Logo Bolsamania

Noticias

14/06/2022 17:42:41

Cierre bajista para el Ibex 35, que se desploma un 9% en las últimas cuatro sesiones

Tremendo lo que se está viviendo en los mercados en los últimos días. La tensión se ha disparado (el detonante fue la reunión de tipos de la semana pasada del Banco Central Europeo) y la renta variable no para de caer, al igual que los bonos (con las rentabilidades sin parar de subir). El miedo creciente por la inflación, el ritmo de endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos centrales y una posible recesión casi se puede tocar, y los nervios definitivamente se han apoderado de los inversores.


"El dólar estadounidense ha alcanzado un nuevo máximo de 20 años frente a una cesta de divisas, mientras que los rendimientos generales (de los bonos) han aumentado considerablemente. La curva de rendimiento de EEUU se ha invertido aún más, con el rendimiento a 5 años moviéndose bruscamente por encima del rendimiento a 30 años, lo que indica una creciente preocupación ante la posibilidad de que la economía de EEUU se dirija hacia una posible recesión", describen los expertos de CMC Markets en su informe diario.

Hoy los índices europeos han intentado rebotar tras el nuevo batacazo de la pasada jornada a ambos lados del Atlántico, pero finalmente han cerrado en negativo. El Ibex 35 ha bajado un 1,43%, hasta 8.066,40 puntos, y se ha desplomado un 9% en las últimas cuatro sesiones.

En Wall Street, que este martes cotiza con signo mixto y gran volatilidad, los descensos fueron especialmente acusados -el S&P 500 entró en mercado bajista y marcó mínimos anuales-, mientras que en Asia han continuado las ventas por el efecto contagio.

Dentro del Ibex, han destacado las subidas en Repsol y los bancos tras los últimos retrocesos (aunque se moderan considerablemente) y las fuertes caídas en PharmaMar, Cellnex, Redeia (antigua Red Eléctrica) y Solaria. En cuanto al aspecto técnico del Ibex, atentos porque ha perdido el soporte de los 8.134 puntos, lo que abre la puerta a un nuevo tramo bajista.

UNA FED AÚN MÁS AGRESIVA

Este martes empieza la reunión de dos días de la Reserva Federal (Fed), cuyas conclusiones se conocerán mañana miércoles. Los fuertes descensos de ayer en Wall Street se debieron a que el consenso descontó que la Fed subirá los tipos en 75 puntos básicos, en lugar de los 50 puntos básicos anticipados; y hay nervios por lo que pueda comunicar Jerome Powell sobre los planes futuros.

Además, hoy se ha publicado la tasa ILO de desempleo de Reino Unido de abril (subió al 3,8%). Asimismo, se ha conocido el IPC de mayo final de Alemania (subió al 7,9%) y el ZEW de junio, que mejoró, aunque incumple previsiones. En EEUU, el índice de precios de producción de mayo se ha mantenido cerca del 11% en tasa interanual (máximos históricos). Como les contamos en la pasada sesión, esta semana también hay reuniones de tipos del Banco de Inglaterra (jueves) y del Banco de Japón (viernes).

CRIPTOCRASH

Lo que está pasando en el mundo de las criptomonedas evidencia hasta qué punto un activo que fue considerado por muchos como refugio durante un tiempo, claramente no lo es.

El bitcoin ha llegado a caer por debajo de 21.000 dólares este martes mientras que ayer se desplomaba por debajo de los 24.000. La criptomoneda por excelencia se ha derrumbado cerca de un 14% en las últimas 24 horas, mientras que el ethereum se ha desplomado más de un 12% en el mismo periodo, según datos de Coinbase.

"Todo está en llamas ahora mismo, ya sea la renta variable, los criptoactivos o lo que sea", señala Nirmal Ranga, jefe de operaciones y análisis técnico de la bolsa de criptomonedas ZebPay.

"Lo que se está viendo en el mercado es... miedo, incertidumbre y duda. Técnicamente, los mercados parecen sobrevendidos y tiene que haber algún suelo que vamos a tocar en el bitcoin en el futuro próximo", ha afirmado Ranga en declaraciones a CNBC.

OTROS MERCADOS

El euro se cambia a 1,0418 dólares (+0,08%). El petróleo sube un 2% a estas horas, con el Brent en 125,02 dólares y el West Texas en 123,04 dólares.

El oro cae un 1%, hasta los 1.814 dólares, y la plata cede un 1,6%, a 20,90 dólares.

La rentabilidad del bono estadounidense a 10 años repunta hasta el 3,41% y el rendimiento del bono español escala al 3,07%, máximos desde 2014.