Logo Bolsamania

Noticias

23/09/2022 06:00:00

¿Por qué razones caen las criptos si La Fusión de Ethereum ha sido un éxito?

Las criptomonedas no levantan cabeza. Los inversores observan como los activos digitales siguen con su marcado carácter bajista y no envían señales de mejorar, pese a que se suceden las noticias positivas en el criptoespacio. Los desarrollos tecnológicos, como la reciente actualización de Ethereum, se despliegan con éxito, crecen los casos de uso y el interés de empresas e inversores institucionales no merma, pero la capitalización total sigue tozudamente por debajo del billón de dólares y los analistas técnicos avisan de que la corrección será aún mayor para el bitcoin (BTC) y el ether (ETH).


La pregunta que se formulan muchos inversores minoristas es precisamente la de por qué no se animan los precios si el Merge (La Fusión) de Ethereum fue un éxito. Por contra, el ETH ha perdido alrededor de un 20% en la última semana y el bitcoin un 5%, mientras en otros tokens las caídas son más abultadas. El cambio de mecanismo de consenso a prueba de participación sin contratiempos dejó a muchos especuladores que se habían posicionado en corto, esperando un fracaso y una oleada de ventas, con la boca abierta, pero igualmente desencadenó un movimiento de vende con el hecho.

Los expertos coinciden en señalar que este fue el primer desencadenante del desplome. Numerosos participantes en el mercado llegaron a la conclusión de que era hora de hacer caja de todos modos, después de haber elevado el precio del ETH durante meses en anticipación a La Fusión. El token había llegado a remontar más de un 100% desde los mínimos de junio y mantenía una apreciación del 80% hace apenas una semana desde los mínimos de menos de 900 dólares de junio por lo que muchos decidieron salir del mercado habiendo llenado los bolsillos.

Después de estas caídas se empezaron a escuchar las voces de los críticos con los riesgos de centralización del modelo de prueba de participación, ya que los nodos de la cadena de bloques están ahora en unas pocas manos. Y también se encajó el hecho de que Ethereum tiene un largo camino por recorrer antes de que la velocidad y el abaratamiento de las transacciones que promete la versión 2.0 de la cadena de bloques sea una realidad.

De hecho, los fundadores de la blockchain de los contratos inteligentes estiman que tras La Fusión las mejoras sólo están completas al 55% y aunque es cierto que se ha eliminado el 99% del impacto medioambiental y la red es ahora más sostenible, parece ser un motivo insuficiente para atraer nuevos capitales. Otros beneficios del cambio, como una mayor escalabilidad y unas tarifas más bajas, no llegarán hasta la próxima actualización del año que viene.

Además, "la presión de venta desde La Fusión se ha visto exacerbada por que los mineros de Ethereum han vendido parte de su inventario", subrayan desde Julius Baer. La minería -la validación de transacciones a base de esfuerzo computacional y alto consumo energético- era necesaria para el mecanismo de consenso prueba de trabajo de Ethereum, pero ya no lo es tras el cambio a prueba de participación. Muchos mineros se opusieron al cambio y apoyaron una bifurcación dura que dio lugar a la nueva blockchain EthereumPoW (ETHW). El precio del token ETHW ha bajado a 5 dólares, desde los 30 dólares que costaba poco después del cambio de mecanismo de consenso.

Por otra parte, los expertos de Julius Baer también creen que "los últimos días han demostrado que los factores específicos de las criptomonedas significan poco en términos de movimientos del mercado". Por el contrario, "las razones que pesan a la baja en los mercados globales siguen siendo los protagonistas, respaldados por la nueva subida de los tipos de interés de la Reserva Federal de EEUU del miércoles, que ejerció presión sobre los precios". "Es poco probable que este difícil entorno cambie a corto plazo, y aboga en contra de un repunte rápido y duradero de los activos digitales", afirman. Dicho esto, "seguimos viendo muchas opciones y potencial a largo plazo en esta clase de activos", aseveran.

A medio y largo plazo, creen los analistas de la entidad suiza que esta clase de activos tienen muchas opciones y potencial. Incluso aunque el bitcoin no migre hacia el modelo de prueba de participación. "No creemos que el bitcoin vaya a seguir los pasos de Ethereum a corto plazo. La comunidad de Bitcoin está muy centrada en factores como la descentralización y la seguridad, que se perderían si la red se alejara del modelo prueba de trabajo", explican.

De hecho, afirman que tanto este enfoque como la intensidad de la energía relacionada son una "precondición" para que el bitcoin se convierta potencialmente en una forma de "oro digital" en el futuro. "Aunque el bitcoin no presenta las mismas características de refugio que el oro a día de hoy, al menos ambos activos están subidos en la misma montaña rusa de tipos de interés", redondean.