Logo Bolsamania

Noticias

06/10/2021 17:07:56

El FMI prevé que la inflación vuelva a los niveles prepandemia en 2022

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la inflación en las economías avanzadas llegue a un máximo promedio del 3,6% en 2021, mientras que calcula que para mediados de 2022 se estabilizará en el 2%, "un nivel congruente con las metas de los bancos centrales", tal y como se recoge en el informe Perspectivas de la economía mundial de octubre.


En cambio, para los países en vías de desarrollo, la entidad supranacional estima que los precios subirán un 6,8% como máximo a finales de este año, mientras que en los primeros seis meses del próximo se situarán en el 4%.

A este respecto, sostiene que la relación entre el índice de precios al consumidor y el desempleo no se ha visto alterada por la conmoción que ha supuesto la pandemia en la economía mundial.

Sin embargo, los analistas del FMI advierten que estas proyecciones conllevan "gran incertidumbre" y que la inflación podría ser elevada durante más tiempo. "Los factores determinantes podrían incluir el aumento de los costos de la vivienda y la prolongada escasez de la oferta en las economías avanzadas y en desarrollo, o la presión sobre los precios de los alimentos y la depreciación de las monedas de mercados emergentes", según indican en un comunicado.

Ponen de manifiesto que las continuas alteraciones de la cadena de suministros, las fluctuaciones en los costes de las materias primas y un desanclaje de las expectativas podrían provocar subidas considerables de los precios y de forma más rápida.

En este sentido, el FMI advierte que las autoridades económicas deben actuar con cierto "equilibrio" para no apresurarse a estimular la recuperación. "Deben establecer sólidos marcos monetarios, los cuales deben incluir factores que determinen cuándo reducir el apoyo a la economía para frenar una inflación no deseada", señalan.

Pese a ello, apuntan a que el repunte de los precios puede ser diferente entre las economías. Creen que la inflación puede ser más acelerada en EEUU, contribuyendo a una subida rápida en las economías avanzadas, pero estima que las presiones en la zona euro y en Japón se mantendrán débiles.