Logo Bolsamania

Noticias

13/01/2023 09:54:32

Optimismo moderado por el IPC de EEUU: "El mercado esperaba otra sorpresa a la baja"

La inflación en Estados Unidos sumó en diciembre su sexto mes consecutivo a la baja, que ha llevado la tasa interanual hasta el 6,5% tras haber tocado máximos del 9,1% en junio, en un movimiento que los analistas celebran aunque con cierta moderación, ya que consideran que "el mercado esperaba otra sorpresa a la baja", que pudiera reforzar la idea de que la política de endurecimiento monetario de la Reserva Federal está cerca de su clímax.


Según el criterio de Jon Maier, CIO de Global X, "la sorpresa cruzada es que el mercado esperaba otra sorpresa a la baja", ya que si bien se ha producido un notorio descenso desde los máximos anuales, "el todavía elevado nivel general pone de relieve la persistente carga que el aumento del coste de la vida ha supuesto para los hogares estadounidenses".

"Estamos convencidos de que la Reserva Federal podría subir 25 puntos básicos el tipo de interés de los fondos federales en febrero, pero no esperamos una pausa. Vemos descensos secuenciales en el IPC, pero aún queda trabajo por hacer", considera.

En una línea similar se expresa Daniele Antonucci, economista jefe y macroestratega de Quintet Private Bank, quien recuerda que "después de dos sorpresas a la baja significativas en octubre y noviembre, la lectura de diciembre estuvo en línea con las expectativas, pero aún representa un paso importante para revertir el aumento de la inflación provocado por la pandemia".

"Los mercados habían valorado una probabilidad del 75% de un alza de un cuarto de punto en la próxima reunión de la Fed en febrero. Esto se movió por encima del 90% inmediatamente después de la publicación del IPC", señala.

Antonucci subraya también que "los mercados ya habían descontado otro paso a la baja en el ritmo de subida de tipos de la Fed en febrero, a 25 pb desde 50 pb", una posibilidad que queda "reforzada" con el IPC de diciembre, aunque no da nada por hecho. "En ese contexto, aunque han aumentado los riesgos de una subida de tipos más pequeña en febrero, ¡todavía creemos que una subida de medio punto sigue siendo una posibilidad!", agrega.

PASOS EN LA DIRECCIÓN CORRECTA

Con todo, parece innegable que "el IPC de diciembre es otro pequeño paso en la dirección correcta", como señalan desde Oxford Economics, aunque puede no ser suficiente para que la Reserva Federal tenga la certeza de que se encamina hacia el objetivo del 2%.

"El dato de diciembre no altera nuestro pronóstico para la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto, donde esperamos que eleven el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 25 puntos básicos. Es probable que esta no sea la última subida de tipos de este ciclo, ya que la Fed querrá pruebas concretas de que ha superado la inflación", valoran.

La reducción de la inflación se explica, en gran medida, por el descenso en el coste de la energía (-4,5% mensual), aunque estos precios "son volátiles y la Fed no puede confiar en que esto sea una fuente consistente de desinflación".

"Aunque ampliamente esperado, la aceleración de la inflación de los servicios molestará a la Fed. Los precios de los servicios son más caros que los precios de los bienes, y esto será una fuente notable de inflación durante la primera mitad del año", agregan.

Que la inflación está bajando en Estados Unidos es un hecho, pero el gran interrogante es cuanto tiempo puede tardar en regresar al 2%, y en este sentido la economista senior en Federated Hermes Limited Silvia Dall'Angelo vaticina que se mantendrá "por encima del objetivo a lo largo de 2023" y, según su escenario base, "no lo alcanzará hasta 2024".

"Como es probable que la inflación se mantenga por encima del objetivo este año y las presiones inflacionistas que afectan a los precios subyacentes tardarán algún tiempo en desaparecer, en nuestra opinión, la Fed probablemente se mantendrá en los niveles máximos durante algún tiempo, al menos a lo largo de 2023", explica.

¿25 PUNTOS BÁSICOS EN FEBRERO?

La subida de 25 pb en la reunión de la Fed de febrero parece unánime entre los expertos, ya que por esta posibilidad se decantan también desde Berenberg. En la firma tampoco ven el IPC de diciembre como una prueba lo suficientemente sólida para el banco central, aunque consideran que pueden contribuir a una pausa en el alza de tipos después de la reunión de mayo.

"Si bien es probable que esto aún no cumpla con los criterios de la Reserva Federal para obtener evidencia convincente de que la inflación tiende a bajar al 2 %, las presiones desinflacionarias reflejadas en el informe del IPC de diciembre, junto con la evidencia de una disminución del crecimiento de los salarios, probablemente prepararán el escenario para una pausa en las alzas de tasas tras la reunión de mayo de la Fed", apuntan.

Raphael Olszyna-Marzys, economista internacional en J. Safra Sarasin Sustainable AM, también ve una subida de 25 pb como el escenario más factible para febrero, si bien pone el foco en cuándo llegará el tan ansiado pivote en la política monetaria de la Fed

"De cara al futuro, la atención se centrará cada vez más en el momento en que la Fed dé un giro en su política. Dada la rigidez del mercado laboral, seguimos siendo escépticos en cuanto a que los recortes de tipos se produzcan tan pronto como espera el mercado", valora

Para Axel Botte, estratega global de Ostrum AM, "la desinflación sigue frenada por la vivienda, que tardará varios meses en tener en cuenta el ajuste ya visible de los alquileres y los precios inmobiliarios", aunque recuerda que el descenso del IPC "prosigue al ritmo previsto".

"El mercado sigue opinando que la Fed no subirá los tipos tanto como indicaba en las proyecciones de diciembre. Las menores subidas de tipos previstas crean una dinámica de mercado favorable para los activos de riesgo (renta variable, crédito, incluso duración) en un contexto de caída del dólar. Sin embargo, no puede descartarse que la reapertura de China induzca un pronto repunte de los precios del petróleo. En este caso, las expectativas del mercado volverían a converger hacia los niveles indicados por el FOMC... lo que podría provocar una nueva debilidad en la renta variable”, asegura.