Logo Bolsamania

Noticias

20/07/2021 07:55:00

Las monedas estables como el tether "entrañan un riesgo sistémico" y Yellen pide regulación

En las últimas semanas, no han dejado de sonar voces de alerta en torno a las monedas estables (‘stablecoins) como tether, que preocupan por igual a economistas y autoridades, especialmente en EEUU. Después de las llamadas de atención a Gobierno de Joe Biden por parte de la Reserva Federal de EEUU (Fed), la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha urgido a los reguladores a tomar medidas, mientras un informe las compara con las prácticas bancarias “salvajes” del siglo XIX en EEUU.


Es lo que auguran el economista de Yale Gary Gorton y el abogado de la Reserva Federal de EEUU Jeffery Zhang, en un informe publicado el fin de semana bajo el título de “Domando las salvajes monedas estables”. A su juicio, tal como se desprende de este texto, existe un riesgo sistémico para el sistema financiero por una "forma digital de dinero producido privadamente" vinculado uno a uno con activos "seguros".

Si no se controla, el mundo de las stablecoins podría convertirse en uno que recuerde al periodo de banca libre de hace dos siglos, cuando los bancos privados emitían sus propios billetes para satisfacer la creciente demanda de los consumidores, lo que dificultaba las transacciones debido a la fluctuación de los precios.

Yellen se ha hecho eco de estos avisos y ha instado a los principales reguladores financieros de Estados Unidos a que aceleren el estudio de nuevas normas para vigilar estos activos que permanecen en gran medida sin supervisión. "La secretaria subrayó la necesidad de actuar con rapidez para garantizar la existencia de un marco regulador adecuado en Estados Unidos", dijo el lunes el Departamento del Tesoro en un comunicado tras una reunión del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros. El grupo "espera emitir recomendaciones en los próximos meses", según el comunicado.

Las stablecoins son criptodivisas cuyo precio está diseñado para estar vinculado a una criptodivisa, a dinero fiduciario o a materias primas que cotizan en bolsa (como metales preciosos o industriales). En concreto, el tether es una criptomoneda con colateral en dinero fiduciario (el dólar en este caso). Sin embargo, sólo una fracción de sus reservas -el 2,9%, para ser exactos- está en efectivo, según datos de la misma compañía,mientras que la gran mayoría es papel comercial, una forma de deuda no garantizada a corto plazo. Según JPMorgan, Tether se encuentra entre los 10 mayores tenedores de papel comercial del mundo, lo que la equipara con los fondos tradicionales del mercado monetario, pero sin ninguna regulación.

Esto se traduce en que con más de 60.000 millones de dólares en tokens en circulación, tiene más depósitos que muchos bancos estadounidenses, lo que, a juicio de la Fed entraña un riesgo potencial para la estabilidad financiera. Mientras tanto, algunos inversores creen que una pérdida de confianza en esta ‘cripto’ podría ser el "cisne negro" de las criptomonedas, un acontecimiento imprevisible que afectaría gravemente al mercado.

Según Gorton y Zhang, al igual que en el siglo XIX las retiradas masivas de depósitos bancarios eran reales y devastadores, “el nuevo dinero privado criptográfico no es un medio de cambio eficaz porque no siempre es aceptado por su valor nominal y está sujetos a las fugas de dinero de los bancos”.

"Si los responsables políticos esperan una década, los emisores de stablecoins se convertirán en los fondos del mercado monetario del siglo XXI, demasiado grandes para quebrar, y el gobierno tendrá que intervenir con un paquete de rescate cada vez que se produzca un pánico financiero", señalan estos analistas.

Además, preservar la soberanía monetaria del gobierno es fundamental para establecer la política monetaria, escriben. "Los responsables políticos deberían aprender de la historia y no volver a cometer los mismos errores”, prosiguen. Por lo tanto, deben regular a los emisores de stablecoins como bancos y emitir una moneda digital del banco central, para tener una moneda uniforme.