Logo Bolsamania

Noticias

08/06/2022 20:28:11

¿Cuáles son los planes de España y Europa para los vehículos gasolina y diésel?

El coche eléctrico tiene cada vez un rol más importante entre los planes de los fabricantes del motor. Tanto es así, que el objetivo principal de la Unión Europea (UE) pasa por la eliminación de los coches de combustión.


Por su parte, Europa no ha anunciado ninguna prohibición estricta para los coches de combustión. Sin embargo, ha anticipado una propuesta para eliminar los vehículos de gasolina y diésel a partir de 2035.

En 2020, los objetivos de emisiones se aplicaban a los vehículos nuevos con menos emisiones del 95% de cada fabricante. Desde 2021, los coches de nueva matriculación que no cumplan ese objetivo se enfrentarán a una multa de 95 euros por cada g/km excedido, de acuerdo con la normativa de Bruselas. Aquí es donde entran los coche eléctricos.

El límite actual ha llevado a que muchos fabricantes aceleren sus planes hacia el eléctrico para evitar las multas. En cambio, la propuesta de Euro 7 se anticipa que planteará una limitación de 30 mg/km y de 10 mg/km para nuevos modelos.

ADIÓS A LOS MOTORES DE COMBUSTIÓN

Francia fue el primer país europeo cuya legislación estableció un fin para los coches diésel. "La Ley de Movilidades es una respuesta a la emergencia ecológica, con objetivos ambiciosos y realistas: la descarbonización total en 2050 del transporte terrestre, y el fin de las ventas de vehículos que utilizan combustibles fósiles en 2040.”, según Elisabeth Borne, la ministra de Transportes de Francia. Una fecha que posteriormente otros países, como España, han replicado.

En ciudades como Copenhague, Estocolmo o Amsterdam existen zonas donde los coches diésel antiguos tienen prohibida la circulación. Sin embargo, los distintos parlamentos europeos han pospuesto las propuestas de prohibir directamente el diésel. Otros países como Dinamarca, Irlanda y los Países Bajos tienen proyectos de Ley para colocar 2030 como fecha de la prohibición, pero sin aprobación.

En Reino Unido, el Primer Ministro Boris Johnson, ha asegurado que en 2030 los coches de gasolina y diésel no podrán venderse. Una "revolución industrial verde" que por el momento es más una promesa que una realidad.