Logo Bolsamania

Noticias

11/10/2021 06:00:00

"Inmobiliarias sin comisiones": ¿sale más barato contratar a una agencia online?

Contratar a una agencia inmobiliaria para que nos ayude a la hora de vender una vivienda es algo más que habitual. Los dueños suelen aceptar el pago de un determinado coste a cambio de no ocuparse de todas las gestiones. En los últimos años a las inmobiliarias tradicionales les ha salido un competidor: las agencias online, conocidas como las "inmobiliarias sin comisiones". ¿Realmente son más baratas?


Desde 2016 han comenzado a desarrollarse nuevas inmobiliarias online en España, que se diferencian del modelo tradicional por sus tarifas. Se dice que son inmobiliarias sin comisiones porque no cobran un porcentaje sobre el precio de venta, sino que ofrecen una serie de servicios determinados con un precio fijo. Además, son hasta un 80% más baratas que las agencias tradicionales, explican desde el comparador financiero HelpMyCash.

Sin embargo, es importante saber que los planes de las inmobiliarias digitales no incluyen los mismos servicios. La mayoría de ellas propone, por ejemplo, que sea el vendedor quien se encargue de las visitas.

A modo de ejemplo, el precio medio que cobra una inmobiliaria online para vender un piso de 250.000 euros es de, aproximadamente, 5.000 euros. No obstante, este monto varía en función de la agencia contratada, el precio de venta del piso y el momento en que se decida pagar la comisión (al inicio o con la firma de las arras). Si se decide pagar al inicio, por ejemplo, la tarifa se reduce a 2.000 euros. "Este valor, evidentemente, es más económico que la comisión de las agencias tradicionales, que oscilaría entre los 7.500 euros (3%) y los 17.500 euros (7%)", añaden.

No obstante, destacan que la comisión inmobiliaria de las agencias tradicionales se puede negociar en la mayoría de los casos: "Esto no significa que la agencia vaya a aceptarlo, pero muchas veces funciona y logra equilibrar los gastos del vendedor en relación con sus ganancias".

COMISIONES

En general, la comisión inmobiliaria supone entre un 3% y un 7% del precio de venta del piso, aunque "no es posible determinar un porcentaje exacto, porque cada agencia define el importe de sus honorarios", matizan. Además, muchas cobran honorarios tanto al comprador como al vendedor. "Podría creerse, en un primer momento, que el hecho de que una agencia cobre una comisión al comprador reduce la carga para el vendedor, pero no solo no es así, sino que puede ser perjudicial", afirman.

Otro punto importante a tener en cuenta es cuándo se paga la comisión inmobiliaria. En la práctica, aunque muchas agencias afirman que cobran sus honorarios con la venta, lo cierto es que la mayoría cobra la totalidad o el 50% con la firma de las arras. Señalan que "esto es relevante a la hora de contratar una agencia porque muchos vendedores, por ejemplo, planifican utilizar el dinero de las arras para pagar la señal de una nueva vivienda, pero luego se encuentran con que esto no es posible".