Logo Bolsamania

Noticias

13/09/2022 11:10:05

El IPC de Alemania aumenta ligeramente en agosto, hasta el 7,9%

La tasa de inflación en Alemania se situó en el 7,9% en agosto de 2022 y volvió a aumentar ligeramente con respecto al mes de julio, cuya lectura fue del 7,5% y de junio, del 7,6%, manteniéndose claramente por encima del 7% desde hace medio año, según datos publicados por la Oficina Federal de Estadística (Destatis). Asimismo, los precios al consumo en agosto de 2022 subieron un 0,3% respecto a julio de 2022.


"La principal razón de la elevada inflación sigue siendo el aumento de los precios de los productos energéticos y de los alimentos. Dos medidas del paquete de desgravación tuvieron un ligero efecto a la baja sobre la tasa de inflación general, especialmente entre junio y agosto de 2022: el billete de 9 euros y el descuento en los carburantes", dijo el Dr. Georg Thiel, Presidente de la Oficina Federal de Estadística.

El billete de 9 euros, que se introdujo el 1 de junio de 2022 por un periodo de tres meses, tuvo un efecto a la baja en los precios del transporte público de pasajeros regional y de corta distancia. La bajada del impuesto sobre hidrocarburos (descuento sobre el combustible) también redujo los precios de los carburantes a partir de junio de 2022. Estas medidas rebajaron considerablemente el aumento interanual de los precios del transporte, que fue del +3,7% en agosto de 2022, del +5,4% en julio y del +8,3% en junio. En mayo de 2022, el aumento había sido del +16,3%. Además, en julio de 2022 se suprimió el recargo EEG, que había supuesto 3,7 céntimos por kilovatio hora de electricidad desde principios de año. Esto amortiguó ligeramente el efecto del aumento del precio de la electricidad.

A pesar de los efectos especiales, el aumento de los precios de todos los productos energéticos -un 35,6% más altos que en el mismo mes del año anterior (julio de 2022: 35,7%)- debido a la situación de guerra y crisis sigue siendo un factor importante que determina la tasa de inflación, señala la nota de Destatis. Así pues, la subida de los precios de los productos energéticos fue superior a la tasa de inflación general, a pesar de las medidas de alivio. Esto se debe a varios factores, sobre todo a las grandes subidas de los precios de compra internacionales.

Otros factores adicionales son los cuellos de botella en las entregas debido a las interrupciones en las cadenas de suministro y los marcados aumentos de precios en las fases previas del proceso económico. Esto ha provocado la subida de los precios no sólo de los productos energéticos, sino también de otros bienes y servicios, entre ellos, de nuevo, muchos productos alimentarios.

En concreto, la nota de la Oficina Federal de Estadística señala que los precios de los alimentos subieron un 16,6% en agosto de 2022 en comparación con el mismo mes del año anterior y, por tanto, también más que los precios globales.

Excluyendo los precios de la energía, la tasa de inflación se situó en agosto de 2022 en el +4,7%. La medida en que los precios de los alimentos afectan actualmente a la tasa global de aumento de los precios se muestra en la tasa de inflación cuando se excluyen la energía y los alimentos. Se situó en el +3,5%, lo que no supone ni la mitad de la tasa de inflación general.

Los precios de los bienes (total) subieron un 14,7% en agosto de 2022 respecto al mismo mes del año anterior. Los precios de los bienes de consumo no duraderos, que incluyen también los alimentos y la energía, aumentaron un 19,5%. Los precios de los bienes de consumo duradero subieron un 5,8% (incluidos los muebles y el material de iluminación: +9,3%; los vehículos: +9,0%).

Los precios de los servicios sólo subieron un 2,2% en términos interanuales; el efecto a la baja del billete de 9 euros se dejó notar por última vez.