Logo Bolsamania

Noticias

05/08/2022 06:00:00

Una recesión afectaría ahora mucho menos al precio del petróleo y el gas que en el pasado

Cautela al aventurar descensos significativos de los precios del petróleo y el gas natural en caso de recesión. Es lo que recomienda Natixis, ya que, según expone, el panorama económico mundial ha cambiado considerablemente y su impacto será mucho menor que en el pasado.


"La naturaleza procíclica de estos dos precios ha desaparecido", señala la gestora en un informe en el que explica que esto puede reflejarse en que las exportaciones rusas de petróleo y gas están disminuyendo, particularmente a Europa, debido a la guerra en Ucrania. "Por lo tanto, la escasez de petróleo y gas natural se amplifica aún más".

"En consecuencia, tanto la disminución de la inversión en exploración y producción de petróleo y gas natural como la guerra en Ucrania son causas de una escasez estructural del suministro de petróleo y gas natural. Esto significa que, incluso en caso de recesión, la caída de los precios del petróleo y el gas natural sería mucho menor que en el pasado", afirma.

Por ello, Natixis cree que no debemos contar con una fuerte caída en los precios del petróleo y el gas para desencadenar una desinflación significativa. "Hay que tener cuidado con los escenarios de caídas importantes de los precios del petróleo y el gas natural basados ​​en la idea de que habrá una recesión. Una recesión tendría un impacto negativo mucho menor en los precios del petróleo y el gas que en el pasado, especialmente dada la disminución de las exportaciones rusas de petróleo y gas natural".

En cuanto a la relación entre el precio del petróleo, el del gas natural y el ciclo económico, la gestora analiza que, desde 1995 hasta 2019, los precios del crudo fluctuaron junto con el ciclo económico. Desde principios de 2021, se ha producido una desaceleración cíclica y un aumento en el precio del petróleo. Por su parte, la naturaleza cíclica de los precios del gas natural también es clara, excepto en el período reciente (desde principios de 2021), cuando la desaceleración cíclica ha coincidido con un fuerte aumento de los precios del gas natural.

"Ciertamente no deberíamos aplicar hoy las relaciones pasadas entre el ciclo económico y los precios del petróleo y el gas natural, que probablemente se mantendrán altos incluso en una recesión. Por lo tanto, es difícil creer en la desinflación impulsada por la caída de los precios del petróleo y el gas natural", apunta.