Logo Bolsamania

Noticias

23/09/2022 16:55:29

La actividad del sector privado de EEUU cae a un ritmo más suave en septiembre

Las empresas del sector privado de EEUU registraron una caída más suave en la producción durante septiembre, según los últimos datos flash PMI elaborados por S&P Global. Las contracciones de la actividad en los sectores manufacturero y de servicios disminuyeron. La disminución general fue solo marginal y señaló una tasa de disminución notablemente más lenta en comparación con la observada en agosto.


El Índice de Producción Compuesto flash PMI registró 49,3 en septiembre, frente al 44,6 de agosto, lo que señaló una disminución más suave y solo marginal en la actividad comercial del sector privado. La disminución también fue la más lenta en la actual secuencia de contracción de tres meses. Aunque los fabricantes continuaron registrando una ligera caída en la producción, los proveedores de servicios indicaron un ritmo mucho más lento de reducción de la producción.

Los nuevos pedidos recibidos por las empresas del sector privado volvieron a territorio expansivo en septiembre, con un crecimiento generalizado en los sectores manufacturero y de servicios. El repunte fue leve, a pesar de ser el más rápido desde mayo. En aquellas entidades en las que se observó un aumento, algunas firmas lo vincularon a la adquisición de nuevos clientes. Sin embargo, la tasa de expansión históricamente fue moderada, ya que varias empresas sugirieron que las presiones inflacionarias seguían pesando sobre el gasto de los clientes. Los nuevos pedidos de exportación se mantuvieron en contracción, y la tasa de disminución fue la segunda más rápida desde mayo de 2020.

Los aumentos más suaves en la carga de los costes, llevaron a las empresas a aumentar sus precios de venta a un ritmo más lento al final del tercer trimestre. La moderación estuvo a cargo de los proveedores de servicios, ya que los fabricantes registraron un aumento más pronunciado en los cargos de producción en un esfuerzo por trasladar los costes más altos a los clientes.

El empleo en el sector privado siguió aumentando en septiembre, aunque a un ritmo más lento que en agosto. El repunte moderado en el número de trabajadores reflejó expansiones en los niveles de dotación de personal del sector manufacturero y de servicios.

Las empresas del sector privado se mostraron más optimistas en sus expectativas de producción durante los próximos 12 meses al final del tercer trimestre.

CAÍDA MÁS LENTA DE LA ACTIVIDAD COMERCIAL

El Índice de Servicios PMI, en su lectura flash, registró en 49,2 en septiembre, notablemente por encima del 43,7 de agosto, lo que indica una caída mucho más lenta en la actividad comercial, la más suave en tres meses, ya que las empresas declararon que un repunte en los nuevos pedidos y la demanda de los clientes amortiguaron la contracción.

Mientras tanto, los nuevos pedidos aumentaron después de haber sufrido una caída durante agosto. Sin embargo, el repunte fue solo leve en general, ya que persistieron los informes de fuerte inflación y tasas de interés que obstaculizaron las ventas. En contraste con un aumento en el total de nuevos negocios, los nuevos pedidos de exportación cayeron por cuarto mes consecutivo.

Las presiones inflacionarias en el sector de los servicios siguieron siendo considerables en septiembre. Las empresas trasladaron los ahorros de costes a sus clientes cuando fue posible, lo que condujo al aumento más lento en los cargos por producción durante casi dos años.

El Índice PMI Manufacturero, en su lectura flash, registró 51,8 en septiembre, ligeramente por encima del 51,5 de agosto, lo que continuó indicando una mejora relativamente moderada en la salud del sector manufacturero. La lectura del dato de septiembre fue la segunda más baja desde julio de 2020.

Una nueva contracción en la producción durante septiembre influyó en el repunte general. La caída fue solo marginal, pero en general en línea con la observada en agosto. Las restricciones de la cadena de suministro y la demanda relativamente moderadas continuaron obstaculizando la producción y la capacidad, y los retrasos en el trabajo volvieron a aumentar.

Los nuevos pedidos crecieron por primera vez en cuatro meses al final del tercer trimestre, aunque solo ligeramente. Las condiciones moderadas de la demanda se debieron a preocupaciones sobre la inflación y la incertidumbre económica. Los nuevos pedidos de exportación se mantuvieron en territorio de contracción en medio de condiciones económicas desafiantes en mercados de exportación clave.

En cuanto al empleo, una mayor capacidad para contratar nuevos trabajadores condujo a un sólido repunte en los fabricantes en septiembre. La tasa de creación de empleo fue la más rápida desde marzo.

“Las empresas estadounidenses están reportando un tercer mes consecutivo de caídas de la producción durante septiembre, redondeando el más débil trimestre para la economía desde la crisis financiera mundial si se excluyen los bloqueos pandémicos de principios de 2020. Sin embargo, aunque la producción disminuyó tanto en el sector manufacturero como en el de servicios durante septiembre, en ambos casos el ritmo de contracción se moderó en comparación con agosto, especialmente en los servicios, con un crecimiento moderado de los libros de pedidos", señaló Chris Williamson, economista jefe de negocios de S&P Global Market.

"Sin embargo, las presiones inflacionarias siguen siendo elevadas según los estándares históricos y, con la actividad comercial en declive, las encuestas continúan pintando un panorama amplio de una economía que lucha en un entorno estanflacionario”, concluyó.