Logo Bolsamania

Noticias

16/01/2023 07:57:07

China reconoce 60.000 muertes desde que puso fin a la política cero Covid

China ha reconocido este fin de semana que casi 60.000 personas han fallecido infectadas por coronavirus en los hospitales del país desde que se puso fin a la política cero-Covid. Eso ocurrió a principios de diciembre, cuando Pekín desmanteló las medidas que venía aplicando desde el inicio de la pandemia, y cuyo final se materializó a principios de este mes con el fin de las cuarentenas para los viajeros internacionales. El levantamiento de las restricciones en el gigante asiático ha provocado que se disparen los contagios entre una población que, en su mayoría, no está vacunada.


A principios de diciembre Pekín desmanteló su política de pruebas frecuentes, restricciones de viajes y cierres masivos tras las protestas generalizadas que tuvieron lugar en varias ciudades a finales de noviembre, ante el hartazgo de los ciudadanos. Desde entonces, como ya se había avisado, los casos no han hecho más que aumentar.

Sin embargo, hasta ahora el gigante asiático no había dado cifras de casos o de fallecidos que fuesen realistas a ojos de los organismos internacionales. De hecho, la cifra reportada ahora por las autoridades del país supone un gran aumento respecto a las comunicadas anteriormente, y es que China ha rectificado tras las críticas que ha recibido por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Jiao Yahui, jefe de la Oficina de Administración Médica de la Comisión Nacional de Salud (NHC), declaró el sábado que la fiebre por Covid y las hospitalizaciones de urgencia habían alcanzado su punto máximo y que el número de pacientes hospitalizados seguía disminuyendo, recoge CNBC. También explicó que entre el 8 de diciembre y el 12 de enero el número de muertes relacionadas con el Covid en los hospitales chinos ascendía a 59.938.

De ellas, destacó, 5.503 se debieron a insuficiencia respiratoria por Covid y el resto. a una combinación de Covid y otras enfermedades.

Las cifras suponen un enorme aumento respecto a las anteriores (el dato oficial que había ofrecido China desde que comenzó la pandemia era de poco más de 5.000 muertes), pero aún así están lejos de las proyectadas por expertos internacionales, que apuntan que al menos un millón de personas han fallecido infectadas por Covid este año.

Además, en el último mes las autoridades chinas habían informado de cinco o menos muertes al día, unas cifras incompatibles con las largas colas que se veían en las funerarias y las bolsas para cadáveres que salían de los abarrotados hospitales. De hecho, la OMS afirmó la pasada semana que China no estaba notificando todas las muertes por Covid, aunque reconoció que ahora estaba proporcionando más información sobre el brote.

Sin embargo, Pekín defiende la veracidad de las cifras que ha proporcionado en todo momento. Según Jiao, lo que ocurre es que China divide las muertes relacionadas con el Covid entre las debidas a insuficiencia respiratoria por infección por coronavirus y las debidas a enfermedad subyacente combinada con infección por coronavirus.

"La norma coincide básicamente con las adoptadas por la Organización Mundial de la Salud y otros países importantes", afirmó el responsable chino de sanidad. E insistió también en la tendencia a la baja de los contagios en el país, asegurando que el número de pacientes que necesitan tratamiento de urgencia está disminuyendo y que la proporción de pacientes que acuden a las clínicas con fiebre y dan positivo en las pruebas de Covid-19 también está descendiendo de forma constante. El número de casos graves también ha alcanzado su punto máximo, añadió, aunque apuntó que se mantienen en un nivel elevado y que los pacientes son en su mayoría ancianos.

No obstante, ni Pekín ni la comunidad internacional bajan la guardia, sobre todo ahora que se espera un fuerte aumento de los viajes en vísperas de las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que arranca el próximo 21 de enero y en el que cientos de millones de personas regresan desde las ciudades a pequeños pueblos y zonas rurales. Esto ha ha alimentado la preocupación de que se produzca un aumento de los casos.