Logo Bolsamania

Noticias

17/11/2022 06:00:00

España y Europa asombrarán al alza: "El discurso de recesión profunda se equivoca"

España va a sorprender al alza. También Europa, ya que, en el conjunto de 2022, la economía va a crecer mucho más que la de EEUU. Por ello, "quien vaya con el discurso de una recesión profunda se va a equivocar". Así lo creen los expertos de Amchor Investment Strategies.


Consideran que, aunque estamos en un contexto macroeconómico más difícil de lo normal que durará también en 2023, el escenario central no será de una recesión profunda, sino más bien un ralentizamiento frente a la actividad normal.

En el caso europeo, aportan un punto de optimismo. Señalan que la situación ahora es mucho menos mala de lo que parecía que iba a ser en verano. Una muestra de ellos es que hace unos meses todo el mundo daba por hecho que iba a haber cortes de suministro de gas, pero ahora no se prevén para ningún país de la eurozona.

"La situación relativa de Europa ha mejorado", dicen, y "la desaceleración será compatible con seguir creciendo, aunque sea poquito". Por eso "hay razones que nos llevan a pensar que una recesión grave podrá ser evitada", aseguran Álvaro Sanmartín y Julián Coca, el socio y economista jefe y el responsable de renta variable y especialista de producto de Amchor Investment Strategies, respectivamente.

Entre ellas destacan tres. La primera sería que los precios de las materias primas han caído de forma apreciable en los últimos meses, "una noticia espacialmente positiva par Europa en cuanto región importadora". La segunda razón se refiere a que las expectativas de inflación a medio plazo siguen razonablemente ancladas, "algo que, en teoría, hace posible que las presiones de los precios puedan ser controladas con políticas monetarias solo moderadamente restrictivas".

Por último, la tercera razón sería que la situación de balance de familias, empresas no financieras y bancos es robusta, "lo que da solidez a la demanda agregada y reduce el riesgo de que la retirada global de liquidez por parte de los bancos centrales provoque accidentes graves", explican.

En cuanto a la inflación, sí que hay señales de moderación en España, donde el avance de los precios en octubre fue del 7,3%, según el dato confirmado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Una tasa más de un punto y medio menor que la registrada el mes anterior y la cifra más baja desde enero, justo antes de declararse la guerra en Ucrania. Diferente es la situación en la zona euro, donde la inflación no encuentra tope pese a los movimientos del Banco Central Europeo (BCE). En octubre, la inflación conquistó un nuevo máximo histórico, según la cifra publicada por Eurostat, y se elevó hasta el 10,7%.

Esto demuestra que, frente a la Reserva Federal de EEUU (Fed), al BCE todavía le queda trabajo por hacer. La firma de inversión estima que el organismo adoptará en diciembre el discurso que ya ofreció su homólogo el mes pasado. Para la reunión de entonces, apuestan por una subida de otros 75 puntos básicos. "Si todo va bien", las subidas de tipos de interés en Europa pueden parar en el 2,5% o 2,75%, sin llegar al 3%.

Una vez llegados a ese techo, creen que el BCE mantendrá los tipos de interés hasta que de verdad la inflación se acerque al 2%, algo que "no va a ser un proceso inmediato", con lo que "al menos durante todo 2023 los tipos se mantendrán en el pico que alcancen".