Logo Bolsamania

Noticias

09/05/2022 06:00:00

Estanflación hasta verano: una "excelente" temporada turística salvará a la eurozona

"Después de una nueva caída de la actividad en abril, esperamos una estabilización en mayo y el comienzo de una recuperación significativa en junio". Es lo que apuntan los analistas de Berenberg, que esperan que la estanflación de la zona euro llegue a su fin en verano, gracias a una "excelente temporada turística de verano", que debería ayudar a que la eurozona vuelva a tener un crecimiento significativo en el tercer trimestre.


En general, los datos actuales señalan un estancamiento en lugar de una caída importante de la actividad en el segundo trimestre. Para entonces, la reposición de inventarios y el gasto público adicional probablemente compensarán una caída notable en el consumo privado, espera Berenberg.

A partir del segundo trimestre, "una cierta relajación de las restricciones de suministro y una excelente temporada turística de verano deberían ayudar a que la eurozona vuelva a tener un crecimiento significativo en el tercer trimestre". Si bien los consumidores están frenando las compras de bienes duraderos, parecen ansiosos por volver a disfrutar de sus vacaciones en las playas después de que el Covid-19 mantuvo alejados a muchos de ellos en los últimos dos años.

"Nuestras previsiones difieren del consenso de Bloomberg en dos aspectos principales: estamos más preocupados por el estancamiento proyectado a corto plazo en el segundo trimestre frente a un consenso del 0,4% intertrimestral. A partir de entonces, sin embargo, esperamos un repunte más fuerte, con un crecimiento del 1% intertrimestral en el tercer y cuarto trimestre. Vemos una dinámica subyacente más fuerte que el consenso y esperamos que los fundamentos positivos se reafirmen a partir de mediados de 2022", añaden los expertos.

Como detallan en un reciente informe, las dislocaciones de la cadena de suministro han afectado a los consumidores y las empresas de manera muy diferente. La confianza empresarial se ha debilitado. La entrada de nuevos pedidos se ha ralentizado y las expectativas se han visto afectadas, mientras que las interrupciones del suministro frenan la producción. "La confianza empresarial se mantiene muy por encima de los niveles medios". Sin embargo, "la confianza del consumidor se ha desplomado a niveles de recesión".

Berenberg destaca que, en crisis anteriores, la confianza de las empresas y los consumidores por lo general se desplomó a la par, a veces con la confianza empresarial ligeramente a la cabeza. "Esta vez, las empresas tienen una válvula de seguridad. La mayoría de ellos pueden traspasar los aumentos de costes a los consumidores. Si los insumos críticos escasean, a menudo utilizan los insumos que obtienen para productos de alto margen para proteger sus ganancias", afirma.

PIB ESTANCADO E INFLACIÓN CERCANA AL 8% EN EL SEGUNDO TRIMESTRE

"Esperamos que el Producto Interior Bruto (PIB) real se estanque con una inflación cercana al 8% en el segundo trimestre antes de recuperar el impulso nuevamente en la segunda mitad de este año. Sin embargo, la gama de posibles resultados sigue siendo inusualmente amplia", reconoce Berenberg, dado que, desde que la ola Delta de la pandemia golpeó a Europa en noviembre del año pasado, "la eurozona se ha estancado en una estanflación sin apenas crecimiento a las tasas de inflación más altas de las últimas cuatro décadas".

Justo cuando los datos económicos volvían a resultar positivos en febrero, tras el desvanecimiento de la ola de Omicron, "Putin lanzó su brutal embestida contra Ucrania, deprimiendo la confianza del consumidor a niveles de recesión a medida que aumentaban los precios de la energía y los alimentos. Después de un momento de alivio después de que Putin perdiera la batalla por Kiev, los bloqueos en China y un endurecimiento (atrasado) de las sanciones energéticas de la Unión Europea (UE) en respuesta a los crímenes de guerra rusos han asestado nuevos golpes a la economía de la eurozona durante las últimas seis semanas".

A corto plazo, estiman que los riesgos para el crecimiento se inclinan a la baja. "El empeoramiento de los bloqueos en China y el gasto cauteloso de los consumidores en reacción a los altos precios de la energía y los alimentos podría causar fácilmente una contracción temporal del PIB de la zona euro en el segundo trimestre. Un embargo inmediato a las importaciones de gas de Rusia (muy poco probable) podría convertir eso en una recesión más grave. Si la Fed se equivoca gravemente y catapulta a EE UU directamente del auge a la quiebra (poco probable pero no del todo imposible), una recesión de este tipo podría durar hasta bien entrado el próximo año. Pero a menos que suceda lo peor, la eurozona debería escapar de un destino tan lamentable", indican.

Resaltan que, desde 2019, los datos de la zona euro han seguido un patrón claro: cada vez que un shock externo comenzaba a desvanecerse, la eurozona comenzaba a prepararse para un crecimiento significativo. "La tendencia a volver a la vida después de un shock refleja los fundamentos subyacentes en su mayoría positivos: el empleo ha aumentado a niveles récord, a las empresas les gustaría producir e invertir más, los inventarios deben reponerse, los balances de las empresas están en su mayoría en buena forma y los gobiernos han pasado de la semiausteridad al gasto adicional en infraestructura física y digital, la conversión de energía y, como una nueva tendencia probable, en defensa"

Además, gracias al exceso de ahorro acumulado durante la pandemia, la mayoría de los hogares pueden hacer frente a la crisis energética y alimentaria que ha elevado el nivel de los precios al consumidor. "Si no hubiera sido por el impacto de los precios, el PIB probablemente se estaría recuperando rápidamente. Sin el repunte compensatorio posterior al Covid-19 en el gasto en algunos servicios, los impactos de los precios probablemente habrían llevado a la eurozona a la recesión", aseguran.

Precisamente, en relación a la inflación, Berenberg prevé que aumentará un poco más en mayo y se mantendrá cerca de esos niveles hasta septiembre. "Las intervenciones gubernamentales en los mercados energéticos, incluidos los recortes temporales en los impuestos sobre la gasolina, probablemente ayudarán a limitar el aumento de la inflación en los próximos meses". Y estiman que, a partir de octubre, habrá una importante caída de la tasa interanual de la inflación general hasta un punto mínimo de alrededor del 2% en marzo de 2023 antes de situarse alrededor del 2,5% a partir de entonces.

BCE: ES HORA DE SER REALISTA

En este contexto, consideran que es hora de que el Banco Central Europeo (BCE) sea "realista". Argumentan que, hasta ahora, la inflación de la eurozona refleja únicamente choques externos en lugar de presiones de precios generadas internamente. "El BCE no puede influir en los precios de la energía y los alimentos ni aliviar la escasez de suministro. Subir rápidamente los tipos para fortalecer el tipo de cambio del euro no tendría más que un impacto mínimo en la inflación general en relación con los giros causados ​​por los precios del mercado mundial de la energía, los productos alimenticios y otras materias primas".

"Incapaz de dar forma a las perspectivas a corto plazo, el BCE debería centrarse en el medio plazo". Como subraya Berenberg, la creciente escasez de mano de obra y cierta reestructuración de las cadenas de suministro globales para pasar de los proveedores más baratos a los más confiables elevarán las presiones inflacionarias con el tiempo.

"Esperamos que el BCE finalice las compras netas de activos en julio y suba los tipos de interés en 25 puntos básicos en septiembre y diciembre, con una probabilidad del 40% de que el BCE pueda comenzar a subir los tipos ya en julio y, por lo tanto, realice tres en lugar de dos aumentos este año", concluyen.