Logo Bolsamania

Noticias

20/01/2023 12:05:19

Dimon (JP Morgan) carga contra el bitcoin: "Una pérdida de tiempo, un fraude inflado"

Es de sobra conocido que el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, no es el mayor fan de las criptomonedas, especialmente del bitcoin (BTC). El dirigente del mayor banco estadounidense ha vuelto a cargar contra el sector desde el Foro Económico Mundial de Davos en Suiza, donde ha calificado a las criptodivisas como una “pérdida de tiempo” y ha definido a la criptomoneda reina como un “fraude exagerado”.


“Creo que las criptomonedas han sido una pérdida de tiempo y por qué ustedes gastan su tiempo en ellas está totalmente fuera de mi compresión. El bitcoin en sí es un fraude inflado. Es una roca mascota: puedes tenerlo todo lo que quieras, pero no sirve para nada”, ha señalado el CEO de la firma estadounidense en una entrevista concedida al programa 'Squawk Box' de 'CNBC'.

Asimismo, el banquero rebatió la respuesta del presentador Joe Kernen, que señaló que el bitcoin no podía ser un fraude ya que es una “reserva de valor” de carácter “inmutable” y “escasa”, ya que su protocolo indica que solo puede haber 21 millones de bitcoin en circulación. “Totalmente falso. ¿Cómo sabes que va a parar en 21 millones? Todo el mundo dice eso y quizás llegue a esa cifra y aparezca la foto de Satoshi (Nakamoto, alias del creador/creadores del bitcoin) y se ría de todos vosotros”, ha bromeado Dimon.

Por otra parte, el consejero delegado de JP Morgan ha asegurado que no le sorprendió en absoluto el colapso de FTX, ya que considera que no hace sino refutar su idea de que el sector no es más que un “esquema Ponzi descentralizado”.

“El bombo que se le ha dado a todo esto ha sido extraordinario. Todos habéis visto los análisis sobre Tether, sobre todas estas cosas, la falta de transparencia… Es completamente escandaloso. Los reguladores deberían haber parado esto hace mucho tiempo. La gente ha perdido cientos de millones de dólares, gente de bajos ingresos y en algunos casos jubilados”, ha denunciado.

No es, como decimos, la primera vez que Dimon se muestra frontalmente en contra de las criptomonedas y el bitcoin. El banquero lleva mucho tiempo refiriéndose al espacio como un “esquema Ponzi descentralizado”. En 2021, el CEO de JP Morgan señaló que la criptomoneda reina era “inútil” en una entrevisa concedida a la 'CNN', mientras que en 2017 calificó al bitcoin como un “fraude”.

Sin embargo, Dimon sí se ha mostrado a favor de la tecnología blockchain, a la que ha ha defendido por su aplicación en el sector financiero como “un sistema de libro mayor que utilizamos para mover información”. “Es diferente (al bitcoin y las criptomonedas). Lo utilizamos para mover dinero. Es un libro de contabilidad que creemos que será desplegable”, ha añadido.

La empresa participa activamente en el desarrollo de implementaciones de blockchain en sus servicios, e incluso ha creado su propio 'token', la JPM Coin. Este 'token' tiene un uso específico dentro de su sistema, ya que se utiliza para acuerdos de recompra intradía. Además, a finales de 2022, JP Morgan registró una marca para una nueva cartera de criptodivisas.

Dimon y JP Morgan se han mostrado favorables hacia la tecnología blockchain desde 2017, cuando el banco fue una de las 86 firmas que ayudaron a crear una iniciativa blockchain de código abierto llamada The Enterprise Ethereum Alliance. Con todo, el CEO del banco neoyorquino ha señalado que la industria financiera ha estado hablando sobre el uso de la tecnología blockchain durante más de una década para haber hecho “muy poco” en ese tiempo.

Paralelamente, Dimon ha apuntado que ve muy probable que la Reserva Federal (Fed) suba los tipos de interés por encima del tipo terminal previsto del 5,1% debido a la alta inflación, especialmente por una tasa subyacente “que no desaparecerá tan rápido”. Asimismo, ha señalado que la reciente caída del IPC se debe a “factores temporales” como el retroceso de los precios del petróleo o la ralentización de la economía china debido al Covid-19. Además, ha apuntado que los tipos podrían subir hasta el 6% si Estados Unidos atraviesa una recesión leve.