Logo Bolsamania

Noticias

15/11/2022 06:00:00

"Las criptomonedas necesitan ser más transparentes tras la quiebra de FTX"

En apenas unos días, el mercado de las criptomonedas dio un vuelco. Tras superar sin mayores problemas el “bache” de la reunión de la Fed, la debacle de FTX ha supuesto un duro golpe para los criptoactivos, que han visto como se han evaporado más de 200.000 millones de dólares del mercado y como el bitcoin (BTC) ha tocado niveles no vistos en los últimos dos años. “Se necesitan algunos cambios fundamentales para que la industria sea más transparente y confiable, con menos dependencia de unos pocos jugadores”, sentencian desde WisdomTree.


Desde el proveedor de ETFs neoyorquino, una posible solución sería un modelo de prueba de reservas para que “los clientes se sientan seguros de que sus activos no se prestan ni se utilizan para actividades de riesgo”. Kraken ya ha implementado este sistema y Binance promete hacer lo mismo en un futuro cercano. Asimismo, la gestora estadounidense indica que estos eventos también muestran lo importante que es mantener a los criptoactivos “en monederos fríos y no en centros de intercambio centralizados”.

Milva Antilla, investigadora de activos digitales de WisdomTree, opina que, en cualquier caso, el mayor problema ha sido el de “utilizar los ‘tokens’ de utilidad creados por una empresa como garantía”, especialmente si “la empresa también los acepta como garantía”, porque son “vulnerables a taques cortos”.

Cabe recordar que las cuentas de Alameda Research, firma hermana de FTX, mostraban una deuda que representaba el 54% de sus activos valorados en 14.600 millones de dólares, de los cuales casi 6.000 millones eran en FTT, ‘token’ nativo de FTX. “La otra pregunta es: ¿Cómo se puede utilizar el “dinero de monopolio” creado y afirmar que podría usarse como garantía y como reemplazo del dinero real?”, se pregunta Antilla.

“El valor del FTT se deriva de la percepción del mercado sobre las perspectivas de negocio de FTX. No da derechos de propiedad, lo que lo diferencia de las acciones tradicionales de las empresas. Los estados financieros filtrados llamaron la atención del mercado sobre los posibles riesgos de liquidez y solvencia de Alameda en caso de que el valor del token de FTX cayera. Los rumores, especialmente en Twitter, de que Alameda también estaba utilizando tokens FTT como garantía de parte de sus pasivos exacerbaron las preocupaciones de solvencia de la empresa comercial”, explican desde S&P Global.

Asimismo, las últimas informaciones apuntan a que Alameda también utilizó miles de millones de fondos de clientes de FTX para realizar sus inversiones. “Los operadores todavía están conmocionados por el hecho de que los esquemas Ponzi puedan seguir teniendo lugar a ese nivel. Está claro que los reguladores no se van a quedar de brazos cruzados mientras FTX jugaba con los fondos de los clientes, y esto va a traer una nueva ola de regulaciones a un mercado no regulado”, apunta Naeem Aslam, analista jefe de mercado de AvaTrade.

“Aparte de la sombra que plantea la duda sobre si se utilizaron o no los fondos de los clientes para hacer apuestas arriesgadas, hay dudas sobre lo que los clientes e inversores de FTX realmente sabían o les dijeron. ¿Se les dio información completa y honesta sobre lo que estaba pasando?”, asevera Antilla, quien indica que “si engañaron a los inversores y clientes, podría derivar en un caso judicial para Sam Bankman-Fried”.

Sea como fuere, lo cierto es que buena parte de este problema deriva, según los principales actores del sector, a la falta de una regulación clara. Brian Armstrong, consejero delegado y cofundador de Coinbase, quien ha señalado que buena parte de este lamentable incidente se debe a que “FTX.com era un ‘exchange’ extraterritorial no regulado por la SEC”.

El problema es que la SEC no consiguió crear claridad normativa aquí en Estados Unidos, por lo que muchos inversores estadounidenses (y el 95% de la actividad comercial) se trasladaron al extranjero. Castigar a las empresas estadounidenses por ello no tiene sentido”, ha indicado Armstrong en respuesta a un tuit de la senadora demócrata Elizabeth Warren en la que pedía una regulación “más agresiva” para estas compañías.

FUTURO INCIERTO

Las turbulencias que ha provocado la debacle de FTX serán difíciles de atravesar. Expertos como los de JP Morgan pronostican que el bitcoin podría caer hasta los 13.000 dólares, mientras que otros, como es el caso de WisdomTree, también avisan que se puede producir un “efecto dominó” tras la quiebra de FTX.

Nikolaos Panigirtzoglou, estratega de mercados globales de JP Morgan, considera que “lo que hace que esta nueva fase de desapalancamiento de las criptomonedas inducida por el aparente colapso de Alameda Research y FTX sea más problemática es que el número de entidades con balances más sólidos capaces de rescatar a aquellas con bajo capital y alto apalancamiento se está reduciendo”.

Esperamos que el contagio continúe por días y semanas. Varios inversores ya han reducido a cero la inversión en FTX”, indica Antila. “Los actores que seguramente seguirán invirtiendo son los prestamistas de Alameda Research, los clientes de FTX y otras empresas con exposiciones directas o indirectas a FTX, Alameda Research o los ‘tokens’ FTT”, añade, al tiempo que señala que “por el momento, no tenemos suficiente información para juzgar cuánto podría recuperarse, si es que es posible, de la quiebra de FTX y su firma hermana Alameda Research”.

Por último, desde WisdomTree recalcan que “todavía hay un gran potencial en los criptoactivos” y que “al igual que con la mayoría de las nuevas tecnologías, las primeras etapas del desarrollo tecnológico son propensas a problemas, traspiés y contratiempos”. Cuántos más tendrá el mercado que experimentar hasta que se regule correctamente, es imposible de saber.