Logo Bolsamania

Noticias

12/05/2022 14:24:09

La moneda estable de Tether (USDT) pierde su anclaje al dólar en plena crisis de Terra

La crisis de Terra y de su moneda estable, el dolar de terra (UST), tiene al mercado en pleno proceso de digestión de las caídas de todas las monedas digitales, con el bitcoin alrededor de 28.000 dólares, mínimos de 17 meses. La carnicería desatada sobre la moneda estable, además, tiene el potencial de convertirse en un momento Lehman Brothers para las criptomonedas, señalan algunos analistas, mientras otra de las llamadas stablecoins, el tether (USDT) ha perdido su vínculo con el dólar y ha tocado 0,95 dólares.


En algunas plataformas, el token ha bajado un 4,8% hasta los 0,9508 dólares, su peor nivel desde la gran caída de las criptomonedas de 2017. Este es un comportamiento muy poco característico, dado que el token está obligado a mantener una vinculación de 1:1 frente al dólar estadounidense. Los inversores desconfían de cualquier desacople de una stablecoin con su valor de referencia, después de que TerraUSD (UST) perdiera drásticamente su vinculación con el dólar esta semana.

USDT es la mayor stablecoin, y la tercera criptodivisa más grande, con un capital de mercado de 81.800 millones de dólares. Es claramente el token más utilizado para facilitar el comercio de criptomonedas. La gran diferencia entre ambos tokens estables es que mientras el UST de Terra es una moneda estable de tipo algorítmico, que tiene su propio sistema de señoreaje descentralizado, el USDT es una moneda estable centralizada respaldada por dinero fiduciario, lo que la convierte en un riesgo para el sistema financiero tradicional.

Los expertos apuntan a que el hundimiento del UST tiene todos los paralelismos del mundo con una huída de fondos de la banca o una quiebra como la ocurrida con Lehman Brothers en 2008, de ahí la comparación. En cuanto al tether, se está viendo sometido a una fuerte presión vendedora, fruto del pánico desatado en el mercado.

"Este colapso de una de las mayores stablecoins ha tenido un fuerte efecto dominó en todo el ecosistema de criptomonedas, con muchos participantes cuestionando la estabilidad real de estos tokens, así como el hecho de requerir una autoridad centralizada y los mercados financieros tradicionales para rescatar lo que se consideraba un ecosistema descentralizado", señalan los expertos de Julius Baer.

Este hecho refuerza la opinión de los analistas del banco suizo de que "los reguladores se centrarán cada vez más en el espacio de las finanzas descentralizadas (DeFi) y las monedas estables, que no están reguladas".