Logo Bolsamania

Noticias

02/06/2021 06:00:00

Chile, Perú y Colombia: ¿oportunidades de inversión entre la incertidumbre?

El deterioro de las perspectivas políticas y la crisis del coronavirus han sembrado la incertidumbre en la región andina de Chile, Colombia y Perú, originando movimientos de mercado importantes. Pese a los riesgos, esta situación puede ser entendida como una fuente de oportunidades si se añaden las perspectivas de recuperación económica previstas para toda Latinoamérica este año.


El caso de Chile, según el director de renta variable latinoamericana de Schroders, Pablo Riveroll, es el más paradigmático en estos momentos. La economía chilena se ha visto favorecida por la recuperación de los precios de las materias primas –principalmente del cobre–, a lo que se suma el éxito relativo de su plan de vacunación (46% de la población), llevando así a pensar que en el corto plazo el consumo interno se verá beneficiado, impulsando la recuperación.

Chile ha mantenido un marco macroeconómico sólido sostenido –en palabras de Riveroll– por la prudencia fiscal, que ha contribuido a que aquellas empresas bien gestionadas estén bien situadas para beneficiarse de la recuperación económica en otros mercados regionales latinoamericanos, motivado en parte por esa fortaleza de los precios de las materias primas.

No obstante, existen dos cuestiones fundamentales a tener en cuenta que podrían actuar como límite para el rendimiento del mercado chileno: por un lado, las elevadas valoraciones –con una ratio precio/beneficio de 17 veces– y, por el otro, el estancamiento electoral y la inquietud política, agravadas por el aumento de los contagios de Covid-19, que retrasó la elección del comité encargado de redactar la nueva Constitución.

En Perú, la inestabilidad sociopolítica es mayor y el riesgo asociado que entraña ha limitado notablemente las oportunidades de inversión en los últimos meses. De hecho, el mercado peruano se ha visto recientemente envuelto en un contexto de debilidad sin precedentes, dando lugar a valoraciones poco atractivas (ratio precio/beneficio de 14,5 veces), propias de los mercados emergentes.

A la espera de una segunda vuelta electoral –prevista para junio–, el panorama de Perú es más dispar y su economía ha sido, además, una de las más azotadas por el Covid-19.

A pesar del carácter desfavorable de la realidad actual, desde Schroders consideran que el repunte de los precios mundiales de las materias primas debería resultar positivo para Perú, aunque la incertidumbre interna impida verlo.

En Colombia, las acciones cotizan con una ratio precio/beneficio de 12,7 veces, muy por debajo de la media de los mercados del índice MSCI Emerging Markets, que supera las 15 veces. "Seguimos analizando las oportunidades, pero a pesar de las valoraciones tan bajas, son menos interesantes que en otros lugares de la región, como Brasil", reconoce Pablo Riveroll.

Colombia tiene un doble déficit fiscal y de cuenta corriente. El impacto de la pandemia ha aumentado la presión sobre las cuentas fiscales, que ya necesitaban una reforma. "Con el aumento de los niveles de deuda pública, ha aumentado el riesgo de que las agencias de calificación soberana a nivel mundial puedan rebajar la deuda del país al grado de no inversión. El incremento de los precios del crudo es beneficioso para las cuentas en el extranjero, pero tendría que alcanzar niveles más altos para reducir significativamente el déficit por cuenta corriente", explican desde Schroders.

La reforma fiscal colombiana ha estado en la agenda desde 2019. Si bien puede llegar a aprobarse, es probable que sea menos efectiva y que las empresas se enfrenten a una mayor carga. Además, los últimos acontecimientos ilustran la división en el Congreso, que está impidiendo la perspectiva de la reforma. Las elecciones al Congreso están previstas para marzo del año que viene, y las presidenciales para mayo de 2022.