Logo Bolsamania

Noticias

14/11/2022 16:14:14

CaixaBank prevé que la inflación y la subida de tipos pase factura al consumo privado en 2023

La elevada inflación y el aumento de tipos de interés pasarán factura al consumo privado en 2023. Son las previsiones de CaixaBank Research, que esperan que la inflación tenga un impacto negativo sustancial sobre la capacidad adquisitiva de los hogares dada la importante caída de la renta bruta disponible en términos reales en 2022, que no prevemos que se recupere en 2023.


Asimismo, consideran que la subida de tipos de interés también afectará al consumo, puesto que aquellos hogares con préstamos expuestos a fluctuaciones en los tipos tendrán que dedicar un mayor porcentaje de su renta a servir los pagos de los mismos.

"De este modo, la pérdida de capacidad adquisitiva y el aumento de los tipos nos hace prever que el consumo real se mantendrá prácticamente estancado en 2022 y anotará probablemente una tasa de crecimiento negativa en 2023, que podría ser algo superior al -0,5%. Esta caída no solo reflejaría la evolución de los determinantes del consumo en 2023, sino que también capturaría el cambio en las expectativas acerca de la persistencia de los shocks experimentados en 2022", señalan desde el departamento de estudios de la entidad.

En general, desde CaixaBank Research estiman que, en 2023, la economía española registrará un crecimiento muy modesto, con un avance del PIB del 1% "según las contribuciones de sus principales determinantes".

"En ausencia del conflicto geopolítico, las perspectivas para 2023 hubieran sido bastante halagüeñas: el impulso cíclico por el efecto de recuperación económica y el impacto de los fondos europeos hubieran llevado a la economía a crecer a tasas cercanas al 4%", apuntan.

Aunque creen que el impacto adverso del aumento de los precios de la energía sobre el crecimiento económico haya tenido su impacto máximo en 2022, "es en 2023 donde prevemos que el impacto del aumento de la inflación y de los tipos de interés alcance su máxima expresión", dicen los expertos.

En cuanto a las previsiones de inflación, esperan que, sin el componente energético, se mantenga aún en cotas elevadas, cerca del 5%, debido en gran medida al efecto indirecto que el aumento de los precios de la energía tiene sobre el resto de los componentes de la cesta. Según sus estimaciones, este canal podría restar alrededor de 1,3 puntos porcentuales al PIB.

Por último, el ciclo de subidas de tipos que inició el Banco Central Europeo (BCE) en julio de 2022 tendrá su impacto máximo en 2023, "puesto que su efecto sobre el crecimiento tarda unos trimestres en materializarse completamente". Prevén que reste casi 1 punto porcentual al crecimiento del PIB en 2023.