Logo Bolsamania

Noticias

04/08/2022 06:00:00

¿Intentará el Banco de Inglaterra convencer de que un alza del 0,5% es aislada?

Las expectativas del mercado ante la reunión del Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés) de este jueves son casi unánimes. Se espera que la vieja dama de la calle Threadneedle suba el jueves los tipos de interés en 50 puntos básicos, su mayor alza desde 1995 y la primera vez que el banco central de Reino Unido incrementa la tasa en un 0,5% desde que se independizó de su Gobierno en 1997. La causa no es otra que una inflación en el 9,4%, máximo de 40 años, y que empuja al supervisor monetario a acometer otros movimientos similares en los próximos meses, por más que trate de enviar una apariencia de que es una decisión aislada.


“Creemos que esta reunión se venderá como una recalibración única y no como el inicio de una serie de subidas de 50 puntos básicos”, comentan los expertos de Bank of America, quienes esperan que el Banco de Inglaterra “anuncie el inicio de una política monetaria activa después de la reunión de septiembre”. Sin embargo, si el gobernador de la entidad, Andrew Bailey, intenta convencer a los mercados en este sentido, podría ser en vano, pues el consenso de analistas consultados por Bolsamanía prevé que la subida de septiembre sea de igual magnitud.

El discurso de Bailey, del 19 de julio, titulado ‘Llevar la inflación de vuelta al objetivo del 2%, sin peros’, ha sentado las bases para que los responsables políticos aceleren el ritmo de endurecimiento. “El Banco de Inglaterra está dispuesto a aceptar pérdidas de producción y de empleo para alcanzar su objetivo principal de estabilidad de precios”, comentan los expertos de Berenberg. “Aunque este enfoque contribuirá a reforzar la credibilidad del Banco de Inglaterra en la lucha contra la inflación, un ritmo más rápido de endurecimiento amplificará los riesgos a la baja de las perspectivas a corto plazo del PIB real”, avisan.

Los analistas de la entidad germana creen que de cara a la reunión del 15 de septiembre, con una inflación que probablemente siga aumentando, el BoE subirá el precio del dinero otros 50 puntos básicos. A partir de entonces, las perspectivas son inciertas. La inflación alcanzará probablemente su punto máximo en octubre, cuando el precio máximo de la energía para los hogares vuelva a aumentar. Ante la creciente evidencia de que el endurecimiento de las condiciones monetarias está pesando sobre la demanda y la inflación subyacente, “esperamos que el Banco de Inglaterra suba otros 25 puntos básicos en noviembre, pero que haga una pausa en diciembre”, comentan.

Desde Bank of America creen que después de esta reunión se mantendrá el ritmo y que el incremento será de un 1% en total de cara a noviembre. Berenberg espera un poco más, ya que prevén un tipo de interés bancario suba al 2,5% en el penúltimo mes del año, desde el 1,25% actual.

Entre las herramientas que se espera que usen los responsables de política monetaria británicos, los expertos creen que el banco central podría añadir ventas "activas" de gilts (bonos) a su actual programa de endurecimiento cuantitativo (QT) "pasivo" tan pronto como en septiembre. De hecho, el mismo Bailey afirmó que los responsables de la política monetaria están considerando la posibilidad de realizar ventas activas por valor de entre 50.000 y 100.000 millones de libras esterlinas durante el primer año.

De cara al futuro, a medida que la inflación comience a recuperarse rápidamente durante 2023, el Banco de Inglaterra debería ser capaz de revertir parte del endurecimiento, creen los expertos consultados. Así vaticinan un recorte el tipo de interés bancario en 50 puntos básicos en 2023 y otros 50 puntos básicos en 2024 para situar el tipo a finales de 2024 en el 1,5%.