Logo Bolsamania

Noticias

14/02/2020 09:30:33

Los inversores extranjeros están tranquilos con el Gobierno, salvo en el inmobiliario

Los inversores internacionales no están especialmente preocupados por las medidas anunciadas por el Gobierno (subidas de impuestos, endurecimiento de la regulación, limitaciones, etc.) y siguen buscando oportunidades en los diferentes sectores del mercado español. Con una excepción: el real estate. Al dinero extranjero no le convencen las medidas pactadas en materia inmobiliaria entre PSOE y Unidas Podemos porque consideran que reducirán la rentabilidad de su inversión.


Esta es la conclusión que se extrae de la 11ª Conferencia Anual del Mercado de Capitales Español, organizada este jueves por AFME y la Asociación Española de Banca (AEB). Los asistentes tuvieron la oportunidad de participar en una encuesta acerca de su confianza en el nuevo Ejecutivo, con casi un 50% de los votos que aseguraba estar tranquilo con lo que está por venir.

Como explicó el director de Inversiones de Quadriga Asset Managers, José L. Mosquera Muiños, hay países vecinos que también tienen gobiernos de izquierdas y su economía avanza a buen paso. Este experto ha puesto el ejemplo de Portugal, donde el Partido Socialista, con el apoyo de varias fuerzas similares a Unidas Podemos, ha llevado a cabo medidas que le habilitan para cerrar 2020 en superávit fiscal, un hecho que no sucede desde hace más de treinta años.

Sin embargo, dentro de este clima de tranquilidad, Mosquera sí reconoció que hay un frenazo en las inversiones en el sector inmobiliario por la incertidumbre creada por anuncios como la subida de impuestos a las socimi o la limitación de los alquileres. El socio fundador de TwentyFour Asset Management, Rob Ford, añadió que, además del inmobiliario, la banca es otro de los sectores que preocupa a los inversores, porque "si el real estate se ralentiza, la banca se ralentiza".

Mosquera también apuntó que vivimos en un mercado global, en el que hay que tener en cuenta a otros países. Lo ha hecho en referencia a la fiscalización de las transacciones financieras, con la conocida como tasa Tobin, una medida incluida en el acuerdo de Gobierno. Mosquera recordó que Italia o Francia también tienen este impuesto. En concreto, el país transalpino grava con hasta un 0,2% las emisiones de compañías nacionales con una capitalización de, al menos, 500 millones de euros en las operaciones bilatelares.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha sido en los últimos tiempos uno de los mayores detractores de los cambios fiscales que se recogen en el pacto de Gobierno, sobre todo este impuesto a las transacciones financieras. El presidente del regulador, Sebastian Albella, se ha cansado de pedir que para que España no pierda competitividad este impuesto debe aplicarse en toda Europa.

Durante la jornada celebrada ayer, uno de sus pupilos, Víctor Rodríguez Quejido, director general de Estrategia y Asuntos Internacionales, se mantuvo algo más cauteloso: "tenemos que esperar y ver" para determinar cómo afecta a la inversión la implantación de las nuevas medidas fiscales. Quejido reconoce que, de momento, no se ha observado "ningún impacto en los mercados".