Logo Bolsamania

Noticias

05/08/2022 13:20:32

"Los bancos centrales han fracasado en aplicar las políticas adecuadas" cuando toca

El Banco de Inglaterra ha sido el último regulador monetario en "unirse a la fiesta" por completo de pleno endurecimiento en que ya se han embarcado la Reserva Federal de EEUU (Fed), el Banco de Australia y hasta el Banco Central Europeo (BCE), por citar algunos. Y aunque este no es un hecho que sorprenda a los analistas ni al mercado, sí enfada a expertos como Neil Wilson, de Markets.com, que creen que los guardianes del dinero han llegado tarde y mal a aportar soluciones para la actual coyuntura macro.


De aquellos lodos, estos barros, se lamentan no pocos analistas. Aquellos, como Wilson, que "advertían hace dos años que las expectativas de inflación se desanclaban debido a que el estímulo fiscal y monetario se encontraba con graves dislocaciones en las cadenas de suministro mundiales, los mercados laborales y la inversión". "Pero se autoproclamaron Maestros del Universo", critica .

Prosigue el analista recordando sus palabras de hace casi un año: "Por ahora, los bancos centrales siguen esperando y se quedan atrás. Hoy se ha evitado un trago amargo, pero la medicina necesaria será más difícil de tragar cuando finalmente llegue. Los tipos van a tener que subir para domar la inflación".

"El año pasado, el Comité de Política Monetaria contemplaba una inflación del 4% y no hizo nada. Ahora se enfrenta a una inflación del 13% y no puede hacer mucho al respecto. Los precios de la energía tendrán que bajar notablemente y eso no es algo que el MPC pueda hacer ahora", prosigue. "Ya no son los amos del universo", sentencia.

En cualquier caso, comentan los expertos que ha quedado claro es que al Banco de Inglaterra le preocupa que la subida de tipos perjudique a la economía al ralentizarse debido, principalmente, a la inflación importada. "No es una posición fácil, pero la inacción y los errores se cometieron el año pasado, cuando la economía podría haber manejado fácilmente una política más estricta", dice Wilson. Además, ahora, la vieja dama de la calle Threadneedle no solo cree que "una profunda recesión no sólo es inevitable, sino también necesaria para reducir la inflación", agregan desde Rabobank.

Lo mismo se podría decir de los bancos centrales del resto de economías. No parece haber salida. "¿Se pregunta por qué los bancos centrales se meten en este lío?", dice Wilson. "Porque son procíclicos, recortan en tiempos de expansión y suben en tiempos de contracción", explica. Y lanza más preguntas retóricas: "¿Por qué? Dígamelo usted: la única valoración que puedo hacer es que han fracasado sistemáticamente en aplicar las políticas adecuadas en el momento oportuno. El fracaso de las políticas, desde las energéticas hasta las económicas, está en todas partes".