Logo Bolsamania

Noticias

30/04/2021 07:48:46

Ethereum versus bitcoin: quién ganará la carrera de fondo de las criptos

El mercado de las criptodivisas está asistiendo a un período de diversificación de las inversiones entre las principales ‘altcoins (alternativas al bitcoin). Después del rally de la mayor moneda digital del mundo, que la llevó a un hito histórico casi en 65.000 dólares a mediados de abril, se ha visto una dramática caída de la dominancia del bitcoin hasta el 48%, en consonancia con la reciente corrección en el precio, de la que no se ha acabado de recuperar del todo. Sin embargo, la capitalización total se ha mantenido a flote por encima de los 2 billones gracias, en gran parte, al tirón de la eterna número 2: el ethereum.


La creación de Vitalik Buterin se ha descrito como la "combinación de una red descentralizada de minería digital y una plataforma de desarrollo de software”, que facilita la creación de nuevos sistemas criptomonetarios que comparten una sola cadena de bloques (un registro público criptográfico de transacciones). Y desde su creación entre 2014 y 2015 se ha debatido largamente sobre las potencialidades de la red Ethereum, cuyo token es el ether -aunque se usa el nombre de la red indistintamente-, para la creación de contratos inteligentes y sus aplicaciones a todo tipo de industrias.

El interés en el mayor criptoactivo del mercado después del bitcoin ha subido de manera impresionante en los primeros meses de 2021, disparándose desde los 738 dólares por unidad hasta entrar en una racha alcista que lo ha llevado a conquistar un máximo tras otro hasta las puertas de los 2.800 dólares a finales de abril. El auge es de casi un 280% este año comparado con el 90%, por ejemplo, de la divisa digital de Satoshi Nakamoto. Y lo más importante, los expertos aseguran que su racha se mantendrá en los próximos meses ya que se cimienta sobre una combinación de mejoras técnicas, interés desde el ecosistema de las finanzas descentralizadas (del inglés DeFi) y el surgimiento de los Non Fungible Tokens (NFT), cuya popularidad en conceptos como el de arte digital va en aumento.

Esta misma semana, se ha visto también un respaldo institucional a esta red con el anuncio de que el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el brazo de inversión y desarrollo de la Unión Europea (UE), planea lanzar al mercado 100 millones de euros en bonos registrados en Ethereum. Un acontecimiento que "no está marcando una nueva tendencia, sino que la está consolidando", tal como recuerda Félix Fuertes Argüelles, Co-fundador de Cryptoinvest y colaborador de Bolsamanía. El ente supervisor pionero en hacer una primera emisión de deuda en la blockchain de Ethereum fue el Banco Popular de China, recuerda el experto, por lo que el "espaldarazo" del BEI no es más que un refuerzo.

"Demuestra que está pivotando (como una buena Start Up) hacia pruebas de consenso más escalables y eso lo han visto desde la industria financiera y su regulador (el BEI)", subraya Argüelles, lo que incrementa las posibilidades de esta cadena de bloques. "La blockchain de Ethereum es la más estable de todas y por eso, muchas de las altcoins que se han estado emitiendo y poniendo de moda la están usando", valora por su parte Darío García, analista de XTB.

"Es muy cara a la hora de confirmar órdenes y por tanto, tiene una rentabilidad mucho mayor", prosigue el analista, un handicap que la última actualización de esta blockchain, Berlín, ha solucionado en parte, al reducir las comisiones de gas. Pero será la implementación London, prevista para julio, la que se espera con más ganas por parte de los usuarios ya que supondrá un antes y un después: eliminará gran parte de las tarifas de forma permanente, reduciendo la oferta total de la criptodivisa en circulación y, por consiguiente, aumentando su precio.

Por todos estos motivos, y dada la cada vez mayor adopción de Ethereum, Argüelles cree que "es muy difícil que su token no superé en capitalización de mercado al bitcoin". Además, la cripto reina podría perder su trono ya que "los futuros halvenings -reducción a la mitad de la recompensa de los mineros- complicarán el mantenimiento de la misma cadena de bloques, sin contar que parece no haber consenso para cambiar esta dinámica de trabajo", explica, por lo que "el bitcoin será cada vez más difícil de minar a largo plazo".

DOS CARRERAS DE FONDO DISTINTAS

El debate de quién acabará por ser la número uno está más candente que nunca en la criptocomunidad y hasta tiene nombre propio: flippening. Tal es su fragor que ha traspasado sus fronteras. Mark Cuban, el inversor multimillonario que se hizo famoso gracias al ‘reality’ Shark Tank, declaró hace algunos días que "las aplicaciones que aprovechan los contratos inteligentes y las extensiones en ethereum empequeñecerán al bitcoin". En cambio, Kevin OLeary, presidente de OShares ETFs, ha expresado recientemente que "siempre va a ser la número 2" junto a bitcoin. "El bitcoin siempre será el oro. El ethereum siempre será la plata". Y "eso no es algo malo necesariamente", ha asegurado.

El quid de la cuestión para Álvaro Alcañiz, CMO y Cofundador de Onyze, está en que "son dos criptoactivos diferentes, con objetivos diferentes y con recorridos completamente independientes". En el caso del bitcoin "nos encontramos con un activo digital orientado a ser una reserva de valor, en el mejor de los casos un método de pago", argumenta. Sin embargo, con el ethereum "estamos ante un token de utilidad, sobre el que se pueden construir proyectos por encima". Para el experto, esta cualidad "lo hace mucho más interesante a medio plazo", pero duda de que "vaya a empequeñecer al bitcoin". "A largo plazo juegan a cosas diferentes", redondea.

La opinión de que no son comparables está muy extendida, "porque uno es finito y el otro no", comenta por su parte José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía, quien explica que "ambos son ganadores en carreras distintas". "El valor del ethereum podría ser infinito dado que no tiene límite en su oferta", prosigue, al menos por ahora, ya que Buterin apuntó hace poco que la posibilidad de limitar a 120 millones la cantidad de ethers que podrían crearse, un extremo que parece no ser una propuesta firme, tal como él mismo aclaró.

Argüelles lleva la contraria a estos analistas ya que "Ethereum sí ha establecido un nuevo sistema operativo para el nuevo internet 3.0", en cambio, duda de que el bitcoin "sea capaz de mantener su condición de valor refugio sabiendo lo que cuesta mantener la infraestructura que subyace".