Logo Bolsamania

Noticias

27/07/2022 18:26:45

La confianza del consumidor alemán cae a mínimos históricos por la inflación

La confianza del consumidor alemán ha marcado una vez más el mínimo histórico alcanzado el mes pasado. Desde que comenzó la recopilación de datos para toda Alemania en 1991, el valor actual es el más bajo jamás medido (-27,7 puntos en julio). Pero la situación parece que irá a peor, ya que GfK ha pronosticado una disminución de -30,6 puntos en la confianza del consumidor para agosto de 2022.


“Además de las preocupaciones sobre las cadenas de suministro interrumpidas, la guerra en Ucrania y el aumento vertiginoso de los precios de la energía y los alimentos, ahora hay preocupaciones sobre el suministro suficiente de gas para las empresas y los hogares el próximo invierno. Actualmente, esto está causando que la confianza del consumidor toque fondo”, ha explicado Rolf Bürkl, experto en consumo de GfK . “Especialmente porque es probable que un suministro limitado de gas natural aumente la presión sobre los precios de la energía y, por lo tanto, la inflación”.

Los temores a una posible recesión también están aumentando entre los consumidores. Las expectativas económicas cayeron 6,5 puntos en julio respecto al mes anterior y se han hundido hasta los -18,2 puntos. Este es el valor más bajo desde abril de 2020, cuando Alemania entró en confinamiento debido a la pandemia. La medida entonces era de -21,4 puntos. En comparación con el mismo período del año anterior, representa una disminución de casi 73 puntos.

Las preocupaciones sobre la escasez de gas natural, igualmente, pesan mucho sobre la confianza económica, junto con la guerra en Ucrania y los continuos cuellos de botella en el suministro debido a la interrupción de las cadenas de suministro. Partes de la economía alemana se enfrentan a restricciones de producción porque no hay suficiente gas natural disponible.

Asimismo, las expectativas de ingresos continúan su rápido descenso. El indicador retrocedió 12,2 puntos en julio, cayendo a -45,7 puntos.

Actualmente, las altas tasas de inflación están disminuyendo el poder adquisitivo de los hogares privados. Si el suministro de gas natural de Rusia se restringe o incluso se detiene por completo en las próximas semanas, es probable que los precios de la energía aumenten aún más. Además, la actual debilidad del euro frente al dólar está encareciendo aún más las importaciones alemanas desde EEUU, lo que puede ejercer más presión sobre los precios y pese mucho sobre el sentimiento de ingresos de los alemanes.

Desde la consultora Gfk han indicado que, a parte de luchar contra la inflación a través de una política monetaria menos expansiva, la actuación del Banco Central Europeo (BCE) será crucial para una recuperación en la confianza del consumidor y que alivie su preocupación por el suministro inadecuado de gas, así como que se utilicen todas las posibilidades de proveedores alternativos para reemplazar cualquier suministro de gas ruso que no pueda llegar a materializarse.

VALORACIÓN DE LOS EXPERTOS

La publicación de este dato, ha llevado a Oxford Economics a señalar que "las encuestas continúan enviando señales extremadamente preocupantes. Los índices de confianza del consumidor publicados para Alemania cayeron en territorio negativo, lo que refleja la ya deprimente confianza del consumidor de la Eurozona publicada la semana pasada".

Los expertos de la firma británica han indicado que, aunque en ocasiones han advertido de que hay que tomar las encuestar con cautela, ya que los hogares tienden a exagerar su pesimismo, "esta vez la magnitud y la persistencia del deterioro son impresionantes, con la mayoría de los índices incluso cayendo por debajo de los mínimos alcanzados durante el impacto del coronavirus o durante la crisis de la deuda soberana de la Eurozona en 2012-2013".