Logo Bolsamania

Noticias

16/02/2021 08:21:02

Los empresarios exigen a Illa o Aragon猫s presupuesto con urgencia y fondos de la UE

El pr贸ximo president de la Generalitat debe abordar la confecci贸n de unos nuevos presupuestos para 2021 con urgencia. De hecho, el mismo acuerdo de investidura deber铆a incorporar un pacto para las nuevas cuentas de la Generalitat, que a煤n mantiene las de 2020 en el contexto de pandemia y emergencia econ贸mica, con el acento puesto en los fondos europeos Next Generation. Esta es la primera reivindicaci贸n del empresariado y de los sectores econ贸micos en Catalu帽a, que tambi茅n reclaman moderaci贸n al nuevo ejecutivo y que deje de lado la unilateralidad y la confrontaci贸n con el Estado.


Los presupuestos anteriores, los 煤ltimos aprobados por el expresident Quim Torra, se quedaron obsoletos inmediatamente a causa del Covid-19 y de todos sus estragos y son in煤tiles en la situaci贸n actual, donde el nuevo Govern deber谩 reactivar la econom铆a, reclamar ayudas para reflotar las empresas y redistribuir sabiamente los fondos de recuperaci贸n e impulso de la Uni贸n Europea (UE). Adem谩s, tendr谩 que lidiar con una coyuntura de ca铆da del 11,4% del PIB en 2020 -m谩s que el 11% del conjunto del Estado- y un ritmo de recuperaci贸n que no alcanzar谩 el crecimiento anterior a la crisis hasta 2023, seg煤n un reciente informe de la Cambra de Comer莽 de Barcelona.

Por si lo anterior fuera poco, seg煤n la misma Generalitat, las necesidades de financiaci贸n de las instituciones catalanas este a帽o ser谩n de 2.685 millones de euros, cifra que se eleva a 13.072 millones si se incorporan los vencimientos de la deuda p煤blica (78.292 millones). Por todos estos motivos, el empresariado reclama un ejecutivo que restablezca el di谩logo con el Estado con tal de recibir el apoyo suficiente para reflotar la econom铆a de la regi贸n, seg煤n fuentes conocedoras y as铆 lo plasm贸 el presidente de Foment del Treball, Josep S谩nchez Llibre, en un art铆culo de ‘El Peri贸dico’. El presidente de la patronal catalana exhort贸 el Ejecutivo catal谩n que acabe siendo investido a que “centre sus esfuerzos en levantar econ贸micamente el pa铆s" y que sea “muy consciente de la situaci贸n, hacer un diagn贸stico exhaustivo sector a sector y ponerse a trabajar”.

Este lunes, en sendos comunicados, Pimec y Foment del Treball han exigido un Govern "fuerte" y "estable" e insisten en evitar a toda costa una repetici贸n de las elecciones. La patronal de la pymes reclama "gobernabilidad" y "evitar una nueva convocatoria de elecciones" para ejecutar de forma "urgente" las pol铆ticas que requiere el tejido empresarial y la sociedad, as铆 como "la gesti贸n de los fondos europeos y la aceleraci贸n de la vacunaci贸n contra el Covid-19". En la misma l铆nea se ha expresado Foment, que considera que la crisis econ贸mica en Catalu帽a "requiere la determinaci贸n de un Govern fuerte y estable".

驴ERC O ILLA?

Los meses en que el candidato de ERC, Pere Aragon猫s, ha ocupado la presidencia en funciones han aportado algo de tranquilidad a los sectores econ贸micos. La apuesta que parte de este entorno ser铆a un Ejecutivo en que los republicanos tuvieran libertad de maniobra, con apoyo del PSC desde el mismo Govern o desde fuera. Una opci贸n que ambas formaciones han descartado. No habr谩 pacto de Govern, aunque el candidato socialista, Salvador Illa, no ha vetado a los republicanos para gobernar, algo que s铆 ha pasado al contrario.

El exministro de Sanidad no tira la toalla y ha anunciado que se presentar谩 a una investidura "por convicci贸n y por coherencia" y que se reunir谩 con todas las fuerzas salvo con Vox. Desde ERC, en cambio, se rechaza llegar a acuerdos de investidura con el PSC porque los socialistas y los republicanos son "como el aceite y el agua", en palabras del l铆der de los republicanos, Oriol Junqueras.

As铆, Aragon猫s prefiere un Govern amplio, con todas las formaciones que est谩n a favor de la autodeterminaci贸n. Este lunes, en plena resaca postelectoral, ha vuelto a extender su invitaci贸n a CUP y En Com煤 Podem, para formar un Ejecutivo cuatricolor junto a Junts y sumar una mayor铆a de 82 esca帽os en el Parlament, lo que tambi茅n facilitar铆a un tr谩mite parlamentario 谩gil de las cuentas de la Generalitat.

Junts, por su parte, ha se帽alado que no tiene inconveniente en hacer presidente al republicano y ha dado por hecho que habr谩 un gobierno independentista, sin la concurrencia de formaciones que puedan ser partidarios del derecho a decidir, como los comunes. Esta divisi贸n en el bloque independentista puede poner en riesgo la formaci贸n de un gobierno y hasta acabar en nuevas elecciones si ninguno de los candidatos obtiene los apoyos necesarios.

De ser as铆, la situaci贸n de interinidad se prolongar铆a hasta el verano, el peor escenario para los empresarios, quienes dan por perdido en este contexto el segundo semestre de este a帽o y ven aplazado un nuevo proyecto presupuestario hasta el pr贸ximo, seg煤n calculan. Llegados a este punto en que una legislatura con Illa al frente es un imposible, la opci贸n moderada de ERC es el mejor de todos los escenarios.

Los republicanos piden un refer茅ndum pactado con el Estado, una reivindicaci贸n que se aleja del rupturismo de Junts, que incluso en su programa electoral manten铆a la confrontaci贸n a trav茅s de la nueva Ley de Contrataci贸n P煤blica para disponer de unos servicios p煤blicos m谩s eficientes y de calidad, simplificando los procesos, dotando de mayor autonom铆a a su funcionamiento y eliminando la contrataci贸n de empresas del Ibex 35”.

Apartarse de estos extremismos es fundamental para Foment ya que mantiene sus planes de lograr que las empresas del selectivo espa帽ol que trasladaron su sede a otros puntos del Estado tras el 1-O. Naturgy, Cellnex, Colonial, Abertis o los bancos, CaixaBank y Banco Sabadell no mueven ficha y no dejan entrever que desanden el camino de vuelta a la comunidad, pero algunos sectores creen que un Govern no independentista podr铆a ser el primer paso.

No obstante, nada hace pensar que el independentismo se aparque del todo. Aunque ERC dejara de lado a los junteros, necesitar铆a a la CUP. El reloj de la investidura ya ha empezado a contar con el 26 de marzo en el horizonte y s贸lo el tripartito al que se niegan los republicanos hace posible este horizonte de esperanza para los lobbys empresariales.