Logo Bolsamania

Noticias

23/06/2022 08:53:49

La actividad de las fábricas y los servicios nipones sigue mostrando divergencias

La publicación de los datos japoneses de este jueves muestran divergencias entre el sector servicios y el sector manufacturero. El PMI manufacturas flash ha caído a 52,7 en junio, desde el 53,3 de mayo. El índice flash del sector de los servicios subió a 54,2 en junio, frente a los 52,6 de mayo.


"La caída del PMI manufacturero estuvo encabezada por los nuevos pedidos, que cayeron a 49,4 desde 50,4, y la producción y las existencias de compras también fueron más débiles", indican los expertos de Pantheon Macroeconomics. "Tanto el empleo como los plazos de entrega de los proveedores mejoraron ligeramente, lo que supone una pequeña buena noticia, teniendo en cuenta la importancia del crecimiento salarial para el Banco de Japón y de las interrupciones de la cadena de suministro para el resto del mundo", agregan.

Los nuevos pedidos de exportación -que no se incluyen en el PMI general- aumentaron ligeramente, pero se mantuvieron en territorio de contracción, en 47,3 en junio, frente a 46,2 en mayo. "Las presiones de los costes se redujeron ligeramente, y el índice de precios de los insumos bajó de 76,0 a 74,3, aunque sigue siendo muy elevado. Sin embargo, el índice de precios de producción subió a 62,7, desde 61,4, lo que sugiere otro aumento de la inflación del IPP", indican.

Junto con el aumento de la producción de servicios, algunos indicadores prospectivos sugieren que las recientes ganancias -mejoras constantes desde el mínimo inducido por Covid de 44,2 en febrero- podrían estar disminuyendo. El índice de nuevas empresas y la cartera de pedidos cayeron en junio, aunque la actividad futura y los nuevos pedidos de exportación mejoraron. El empleo cayó, decepcionantemente, a 49,9, desde 51,7, compensando con creces la mejora en el sector manufacturero. Las presiones inflacionistas siguieron aumentando, con un incremento de los índices de precios de los insumos y de la producción.

"Nuestra opinión sigue siendo que la divergencia entre los dos PMI refleja la divergencia entre la demanda mundial y la nacional, dada la integración de la manufactura japonesa en las cadenas de suministro mundiales", subrayan desde Pantheon Macroeconomics.

La debilidad en este frente va más allá del cierre y la reapertura de China, ya que la demanda mundial de exportaciones se tambalea este año a medida que aumentan las presiones sobre los precios y se endurece la política monetaria. Los nuevos pedidos de exportación mejoraron en junio, pero siguen estando por debajo de 50, y probablemente reflejen, en el mejor de los casos, un impulso temporal de la reapertura de China. A nivel nacional, "Japón está disfrutando de una recuperación tras su propia caída en Omicron, reforzada por las ayudas en efectivo a los hogares, pero esto no durará para siempre, sobre todo porque los precios de los alimentos y la energía pesan sobre los ingresos disponibles. No vemos nada en estos datos que sugiera que un cambio de postura del Banco de Japón sea inminente", concluyen estos analistas.