Logo Bolsamania

Noticias

28/04/2021 10:20:58

Los británicos ya no quieren AstraZeneca tras los casos de trombos detectados

Los británicos dudan de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford y ya no quieren que se les inocule este compuesto tras los casos de trombos detectados. Al menos, no tantos como antes. Esa es la conclusión que se desprende de una encuesta, que revela que la demanda por esta vacuna ha caído en Reino Unido desde marzo ante las noticias e informes que hablan de casos raros de coágulos sanguíneos en personas que han recibido este suero.


Un estudio realizado por la Universidad de Bristol, el Kings College de Londres y la Unidad de Protección de la Salud en Preparación y Respuesta ante Emergencias del NIHR en abril entre casi 5.000 adultos en Reino Unido, donde la aceptación de la vacuna contra el Covid-19 es alta y el programa de inmunización está bien establecido, desvela que la preferencia del público por el compuesto de AstraZeneca ha disminuido desde marzo, a la vez que la creencia de que causa coágulos sanguíneos ha aumentado.

En concreto, solo el 17% de los británicos dice ahora que preferiría la vacuna de AstraZeneca si pudiera elegir alguna, frente al 24% que lo aseguraba a finales de marzo, según recoge CNBC. Es más, el 23% de las personas cree ahora que este compuesto provoca trombos, frente al 13% de marzo. Sin embargo, el público sigue siendo más propenso a decir que esta afirmación es falsa (39%) o que no sabe si es cierta (38%).

Ahora, dice el estudio, hay una "gran diferencia" en las creencias debido a los estudios de MHRA (el organismo regulador de los medicamentos en Reino Unido), que a principios de abril anunció una posible relación entre la vacuna de AstraZeneca y unos coágulos de sangre extremadamente raros detectados en personas inmunizadas con este suero. El antes y el después de estas declaraciones es revelador: el 17% de los entrevistados en la primera semana de ese mes pensaba que esta afirmación era cierta, frente al 31% entrevistado después.

¿POR QUÉ BAJA LA ACEPTACIÓN A ESTA VACUNA?

Desde que se publicaron los primeros datos clínicos que mostraban que la vacuna tenía una tasa de eficacia media del 70% (los ensayos posteriores en EEUU encontraron una tasa de eficacia del 79%, mientras que otros estudios han mostrado que la tasa de eficacia aumenta con un intervalo más amplio entre la primera y la segunda dosis), la suerte de la vacuna de AstraZeneca ha sido, como mínimo, dispar.

Y todo debido a los casos de coágulos sanguíneos detectados, que llevaron a muchos países a suspender la vacunación con este compuesto, o a reformular las recomendaciones sobre a qué grupos de edad administrarla. Y es que los casos de trombos, aunque aislados, han acabado en algunas ocasiones en el fallecimiento del paciente, se han dado en personas menores de 60 años y más en mujeres que en hombres.

Pese a todo, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) reconoce que hay relación entre lo ocurrido y la vacuna, pero sigue recomendando AstraZeneca porque los beneficios superan con creces a los riesgos, e incluso pide que se administre la segunda dosis a los menores de 60 que ya recibieron la primera. Este debate sigue, por ejemplo, abierto en países como España.