Logo Bolsamania

Noticias

17/07/2021 06:00:00

"Los países del Sur podrán disfrutar de al menos media temporada turística de verano"

Por mucho que haya malas noticias relacionadas con la cepa Delta, noticias que han tenido un claro impacto esta semana en las bolsas, los expertos siguen confiando en que la "carrera" entre el virus y las vacunas la ganarán estas últimas. Insisten los analistas en que el vínculo entre contagios y hospitalizaciones se ha debilitado gracias a las vacunas y en que la situación que están soportando ahora los sistemas médicos no es comparable a las anteriores oleadas.


Esta es una de las principales razones por las que la firma alemana Berenberg mantiene sus perspectivas de "fuerte crecimiento económico mundial", que se basa en tres supuestos.

En primer lugar, no cree que vayan a imponerse restricciones a gran escala en el mundo occidental durante este verano para contener la propagación de la cepa Delta.

"El impacto de un déficit turístico en el PIB medio de la eurozona en el tercer trimestre de 2021 sería probablemente modesto"

En segundo lugar, considera que los países del Sur de Europa, entre los que se encuentra España, "podrán disfrutar de, al menos, media temporada turística de verano". La población que ya está totalmente vacunada en los principales países turísticos oscila entre el 41% de Italia, el 43% de Grecia, el 44% de Portugal y el 48% de España. El 44% de los alemanes y el 52% de los ciudadanos del Reino Unido, que suelen pasar sus vacaciones de verano en las playas del Mediterráneo, también están inoculados.

"Como cada vez hay más personas que se protegen al máximo contra el contagio y la propagación de la enfermedad, es posible que el número de turistas de verano aumente al menos a la mitad de la cifra normal. El impacto de un déficit turístico en el PIB medio de la eurozona en el tercer trimestre de 2021 sería probablemente modesto", sostiene Berenberg.

Y, en tercer lugar, espera que el progreso generalizado de la inoculación mantendrá a raya el probable aumento estacional de las infecciones por virus respiratorios en otoño e invierno. Eso sí, cree que posiblemente harán falta "vacunas de refuerzo". Esto llevará a que, cuando el clima empeore tampoco sea necesario volver a imponer restricciones a gran escala que resulten económicamente perjudiciales.

EL DEBATE POLÍTICO HA CAMBIADO

Para Berenberg y su tesis económica optimista es importante también el hecho de que el debate político haya cambiado. Ahora que no hay problemas en el suministro de vacunas, éste se centra en la aceleración de la campaña de vacunación y en llegar a los que son reacios a recibir la vacuna.

"Pocas personas quieren renunciar a los placeres personales y a los beneficios económicos de la vida normal para proteger a los que se niegan a vacunarse", afirman tajantes desde la firma alemana.

Por eso, lo que esperan es que los políticos apuesten por seguir insistiendo en la vacunación, pero adoptando "medidas específicas", más que restricciones más amplias o cambios más generales que puedan repercutir en las estadísticas macroeconómicas.

"Por supuesto, hay que vigilar de cerca la situación. Aunque la relación entre las infecciones y las complicaciones médicas graves se ha debilitado de forma significativa, como ha sucedido de una oleada a otra, la pandemia aún puede arrojar sorpresas desagradables", reconocen.

Berenberg reitera que lo que haga Reino Unido a partir de este próximo lunes con las medidas servirá para testear. "Sigue siendo un caso de prueba, ya que va cuatro semanas por delante de la zona euro en términos de infecciones registradas y cinco semanas en términos de inoculación. Si Reino Unido no tiene que volver a imponer restricciones significativamente más estrictas para hacer frente a la oleada Delta, es probable que ocurra lo mismo en la eurozona y Estados Unidos".