Logo Bolsamania

Noticias

14/01/2022 07:52:21

¿Usará Boris el Brexit para resistir? "Habría elevadas tensiones con la Unión Europea"

El mundo asiste con pasmo al espectáculo político que está ofreciendo Reino Unido, con un primer ministro, Boris Johnson, que dio una fiesta para 100 personas en el jardín de su residencia oficial durante el primer confinamiento por el Covid-19 de mayo de 2020. Johnson ha pedido disculpas y se ha escudado en que se trató de una fiesta de trabajo (con bebidas, eso sí), y ahora queda por ver si su capacidad de resiliencia -que hasta el momento ha sido elevada teniendo en cuenta que no es, ni mucho menos, su primer escándalo- le permite mantenerse en el cargo.


¿Qué puede utilizar el premier como señuelo para conseguir desviar la atención?. Pues los expertos de Berenberg creen que recurrirá al Brexit, único asunto en el que todos los conservadores están de acuerdo y que, potencialmente, lograría hacer olvidar las intenciones de los miembros de su propio partido de destituirle. Así, consideran que, para intentar afianzarse en el puesto, radicalizará aún más su postura respecto a este tema.

"Para reforzar sus posibilidades de mantenerse en el cargo, Johnson podría verse tentado a adoptar una línea especialmente dura contra la Unión Europea, por ejemplo en lo que respecta a Irlanda del Norte o la pesca", avisan desde la firma.

La popularidad de Boris Johnson ha caído en picado debido a este último escándalo y también a la fiesta que ofreció igualmente en el número 10 de Downing Street con motivo de la Navidad, momento en el que el país atravesaba otro periodo muy complicado con el coronavirus. El riesgo de que el propio partido le destituya es "considerable", reconocen desde Berenberg, pese a que asumen que el primer ministro "es un luchador experimentado", por lo que no descartan que consiga seguir ahí.

Si utiliza el Brexit para alcanzar este objetivo, el resultado, advierten desde la firma alemana, podría ser "un periodo de elevadas tensiones entre Londres y Bruselas, con el riesgo de que los mercados se preocupen por las posibles sanciones de tipo ojo por ojo que perjudicarían a la economía de Reino Unido (y a la libra esterlina) mucho más que a la UE, más grande", insisten estos expertos.

SU POSIBLE SUCESOR

Se necesita un 15% de diputados conservadores para desencadenar un voto de censura dentro de la fracción parlamentaria contra un líder del partido. Si pierde, está fuera. Si obtiene más del 50% de los apoyos, no podrá ser impugnado de nuevo en los próximos doce meses.

Berenberg apunta que el canciller Rishi Sunak o la ministra de Asuntos Exteriores, Lizz Truss, podrían ocupar el puesto de Johnson, y añade que probablemente aplicarían políticas más o menos similares, pero de forma mucho menos errática. "Un enfoque más tranquilo podría beneficiar a los mercados británicos y a la inversión empresarial nacional", reconoce.

Por otro lado, no descarta que un sucesor conservador se vea tentado a aprovechar su periodo de luna de miel para celebrar elecciones anticipadas este año si las encuestas volvieran a decantarse por los conservadores tras dicho cambio. Sin embargo, dado que las encuestas no son fiables y el sentimiento puede cambiar durante una campaña, desde la firma creen que un nuevo primer ministro conservador podría optar por dejar que el Parlamento termine su mandato y celebrar las próximas elecciones el 2 de mayo de 2024.

EL PARTYGATE

Todos los medios hablan de un Boris Johnson "cercado" y presionado por un aluvión de peticiones de dimisión, entre su propio partido, entre la oposición y entre la ciudadanía. En su comparecencia ante el Parlamento británico de este miércoles, Johnson admitió que había asistido a la fiesta en 2020 y ofreció sus "sinceras disculpas" a la nación. También dijo que solo había estado allí durante 25 minutos y para agradecer al personal su "duro trabajo".

En su intervención en el Parlamento, el líder laborista de la oposición, Keir Starmer, afirmó que la explicación de Johnson sobre su asistencia era "tan ridícula que resulta realmente ofensiva para el público británico", al tiempo que pidió a Johnson "que haga lo más decente y dimita".