Logo Bolsamania

Noticias

02/02/2024 06:00:00

El pronóstico de inflación del BoE contradice las expectativas de que recorte tipos pronto

El Banco de Inglaterra (BoE) dejó claro en su primera reunión del año que necesita más tiempo y más evidencia de que la tendencia desinflacionaria es verdadera antes de estar preparado para entrar firmemente en territorio moderado. Además, el pronóstico de inflación del organismo contradice las expectativas de que el recorte de tipos de interés llegará pronto.


Las nuevas previsiones del organismo británico apuntan a que la inflación alcanzará el 2% en el segundo trimestre de este año. Eso sí, se mantendrá ahí durante un tiempo breve, pues espera que volverá a subir por encima del 2% en el tercer trimestre de 2024 y no regresará al objetivo hasta finales de 2026, un año más tarde de lo que el BoE había previsto en noviembre.

"Las previsiones ofrecieron una guía amplia sobre el probable ritmo de relajación. La proyección de inflación basada en las expectativas de tipos de interés del mercado (que implican recortes de tipos de alrededor de 100 puntos básicos este año) mostró una inflación del 2,3% dentro de dos años, ligeramente superior al objetivo del 2%. Por el contrario, la proyección basada en el mantenimiento de la tasa bancaria en su nivel actual mostró que la inflación caería a solo el 1,4% a principios de 2026", explican en Oxford Economics.

Su percepción es que "esto implica que el Comité de Política Monetaria (MPC) espera recortar los tipos de interés de manera razonablemente agresiva, aunque no tan rápido como anticipan los mercados".

"Se espera que la inflación vuelva a alcanzar su objetivo en primavera, pero antes de que alguien descorche la botella, se prevé que vuelva a recuperarse hacia finales de año. Dado que aún se siente gran parte del impacto económico de las anteriores subidas de tipos de interés, no sorprende que el banco esté de brazos cruzados y ese podría ser el patrón al que tengamos que acostumbrarnos durante algún tiempo", opinan en AJ Bell.

Además, en las actas de la reunión de febrero, las autoridades señalan que si la tasa bancaria se mantuviera en el nivel actual del 5,25%, la inflación caería por debajo del objetivo del 2% a partir del cuarto trimestre de 2025 en adelante.

"Aunque el BoE dijo que seguiría revisando cuánto tiempo necesitarían los tipos permanecer en territorio restrictivo, el tono de la declaración mantuvo la preocupación sobre la persistencia de la inflación", comentan los analistas de ING.

El BoE continúa centrándose en el mercado laboral, el crecimiento de los salarios y la inflación de los precios de los servicios y el rumbo de la política dependerá en gran medida de los datos. "Creemos que habrá más evidencia de esto durante el segundo trimestre y que, en última instancia, el banco tendrá suficiente información este verano para iniciar un ciclo de flexibilización en agosto", añaden.

CAMBIO A UN TONO MÁS NEUTRAL

Algo que también destacan los expertos es que el organismo ha cambiado de una postura dura a una neutral. "En pocas palabras, el MPC ha cambiado su forma de pensar de si la tasa bancaria necesitará subir para alcanzar su objetivo de inflación a cuándo puede reducirse para lograrlo", expresan en Berenberg.

Bajo su punto de vista, el BoE ha eliminado el sesgo agresivo en sus directrices futuras: "En diciembre, las directrices enfatizaron que sería necesario un mayor ajuste si la inflación se mantenía más rígida de lo esperado, pero esto se abandonó en las actas de febrero. En cambio, aunque los responsables de las políticas siguen esperando que la política tendrá que seguir siendo restrictiva durante el tiempo suficiente para que la inflación regrese al objetivo del 2% de manera sostenible, agregaron que seguirán examinando durante cuánto tiempo se debe mantener la tasa bancaria en su nivel actual".

Así, consideran que las señales de que el BoE ha abandonado su tendencia dura marcan la dirección para las próximas reuniones. Estiman que en el próximo encuentro de marzo "una mayor desinflación debería persuadir a los halcones restantes a abandonar su preferencia por nuevas subidas. En la reunión de mayo, que incluirá una nueva serie de previsiones, debería poder enviar una señal más clara sobre el momento del primer recorte".

Esperan que eso suceda en junio, pero "si una minoría más amplia de autoridades decide que ya se necesitan recortes para marzo, los riesgos se inclinarían hacia un primer recorte en mayo. Seguimos esperando recortes de 125 puntos básicos en 2024, seguidos de otros 100 puntos básicos en 2025, hasta un tipo bancario del 3% para finales de 2025".

Una visión similar tienen en Danske Bank, donde coinciden en que el BoE ha adoptado un enfoque más neutral respecto de la política monetaria "al eliminar su sesgo restrictivo, una división de votos menos agresiva que antes y, en general, tener más confianza en la evolución de la persistencia de la inflación". En su caso, calculan que el primer recorte de tipos de 25 puntos básicos llegue en junio, "algo que creemos que respalda la reunión" de este jueves. Posteriormente, prevén recortes de 25 puntos básicos en los siguientes trimestres, por un total de 75 puntos básicos para 2024.

Mientras, en Oxford Economics consideran que las preocupaciones sobre la fortaleza duradera del crecimiento salarial llevarán al MPC a pecar de cauteloso cuando se trata del momento del primer recorte. "Entonces, si bien mayo sigue siendo una posibilidad, ahora nos inclinamos por junio como la opción más probable. También creemos que la incertidumbre en torno a los salarios y el posible impacto inflacionario de la perturbación del Mar Rojo influirán en el ritmo de los recortes".

Estiman que habrá recortes de tipos de 75 puntos básicos este año y vaticinan que los recortes posteriores se producirán en las reuniones de agosto y noviembre. En Pantheon Macroeconomics comparten estos cálculos: "Nuestra previsión es que el MPC recortará la tasa bancaria en 75 puntos básicos, hasta el 4,5% para finales de este año. Seguimos esperando que el primer recorte de 25 puntos básicos se produzca en mayo, pero los riesgos siguen sesgados hacia un comienzo más tardío".


BOLSA y MERCADOS





Empresas
Empresas

JP Morgan y RBC apuestan por Repsol: "Es demasiado buena para ignorarla"

  • Empresas - 26/02/2024 09:14

Era uno de los eventos más esperados de la semana y cumplió con creces. Este jueves, Repsol presentó los resultados del cuarto trimestre y del ejercicio fiscal 2023, un período que se saldó con una reducción del 25% del beneficio, pero en el que el foco de los inversores estaba puesto en más cosas que las cifras de la cotizada. Y es que los analistas estaban muy pendientes de la actualización del Plan Estratégico de la compañía hasta 2027 y de la mejora de la rentabilidad al accionista, dos campos en los que la petrolera española ha cumplido con nota para JP Morgan y para RBC.