Logo Bolsamania

Noticias

19/02/2021 13:40:06

El PP reconoce ahora que el cambio de sede se debe también a motivos económicos

Este viernes se ha acabado por confirmar lo que algunos ya barruntaban en los corrillos políticos desde Pablo Casado anunciase a principios de semana el cambio de sede. Ahora varios dirigentes del PP reconocen que la decisión de abandonar Génova 13 no es únicamente para desligarse de los casos de corrupción que aún salpican a la formación, como defendió el líder de los populares, sino que detrás de ella también hay razones económicas.


Y es que los resultados cosechados por el partido en las últimas elecciones le han dejado muy tocado, económicamente hablando. Dependiendo de los datos de los comicios, los partidos reciben una u otra cantidad en concepto de subvenciones. El problema es que las del PP han caído en picado, y eso reduce la cantidad de dinero disponible.

Así lo dejaba entrever el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, este jueves en una entrevista en La noche en 24 horas de RTVE. Dijo que a su juicio "no parece razonable" abandonar la sede de "una empresa, organización o partido político" cuando se "tienen problemas con algunas personas o dirigentes", en referencia a la decisión de Casado de dejar Génova porque su reforma se encuentra actualmente investigada por la Audiencia Nacional.

Según expresó Feijóo, dejar la sede es un "asunto interno que debe ser debatido internamente", y eso es algo de lo que él "no estaba muy informado". Por eso, se aventuró a dejar caer posibles factores para la decisión, como la falta de dinero del PP. "Una cosa es que se esté valorando la posibilidad de usar una sede más modesta y otra cosa es que se venda, entre otras cosas, porque se debe un porrón de dinero", dijo. Y añadió que "lo que está claro es que se deben millones de euros, que están sin pagar", en referencia a la compra de la sede.

Este viernes, en una entrevista en la Cope, Feijóo ha incidido sobre la misma idea: "Si cada vez que un partido tiene un problema andamos cambiando de sede, no hay una sola sede en España que merezca ser ocupada por un partido político", ha dicho.

Pero no ha sido el único. A pesar de negarlo al principio, como también habían hecho otros dirigentes del PP, este viernes José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid y portavoz nacional de los populares, ha reconocido que hay problemas de dinero. Tras asegurar que con esta decisión la dirección nacional del partido ha transmitido un "mensaje de contundencia y firmeza a los españoles", que pasa por "elevar el listón de la ejemplaridad en la política española", ha admitido que los problemas por las causas contra Luis Bárcenas no son la única razón.

"Es una decisión razonable y meditada", que también tiene detrás "cuestiones logísticas y económicas por la situación electoral", que requieren "medidas de austeridad", ha dicho Almeida en una entrevista en El programa de Ana Rosa de Telecinco. Se refiere a los 38 millones que, según las últimas cuentas publicadas por el PP, debía el partido a cierre de 2019.

La formación reconoce así que tiene un problema económico. Sus arcas no están todo lo boyantes que le gustaría, al haber pedido asignaciones por los malos resultados cosechados en las elecciones generales de hace dos años. Y aunque desde el partido aseguran que ya se ha amortizado la mayor parte de la hipoteca que se pidió para comprar el edificio, también dicen que esta decisión les dará aire para poder destinar más fondos a cuestiones políticas.

Aunque dependerá de la decisión que tomen. Según cálculos del portal inmobiliario Idealista, si opta por alquilarlo podría obtener entre 140.000 y 160.000 euros mensuales, pero si vende el edificio, el PP podría conseguir hasta 36 millones de euros, 30 millones de euros procedentes de la transacción de las oficinas y seis millones de euros de las 93 plazas de aparcamiento.