Logo Bolsamania

Noticias

03/05/2021 18:07:48

Buffett señala a Greg Abel como su posible sucesor al frente de Berkshire Hathaway

Warren Buffett ha querido zanjar de una vez por todas las especulaciones que circulan desde años sobre quién podría ser su sucesor como presidente ejecutivo de Berkshire Hathaway. Y lo ha hecho apuntando directamente al que cree que es el mejor preparado para este puesto: Greg Abel, que actualmente supervisa los negocios no aseguradores del conglomerado.


Él es quien tomaría el relevo si él ya no estuviera al mando, ha dicho el conocido como oráculo de Omaha en una entrevista con la CNBC. "Los directores están de acuerdo en que si algo me sucediera esta noche, sería Greg quien tomaría el mando mañana por la mañana", ha asegurado. Buffett, de 90 años de edad, nunca ha señalado públicamente ningún plan para dejar el cargo. Sigue sin hacerlo, pero al menos parece que ya ha sentado las bases para la sucesión.

No obstante, desde Berkshire Hathaway aún no han hecho comentarios al respecto. Abel, nativo de Edmonton (Alberta), ha sido vicepresidente de Berkshire desde 2018, tras una década construyendo su unidad de Berkshire Hathaway Energy en un importante proveedor de energía de Estados Unidos, recuerda Reuters.

Las especulaciones sobre la sucesión comenzaron en 2006, cuando Buffett, entonces de 75 años, lo discutió en su carta anual a los accionistas de Berkshire, una compañía a la que ha dado un completo giro desde que tomase el control allá por 1965. Y es que ha pasado de ser una empresa textil en decadencia a un conglomerado de 628.000 millones de dólares con negocios como el seguro de automóviles Geico, el ferrocarril BNSF, varias empresas industriales, el helado Dairy Queen y Sees Candies.

Aunque Buffett no solo ha señalado a Abel como sucesor. También ha dicho en la mencionada entrevista que si algo le ocurriera a Greg Abel, el puesto de consejero delegado recaería en el vicepresidente Ajit Jain, que supervisa los negocios de seguros de Berkshire, pero es una década mayor.

El vicepresidente Charlie Munger, de 97 años, ya había dicho en la reunión anual de Berkshire el sábado que mantener la cultura de la empresa era importante, y que "Greg mantendrá la cultura". Munger no mencionó a Jain en ningún momento, por lo que muchos especulan ahora que su comentario puede haber forzado a Buffett a revelar esta parte de los planes sucesorios de Berkshire.

Otros aspectos, sin embargo, no han cambiado. Se espera que Howard, el hijo de Buffett, se convierta en presidente no ejecutivo, mientras que los gestores de inversiones Todd Combs y Ted Weschler están a la cabeza para convertirse en directores de inversiones.

¿QUIÉN ES ABEL Y POR QUÉ CUENTA CON LA CONFIANZA DE BUFFETT?

Abel se ganó la confianza del oráculo de Omaha por su compromiso con la cultura de Berkshire, su pensamiento a largo plazo y su capacidad para gastar el dinero de forma inteligente. "Es un ser humano de primera clase", dijo Buffett en un mensaje de vídeo en 2013. "Hay mucha gente inteligente en este mundo, pero algunos hacen cosas muy tontas. Él es un tipo inteligente que nunca hará una tontería", remarcó.

Abel, que se graduó en 1984 en la Universidad de Alberta en contabilidad, es aficionado al hockey y trabajó en PricewaterhouseCoopers y en la empresa de energía geotérmica CalEnergy antes de incorporarse a Berkshire Hathaway Energy, entonces conocida como MidAmerican Energy, en 1992.

Greg Abel se convirtió en jefe de MidAmerican en 2008, en sustitución de David Sokol, al muchos inversores veían como el sustituto de Buffett, y al que se le dio un papel más amplio en la compañía. No obstante, Sokol dimitió en 2011 después de que Berkshire se enterara de que había invertido en Lubrizol mientras recomendaba a Buffett que comprara la empresa química, cosa que hizo. Pese al escándalo, los reguladores no tomaron ninguna medida.

El crecimiento de Berkshire Hathaway Energy se ha beneficiado de la capacidad de la empresa, poco habitual en el sector de los servicios públicos, de retener los beneficios en lugar de pagar dividendos. Esto ha permitido a Abel comprar activos como la empresa de servicios públicos de Nevada NV Energy y la compañía de transmisión eléctrica de Alberta AltaLink, al tiempo que se expande en el sector de las energías renovables. La unidad también controla una de las mayores agencias inmobiliarias de Estados Unidos.