Logo Bolsamania

Noticias

22/11/2022 17:24:03

Bruselas propone un tope con condiciones a los precios del gas de 275 euros

El tope al precio del gas en Europa parece más cerca que nunca. La Comisión Europea ha propuesto fijar un máximo de 275 euros por megavatio hora (MWh) en el índice TTF holandés. Este nivel es muy inferior al actual, ya que los futuros del gas se encuentran este martes en torno a los 119 euros, pero también por debajo de los máximos de 300 euros que se vieron el pasado verano.


Asimismo, será necesario que el precio de los futuros supere los 275 euros durante dos semanas y que este sea, al menos, 58 euros más altos que el precio de referencia del gas natural licuado (GNL) durante 10 días consecutivos en esas dos semanas ya mencionadas. El mecanismo podrá activarse a partir del 1 de enero de 2023.

Cuando se cumplan estas condiciones, explica Bruselas, la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) publicará inmediatamente un aviso de corrección del mercado en el Diario Oficial de la Unión Europea e informará a la Comisión, a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) y al Banco Central Europeo (BCE). Al día siguiente, entrará en vigor el mecanismo de corrección de precios y no se aceptarán órdenes de derivados TTF de primer mes que superen el límite máximo del precio de seguridad.

Por otra parte, la propuesta comunitaria contiene salvaguardias para evitar perturbaciones en los mercados energético y financiero. “Para evitar problemas de seguridad del suministro, el límite máximo de los precios se limita a un solo producto de futuros (los productos TTF para el mes siguiente), de modo que los operadores del mercado puedan seguir satisfaciendo las solicitudes de la demanda y adquiriendo gas en el mercado al contado y en el extrabursátil”, indican desde la Comisión.

Para garantizar que la demanda de gas no aumente, añaden, la propuesta exige a los Estados miembros que notifiquen en un plazo de dos semanas a partir de la activación del Mecanismo de Corrección del Mercado las medidas que han adoptado para reducir el consumo de gas y electricidad.

“Una vez que se adopte en el Consejo la propuesta sobre el Mecanismo de Corrección del Mercado, la Comisión también propondrá declarar una alerta de la UE en virtud del Reglamento "Ahorrar gas para un invierno seguro" que se adoptó en julio, lo que activará el ahorro obligatorio de gas para garantizar la reducción de la demanda”, añaden. Además, habrá una supervisión constante por parte de la AEVM, el BCE, la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER), el Grupo de Coordinación del Gas y la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Gas (ENTSO-G).

Además, para reaccionar ante posibles consecuencias negativas no deseadas del límite de precios, la propuesta prevé que el mecanismo pueda suspenderse inmediatamente en cualquier momento. Esto puede ocurrir automáticamente cuando su funcionamiento deje de estar justificado por la situación del mercado del gas natural, es decir, cuando la diferencia entre el precio del TTF y el precio del GNL deje de cumplirse durante 10 días de negociación consecutivos; o mediante una decisión de suspensión de la Comisión, cuando se detecten riesgos para la seguridad del suministro de la Unión, para los esfuerzos de reducción de la demanda, para los flujos intracomunitarios de gas o para la estabilidad financiera.

“También existe la posibilidad de que la Comisión impida la activación del mecanismo en caso de que las autoridades pertinentes, incluido el BCE, adviertan de la materialización de dichos riesgos”, agregan desde Bruselas.

La propuesta todavía necesita la aprobación de los gobiernos nacionales, que la debatirán este jueves en una reunión de emergencia de los ministros del ramo, pero llega tras meses de presión por parte de algunos Estados miembros como España, Italia, Grecia o Polonia para que el Ejecutivo comunitario actué para frenar la escalada de precios de la energía; en el lado contrario, Alemania y Países Bajos se han mostrado frontalmente en contra. Cabe señalar que, aunque los precios han disminuido en las últimas semanas, Moscú ha amenazado este martes con reducir aún más los flujos de gas hacia Europa, lo que hace prever una nueva subida de los precios.

No es noticia que Europa ha estado dividida en cuanto a la forma de abordar la crisis. Bruselas ha intentado encontrar medidas que todos los Estados miembros pudiesen aceptar y ya ha hecho diversas propuestas para frenar la demanda y diseñando medidas que permitan a los distintos países utilizar impuestos extraordinarios para aliviar la carga de los hogares.

“Creemos que merece ser considerado para su introducción a nivel de la UE y ahora mismo estamos estudiando los datos disponibles para encontrar respuestas a una o dos cuestiones que aún están abiertas”, explicaba Von der Leyen el pasado octubre al ser preguntada por el tope al precio del gas. En los próximos días conoceremos si esos interrogantes han sido resueltos o no.