde el 1 de enero hasta marzo de 2028, el impuesto sobre los beneficios de la energía aumentará del 25% al 35%, mientras que se aplicará un nuevo impuesto temporal del 45% a los generadores de electricidad, lo que permitirá recaudar 14.000 millones de libras para el Tesoro el año que viene. Se trata de un gravamen especial para estas compañías, que se están lucrando con la crisis energética provocada por la guerra de Ucrania.

Sobre los gastos, Hunt ha dicho que habrá que tomar "decisiones difíciles sobre las finanzas públicas". El Canciller ha anunciado que el gasto público crecerá por debajo de la tasa de crecimiento del PIB y ha afirmado que los departamentos del Gobierno "tendrán que volverse más eficientes para hacer frente a las presiones inflacionistas en los próximos dos años".

Se tomarán medidas, sobre todo, en materia laboral. Así, el ministro de Finanzas ha explicado que el Departamento de Trabajo y Pensiones emprenderá una "revisión exhaustiva" de la disminución de la tasa de participación laboral en el Reino Unido, y se pedirá a más de 600.000 personas que reciben el Crédito Universal que se reúnan con un "preparador laboral" para aumentar las horas que trabajan y los ingresos que reciben. Además, se invertirán otros 280 millones de libras para "acabar con el fraude y los errores en las prestaciones" durante los próximos dos años.

Hunt ha dicho también que es imposible mantener el objetivo del 0,7% de gasto en ayuda exterior hasta que la "situación fiscal lo permita". Los planes presentados parten de la base de que el gasto en ayuda exterior se mantendrá en torno al 0,5% durante el periodo previsto.

También se ha referido al pacto climático, y ha dicho que pese a las dificultades, el Gobierno británico mantendrá sus compromisos. "Con la vulnerabilidad existencial a la que nos enfrentamos, ahora sería el momento equivocado para dar un paso atrás en nuestras responsabilidades climáticas internacionales, por lo que también confirmo que, a pesar de las presiones económicas, seguimos plenamente comprometidos con el histórico pacto climático de Glasgow acordado en la COP 26, incluyendo una reducción del 68% de nuestras propias emisiones para 2030", ha asegurado.

"BUENOS SERVICIOS PÚBLICOS"

Por último, Hunt ha aprovechado su intervención para alabar el plan que el Gobierno ha presentado para los servicios públicos. "Demuestra que no hay que elegir entre una economía fuerte o unos buenos servicios públicos", ha resaltado. De esta forma, el presupuesto del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) se incrementará en 3.300 millones de libras en cada uno de los dos próximos años. El ministro ha prometido abordar el problema de la escasez de personal y las presiones en el sector de la atención social.

Asimismo, ha señalado que se invertirán 2.300 millones de libras adicionales en las escuelas en 2023 y 2024. Y el Canciller también ha anunciado que las pensiones y las prestaciones condicionadas a los recursos, incluido el Crédito Universal, subirán en línea con el nivel de inflación anual de septiembre, del 10,1%, a partir del próximo abril.

"Es un compromiso caro que cuesta 11.000 millones de libras, pero significa que 10 millones de familias en edad de trabajar verán un aumento muy necesario el próximo año", ha dicho. Y ha explicado que el Gobierno pagará ayudas ante el incremento del coste de la vida a las personas con bajos ingresos, a los pensionistas y a los discapacitados. Según ha indicado, se pagarán 900 libras más a los beneficiarios de las prestaciones condicionadas a los recursos, mientras que los hogares de los pensionistas recibirán 300 libras y los de los discapacitados 150 libras.

Por otro lado, ha apuntado que el salario mínimo pasará de 9,50 libras por hora para los mayores de 23 años a 10,42 libras a partir de abril del año que viene, lo que representa un aumento salarial anual de más de 1.600 libras para un empleado a tiempo completo.

Y Hunt ha confirmado que el límite del precio de la energía para un hogar típico aumentará a partir de abril a 3.000 libras anuales, desde su nivel actual de 2.500 libras, y se mantendrá durante otros 12 meses. En este sentido, ha avisado de que a menos que el país actúe "radicalmente" para reducir el consumo de energía, "quebraremos nuestra economía y dañaremos nuestro planeta". Por eso ha establecido un nuevo objetivo nacional de reducción del consumo energético de los edificios y la industria en un 15% para 2030, lo que supondrá un ahorro de 28.000 millones de libras en la factura energética nacional a precios actuales.

"Necesitamos aumentar nuestra capacidad de generación de energía nuclear", ha apuntado el ministro de Finanzas, que ha dicho que se firmarán de forma inminente los contratos para iniciar las obras de la central nuclear de Sizewell C, en el sureste de Inglaterra, que se espera que suministre hasta el 7% de las necesidades totales de electricidad del país. Sin embargo, no se espera que empiece a generar hasta la década de 2030.

"Esto creará 10.000 puestos de trabajo altamente cualificados y proporcionará energía fiable y baja en carbono al equivalente de seis millones de hogares durante 50 años", ha remarcado, añadiendo que el proyecto costará 700 millones de libras.

Por último, ha señalado que el Gobierno invertirá otros 6.000 millones de libras a partir de 2025 para eliminar el "mayor factor de inflación y volatilidad al que se enfrentan las empresas y los consumidores británicos".