Logo Bolsamania

Noticias

23/02/2021 17:54:39

El petróleo borra las subidas y cotiza con indecisión, lo que golpea a Repsol

El petróleo no ha logrado mantener las subidas con las que ha iniciado la jornada y se ha dado la vuelta. El oro negro cotiza con indecisión (el barril de calidad Brent, de referencia en Europa, está plano en los 64,26 dólares, y el de tipo West Texas, de referencia en EEUU, cae un 0,3% hasta los 61,52 dólares), lo que ha acabado afectando a Repsol. La petrolera española, que había logrado desligarse de esta tendencia (ha empezado la sesión con subidas del 1,8%, se ha dado la vuelta y ha llegado a caer un 1%, y luego ha llegado a subir un 0,8%) ha acabado la sesión con un retroceso del -0,05%.


Pese a todo, "el impulso positivo continúa, con los inversores predispuestos sin reparos a una visión alcista", dicen los expertos. Son palabras de los estrategas de Axi recogidas por CNBC. El crudo, que ya sube un 28% en el año, había prolongado su avance ayudado por el debilitamiento del dólar, pero también por las previsiones que apuntan a que el petróleo gozará en los próximos meses de mayor fortaleza. Y aunque ahora cotiza en rojo, el optimismo sigue predominando. De hecho, Goldman Sachs acaba de actualizar sus previsiones y cree ahora que la demanda mundial se recuperará más rápido que la oferta.

El banco estadounidense ha elevado sus estimaciones para el Brent en 10 dólares para el segundo y el tercer trimestre de 2021, alegando que la disminución de los inventarios previstos, el aumento de los costes marginales para reanudar la actividad upstream y las entradas especulativas darán un nuevo impulso al precio. Espera que el barril de referencia en Europa alcance los 70 dólares en el segundo trimestre, frente a los 60 dólares que preveía anteriormente, y para el tercer trimestre lo eleva a 75 dólares, frente a los 65 anteriores.

Aunque no es el único que ha cambiado sus proyecciones sobre el petróleo. Morgan Stanley espera ahora que los precios del crudo Brent suban hasta los 70 dólares por barril en el tercer trimestre por los "signos de un mercado muy mejorado", incluidas las perspectivas de un repunte de la demanda.

Según los expertos de Oanda, "es difícil no ser optimista con los precios del petróleo ahora que la interrupción de la helada prácticamente garantiza que el repunte de la demanda de crudo en verano borrará cualquier exceso de oferta que quede", dicen en referencia a lo ocurrido en Texas en los últimos días. En su opinión, "la demanda mundial de petróleo tiene mucho mejor aspecto ahora que la vacuna de Pfizer muestra resultados positivos tras una dosis, que el Reino Unido ve el fin de la pandemia a la vista y que las hospitalizaciones y las muertes siguen disminuyendo tras alcanzar su máximo a principios de enero" en todo el mundo, remarcan.

Por su parte, desde Julius Baer comentan que la recuperación del mercado del petróleo "parece muy avanzada, sobre todo gracias a vientos de cola extraordinarios, como la helada texana de la semana pasada, que redujo el suministro". En su opinión, "los fundamentos y los flujos, es decir, el estado de ánimo cada vez más alcista del mercado, deberían seguir aportando vientos de cola a corto plazo, lo que probablemente hará que los precios superen temporalmente los 70 dólares a mediados de año".

Como dicen los analistas de esta firma, por el momento mantienen una opinión "constructiva" respecto al crudo, aunque avisan: "A largo plazo, somos escépticos en cuanto a la persistencia de estos niveles de precios, ya que el petróleo de esquisto y el de los países petroleros deberían volver".

¿CORRECCIÓN A LA VISTA?

Aunque no todos comparten esta visión. Desde Swissquote apuntan que pese a que los precios de la energía y de las materias primas siguen subiendo ante las perspectivas de una fuerte recuperación económica en medio de los esfuerzos mundiales de vacunación, apoyándose en la relajación de la tragedia energética de Texas y en los rumores de desacuerdo entre Arabia Saudí y Rusia sobre qué hacer a continuación con los recortes de producción, los analistas de esta firma creen que "el repunte de los precios del petróleo parece estar lejos, ya que los indicadores técnicos apuntan a condiciones de sobrecompra en el mercado a diario".

"Es plausible una corrección a la baja por debajo de los 60 dólares por barril, siendo la mayor amenaza a corto plazo la reunión de la OPEP+ de la próxima semana", comentan.