Logo Bolsamania

Noticias

11/01/2022 06:00:00

Kazajistán "seguirá teniendo impacto en el hashrate y el precio" del bitcoin

El impacto involuntario que la crisis política en curso en Kazajistán ha tenido en la minería del bitcoin y en el precio del criptoactivo, está lejos de desvanecerse. Según los analistas de eToro, es probable que las tensiones en curso sigan dejando notar su huella en la reina de las criptomonedas, tanto en el hashrate como en el precio, que no logra despegar con holgura de sus recientes mínimos.


El país de Asia central es a día de hoy el segundo centro de minado mundial de monedas criptográficas, por detrás de EEUU, y representa algo más de un 15% en producción de bitcoin, comparado con un 8% el pasado abril. Muchas de las empresas de minería que operan actualmente en Kazajistán se instalaron después de la prohibición de esta actividad en China, entre mayo y junio del año pasado, en una saludable migración muy elogiada por los analistas por la celeridad con que esta actividad se recuperó del veto chino.

Junto a la resiliencia demostrada por este negocio, que tan solo ha necesitado seis meses para que la capacidad de la blockchain del bitcoin haya logrado alcanzar nuevos máximos, la nueva diversidad geográfica también es celebrada por los expertos. Además de Kazajistán, según el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, Estados Unidos mina actualmente el 35,4% de las criptomonedas a nivel mundial. La tercera posición la ostenta Rusia, con alrededor del 11%.

Pese a la mayor repartición de las empresas de minado por el globo, los vaivenes regulatorios o, como ha sido el reciente caso del país de Asia central, geopolíticos, en los principales centros de minería provocan sacudidas en la cadena de bloques del bitcoin y en su precio. Las revueltas, que han dejado 164 muertos y casi 8.000 detenidos, se iniciaron la semana pasada por el incremento en los precios del gas licuado de petróleo, uno de los principales combustibles del país, y dejaron como consecuencia un apagón de Internet y una caída del hashrate -la potencia de minado- de casi el 13%.

A fecha de 10 de enero, la pérdida de la potencia de minado se se ha reducido a alrededor del 2,2%, según datos del pool minero BTC.com analizados por CoinDesk. Con la conectividad restablecida en gran medida en todo el país, la situación está "casi resuelta", según declaraciones de la Asociación Nacional de la Industria de Blockchain y Centros de Datos de Kazajistán. Sin embargo, aún hay cortes breves e impredecibles, por lo que los centros mineros están estudiando la situación y no descartan emigrar de nuevo a otras regiones.

LECCIONES APRENDIDAS

Para algunos analistas, las repercusiones de este acontecimiento van más allá de esta pérdida de capacidad de la red bitcoin temporal y de la caída del valor de la criptomoneda. En primer lugar, sin llegar al extremo de asegurar que el bitcoin es sensible a los conflictos geopolíticos, sí se pone de manifiesto la capacidad de los estados y sus líderes de fijar normas que impacten a las criptodivisas.

Y este riesgo es mayor cuanto más convulsa es la historia de un país y menos saludable es su democracia. "¿Cómo pueden las criptomonedas convertirse en sustitutos de las monedas fiduciarias en todo el mundo cuando uno de los principales centros de minería se encuentra en Kazajistán?", se preguntaba en una nota para clientes Jeffrey Halley, analista de Oanda. "Que el mundo de las criptomonedas dependa de cualquier país que termine en stan o ia parece arriesgado", precisa.

Por otra parte, los analistas de CoinDesk destacan que el acceso al bitcoin depende de la disponibilidad de Internet. Es cierto que las claves privadas y públicas con las que la gente controla sus saldos de bitcoin pueden existir offline y sobrevivir a los cortes. Pero si no hay acceso a Internet en un lugar determinado, los usuarios no pueden intercambiar fondos y los mineros no pueden participar en la generación y validación de bloques de transacciones.

En estos momentos, los mineros probablemente estén sopesando si los costosos trastornos derivados de la crisis política del país centroasiático merecen la pena por los beneficios que se derivan de las subvenciones que su gobierno proporciona a la industria local del carbón para mantener la energía barata. La realidad es que los mineros del bitcoin, ajenos a la geografía, son muy adaptables y seguirán buscando las fuentes de energía más rentables en cualquier lugar y de cualquier manera, concluyen los analistas de CoinDesk.